lunes 24/1/22

Cuba descubre sus pecios ocultos

La UNESCO muestra su satisfacción por el compromiso de la Isla con la conservación de su patrimonio natural y cultural subacuático
Cartel del curso 'La arqueología subacuática, gestión del patrimonio cultural sumergido'. (Sergio Martínez)
Cartel del curso 'La arqueología subacuática, gestión del patrimonio cultural sumergido'. (Sergio Martínez)

"Vemos que Cuba está muy preocupada por la conservación de su patrimonio natural cultural subacuático, y eso nos hace sentir muy satisfechos, pues hay mucho compromiso de sus autoridades", afirmó en Santiago de Cuba la directora regional para América Latina y El Caribe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Katherine Muller Marin.

Estas consideraciones fueron hechas durante el inicio del curso 'La arqueología subacuática, gestión del patrimonio cultural sumergido', que estuvo presidido por la Directiva de las Naciones Unidas (ONU). Muller también destacó el esfuerzo de los dirigentes de la Isla por asegurar la capacitación de sus expertos y su aprendizaje para "resguardar los maravillosos tesoros marinos que descansan como riquezas culturales en las profundidades marinas de la Mayor de Las Antillas".

"Cuba es una de las naciones de Latinoamérica con más sitios de patrimonio cultural bajo el mar y tiene sistematicidad en el trabajo por salvaguardar estas joyas arqueológicas", argumentó Katherin Muller Marin para evidenciar su complacencia por estar en un encuentro que demuestra la responsabilidad y conciencia que despliega la Ínsula para preparar a sus especialistas en la temática de conservación submarina.

Santiago de Cuba ha sido elegida por ser una tierra donde se puede hacer un ejercicio práctico de exploración, estudiando el Parque Arqueológico Subacuático Batalla Naval de Santiago de Cuba, declarado en 2015 Monumento Nacional. Para lo cual se encuentran actualmente en el territorio santiaguero reconocidos peritos internacionales como el doctor Xavier Nieto Prieto, miembro del Consejo Consultivo Científico de la Convención de 2001, más conocido por sus siglas en inglés, STAB (Scientific and Technical Advisory  Body). Nieto también es coordinador de Arqueología Náutica y Subacuática del Área de Arqueología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cádiz (España).

Orientado a contribuir al fortalecimiento de las capacidades nacionales en materia de  patrimonio cultural subacuático, este plan contribuye a su defensa en todo el país sobre la aplicación de la Convención de 2001 para la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático, la convención de 1972 sobre el Patrimonio Mundial (Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural) y la convención de 1970 sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícita de bienes culturales.

Inaugurado en el Salón de los Vitrales de la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, el curso 'La arqueología subacuática, gestión del patrimonio cultural sumergido' se desarrolla en la suroriental ciudad hasta el 28 de mayo, oportunidad en que los experimentados de varias provincias cubanas harán inmersiones en el Parque Arqueológico Patrimonio Cultural Subacuático Batalla Naval de Santiago de Cuba.

Sobre la franja costera del litoral de Santiago de Cuba de este a oeste, y abarcando unos 100 kilómetros, desde el balneario Siboney hasta Ocujal del Turquino, se encuentra el Parque Arqueológico Patrimonio Cultural Subacuático Batalla Naval, en cuyas profundidades marinas reposan los pecios de la flota del vicealmirante Pascual Cervera y Topete, hundidos por la Armada Estadounidense en 1898 en uno de los sucesos navales más significativos de la historia de Cuba y del mundo y que puso fin a la Guerra Hispano Cubano-Norteamericana.

Con el coauspicio del Centro Regional de Gestión y Manejo del Patrimonio Natural y Cultural Subacuático Santiago de Cuba, dirigido por Vicente González Díaz, uno de los más avezados conocedores de las áreas históricas en los fondos marinos cubanos, los participantes en este proyecto pueden apreciar los sitios arqueológicos donde yacen los restos de los buques españoles y las evidencias materiales del enfrentamiento naval, consideradas valiosas obras de arte y únicas de su tipo.

Especificó González Díaz, quien también es buzo y arqueólogo, que en seis áreas de trabajo a lo largo de esta parte de la costa suroriental santiaguera duermen desde hace más de un siglo los restos de los cazatorpedos españoles Furor, en Playa Mar Verde, y Plutón, en Rancho Cruz. El crucero acorazado Almirante Oquendo se encuentra en la zona de Juan González, el crucero Vizcaya bajo las aguas en Aserradero y el crucero Cristóbal Colón frente al litoral de La Mula.

Interesantes conferencias magistrales van marcando el proceso de estos trascendentales intercambios a los que asiste la presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio, Gladis Collazo Usallán, quien comentó que una de las políticas que quiere trazar Cuba es hacer la Carta Arqueológica de todo el Patrimonio Subacuático Natural y Cultural que se encuentra en sus aguas jurisdiccionales con el fin de preservar y cuidar estas reliquias de gran valor mundial.

Cuba descubre sus pecios ocultos
Comentarios