lunes. 27.05.2024

Arabia Saudita será la sede de una carrera de la Fórmula Uno el año próximo, con la intención de atraer visitantes adinerados y tratar de impulsar el perfil del Reino como destino turístico.

Riad anunció este jueves que albergará la carrera en noviembre de 2021 en la ciudad de Jeddah, situada sobre la costa del Mar Rojo.

Será la tercera localidad en el Golfo Arábigo que reciba a la F1. Las otras son Manama en Bahréin, y Abu Dhabi en Emiratos Árabes Unidos. Las carreras sirven de imán para estrellas de Hollywood, la realeza, multimillonarios, ministros e ‘influencers’ que se reúnen durante varios días para fiestas, reuniones privadas y negociaciones.

El año pasado, 21 ciudades desarrollaron carreras de la F1, pero el calendario fue reducido esta temporada debido a la pandemia de coronavirus. Algunas ciudades han organizado múltiples grandes premios. Y las restricciones a las congregaciones de público forzaron que la amplia mayoría se realizarán sin espectadores.

“El automovilismo deportivo es muy importante", dijo el príncipe Khalid bin Sultan al-Faisal, director de la Federación de Automovilismo y Motociclismo de Arabia Saudita en una entrevista el jueves con The Associated Press. “Queremos ser anfitriones de esos eventos lo más que se pueda porque nuestra población le gusta ir a verlos, entretenerse y reunirse con gente de todas partes del mundo”.

El Reino no precisó la extensión de su contrato con la F1, pero el país quiere construir una pista de carrera en la capital, Riad, y que estaría lista en 2030. Saudi Aramco, el gigante petrolero del país, es uno de los patrocinadores globales de la F1.

Ser sede de la F1 tendría un coste que excedería los 100 millones de dólares, pero el príncipe Khalid dijo que esperan que la misma genera ingresos. El país busca diversificar su economía y no ser tan dependiente de las exportaciones de petróleo, cuya cotización se ha desplomado a menos de 38 dólares el barril al reducirse la demanda.

Un elemento que hará diferente a la carrera saudita será que no se permitirá a los ganadores descorchar champán. Tampoco se permitirá el consumo de bebidas alcohólicas en las tribunas y fiestas. El consumo de alcohol está prohibido en el reinado musulmán.

Arabia Saudita tiene experiencia como organizador de la Fórmula E con coches eléctricos, y que se ha disputado en las afueras de Riyad.

Al recibir grandes competiciones, Arabia Saudita quiere que se aprecien los cambios sociales en el país y estimular que su población se enfoque en el deporte. Pero varios deportistas de renombre se han mantenido al margen, en medio de críticas de que se busca sacar provecho del deporte para distraer la atención a la situación de los derechos humanos en el país.

 

Arabia Saudita tendrá su carrera de Fórmula 1 en la ciudad de Jeddah