viernes. 01.12.2023

“Ha tenido una gran acogida”. Así se manifiesta el escritor ecuatoriano José Paul Aguilar al valorar la respuesta de los lectores a su primera novela, 'Un sol se me escondió', obra que acaba de presentar en la Feria del Libro de Madrid, donde ha tenido oportunidad de firmar ejemplares y  de percibir de forma personal y directa la reacción del público. Está encantado.

España tiene abiertas las puertas a la literatura hispanoamericana, varios autores ecuatorianos de renombre residen aquí y han publicado sus obras aquí, aunque en ocasiones ni siquiera se han leído en Ecuador”, señala Aguilar a EL CORREO DEL GOLFO.

La novela está ambientada en el Ecuador de los años 80 y en el de 2017. El secuestro de un banquero por parte de un grupo subversivo es el punto de arranque de esta espeluznante historia que avanza sin pausa en torno a las vidas de los guerrilleros.

Muchos de los protagonistas fueron jóvenes de clase media, de colegios privados, profundamente idealistas. Su posterior encontronazo con la realidad deriva en consecuencias nefastas. Unos acaban muertos, otros caen presos y el resto exiliados.  Años después, los supervivientes siguen defendiendo la causa, aunque ahora opuestos a la violencia. Pero esta lucha se ve seriamente afectada por la ambición desmedida y la incompetencia, tal como describe el autor.

'Un sol se me escondió' es el primer trabajo de ficción del escritor sudamericano tras publicar varias obras de poesía. Y si algo tiene hoy claro José Paul Aguilar es que quiere que su novela logre una destacada repercusión, por lo que ha buscado el apoyo de editoriales con alcance internacional.  

¨Había publicado con editoriales ecuatorianas, pero la verdad es que el alcance resulta muy limitado, sólo un pequeño grupo de gente se interesa en leer en el país; yo no quería eso”, apunta. Y cita dos causas para buscar ese nuevo impacto:  “En primer lugar, es un trabajo que toma bastante tiempo; y en segundo, las cosas que uno quiere decir son importantes y hay que intentar que lleguen a la mayor cantidad de personas; por lo menos es lo que yo pienso”, recalca.

Así, Aguilar se puso en contacto con Evelio Traba Fonseca, conocido profesor de Literatura de la Universidad de las Américas, para que le echara un vistazo al manuscrito. El profesor le sugirió algunas correcciones y le recomendó a un grupo editorial internacional. 

“El libro ha tenido que pasar por numerosos filtros y procesos; muchas personas han debido dar la luz verde a su publicación; y tengo que reconocer que editores tanto en Ecuador como en España me han hecho sugerencias importantes que han ayudado a mejorar muchísimo la calidad del contenido”, reconoce Aguilar.

De hecho, según comenta, ha vivido un año de cambios, ediciones, mejoras y modificaciones al primer manuscrito y a la portada. “En el momento que ellos te hacen sugerencias, te abren los ojos", apunta a continuación. 

Según señala, ha llevado a cabo cambios estructurales para dar mejores perspectivas y equilibrio a los personajes. Y confiesa que las ha hecho "con gusto y disfrutando del proceso".

La poesía es el cimiento literario sobre el que se sustenta su novela. “Yo diría que un buen escritor necesariamente tiene que venir de la poesía, que es el género que otorga a la novela ese condimento estético que hace que sea verdadera literatura". Y concreta: "Tú puedes decir tal personaje se levantó, se lavó los dientes, abrió la puerta, salió, caminó; pero si lo dices de manera que haces pensar y disfrutar del lenguaje al lector es diferente”, asegura.

A pesar de ser una obra de ficción, Aguilar se esmera en atenerse lo más posible a los eventos acaecidos  en dos momentos diferentes de la historia ecuatoriana, la cual, de hecho, no difiere de la de otros países de la región. “Tengo que estar con la enciclopedia al lado, investigando; cada cuestión que se plasma tiene una implicación que debe ser confrontada con lo que en realidad sucedió en la historia”, señala el novelista sudamericano. 

Los personajes del libro cobran vida en el momento de ser secuestrado el banquero y pasan a la acción a medida que siguen el recorrido imaginado por el autor. “Estoy sumamente satisfecho, tal vez en algún capítulo se me va un poquito la mano en las descripciones del personaje, del medio donde está, de la situación económica del país”, relata Aguilar. Y puntualiza que quizás “para públicos jóvenes sea algo largo". Sin embargo, considera que "para públicos adultos es bueno tener más descripción, más narrativa, más contacto con el personaje; el público adulto es menos impaciente”.

Quien tome parte en este viaje literario experimentará una estrecha cercanía con los personajes puesto que el autor los conoció en carne y hueso. “Muchos de ellos fueron amigos cercanos, compañeros de colegio,  compañeros de universidad con quienes mantuve conversaciones muy filosóficas, muy nutridas y que al día siguiente estaban muertos; eso no solo está en mi memoria, está en mi corazón”, revela Aguilar.

Y asimismo puntualiza que “aunque no lo parezca es una novela romántica". “O sea, tienes muertos, tienes sangre, tienes armas, tienes secuestros, balacera, pero son personas profundamente románticas que creen en lo que están haciendo, no están solamente cumpliendo un deber, son personas que aman las ideas que tienen", afirma.

Por ejemplo, explica que el policía de la novela también está enamorado de su trabajo. "Él es quien caza a muchos de estos jóvenes y los pone en manos de grupos especiales de la policía que lo que hacen es eliminarlos; puede sonar paradójico o contradictorio, pero es una novela romántica”. 

Y para rematar dice que el final le "encanta". De hecho, declara que le parece "la parte más poética del libro".

Actualmente hay planes para llevar la novela a la pantalla grande. Con esa meta, Aguilar ha estado en Madrid manteniendo conversaciones con un grupo especializado en películas históricas. 

Tras su periplo por Europa, el escritor sudamericano regresa a su país a seguir trabajando en su segunda novela, también histórica.

"Gran acogida" a la novela 'Un sol se me escondió' del escritor ecuatoriano José Paul...