miércoles. 22.05.2024

El torneo de Wimbledon ahora es solo un recuerdo para el entrenador colombiano de tenis de Dubai, Juan Ramírez. Ahora ha vuelto a la rutina diaria de preparación para las clasificatorias del US Open, pero durante unas semanas Ramírez logró un objetivo de su vida al entrenar al jugador profesional suizo Alexander Ritschard que alcanzó la primera ronda de Wimbledon de este año.

El bogotano Ramírez, de 31 años, comenzó a entrenar al profesional Ritschard en noviembre de 2021 después de dejar su puesto como profesional de tenis en hoteles de Dubai. Esa aventura ha llevado a la pareja a lo que Ramírez llama la "Disneylandia del tenis", aunque su pupilo, en el puesto 188 del mundo, fue eliminado en la primera ronda de Wimbledon después de cuatro agotadores sets contra el griego cuarto clasificado de ATP Stefano Tsitsipas.

“Alex es mi primer jugador profesional”, manifestó el deportista colombiano al diario The National. “Tuvimos que ganar tres partidos en las rondas de clasificación antes de entrar al cuadro principal”. “Esos partidos se jugaron en canchas completamente diferentes a las pistas del cuadro principal, por lo que al principio no parecía un Grand Slam”.

Ramírez, que tuvo que dejar su trabajo en la gerencia de tenis de Peter Burwash International en el emirato para entrenar a tiempo completo para la gira ATP de su pupilo, recuerda que fue una experiencia que probablemente no olvidará. “Una vez que accedimos al cuadro principal, fue una experiencia absolutamente alucinante. Hay una razón por la que llaman a Wimblendon la catedral del tenis. Es como entrar en un templo religioso, las pistas, el ambiente, los jugadores todos vestidos de blanco, es la Disneylandia del tenis. No hay nada mejor que Wimbledon".

Ramírez nunca jugó al tenis profesionalmente, pero se ubicó entre los cinco mejores juveniles de Colombia y entre los 200 mejores en la clasificación juvenil de la Federación Internacional de Tenis, lo que le llevó a obtener una beca en Estados Unidos. Subió hasta el puesto 16 en el ranking de EEUU en la Universidad de Minnesota, pero no alcanzó los puestos requeridos para desarrollar una carrera profesional.

Sus años como profesor de aficionados y como compañero de profesionales que visitaban Dubai para entrenar durante el invierno lo prepararon para su trabajo actual como entrenador. Durante este tiempo, se encontró en la red con grandes nombres como Borna Coric, Maria Sakkari y Svetlana Kusnetzova.

“Gracias a mi trabajo en Dubai, pude ver el entrenamiento de pretemporada de Roger Federer durante cinco años”, dijo Ramírez, quien todavía reside en el emirato cuando no viaja.

Un encuentro casual con el padre de un principiante jugador suizo revitalizó su carrera en el tenis

“Conocí al padre de Alex cuando vino a Dubai de vacaciones con su esposa y se alojó en el Park Hyatt Hotel. Reservó una lección de tenis y yo era el entrenador ese día y conectamos muy bien. Me dijo que su hijo solía jugar tenis universitario en Estados Unidos, así que sabía el nivel y las experiencias por las que pasó Alex. Después de que su padre se fue de Dubai, nos mantuvimos en contacto y, unas semanas después, me envió un mensaje y me ofreció viajar durante el verano con Alex. Pensé que era una gran oportunidad, ya que de todos modos estaba de vacaciones durante ese tiempo", recordó Ramírez. “Después del verano volví a Dubai y unas semanas más tarde recibí otra llamada del padre de Alex ofreciéndome un trabajo a tiempo completo”.

Ramírez y su pupilo tuvieron la oportunidad de participar en el Abierto de Francia en Roland Garros en mayo, el primer torneo de Grand Slam para ambos. Desafortunadamente, Ritschard no pudo pasar de la tercera ronda de clasificación y no llegó al cuadro principal.

“Crecí jugando en tierra batida, así que para mí estar en el Abierto de Francia fue muy especial”, rememoró Ramírez. “Es el tipo de pista donde todos los jugadores y entrenadores sudamericanos quieren estar”.

Pero el recuerdo de su tiempo en Londres permanecerá con ellos para siempre. “Jugar contra Tsitsipas en la pista central de Wimbledon fue una experiencia increíble: esos son los jugadores que queremos. Fue bueno ver dónde estaba nuestro nivel y qué necesitamos mejorar. Pisar esas canchas y simplemente estar allí es, literalmente, un sueño hecho realidad”, concluyó Ramírez.

Actualmente, tanto el entrenador como el jugador pelean en el Challenger Tour, que pasará durante el próximo mes por los Países Bajos, Suiza e Italia, con la esperanza de asegurarse un lugar en las Clasificatorias del Abierto de Estados Unidos.

¡ A por ellos maestro!

El entrenador de tenis colombiano residente en Dubai regresa de Wimbledon