lunes 23/5/22

Unos 100 millones de empleos turísticos directos, en riesgo debido a la pandemia

"El turismo es en sí mismo una de las maravillas del mundo"
El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, durante la 54ª Conferencia de Seguridad de Munich en Munich. (EPA)
El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, durante la 54ª Conferencia de Seguridad de Munich en Munich. (EPA)

El turismo es mucho más que visitar monumentos culturales o nadar en playas tropicales, es uno de los sectores económicos más importantes del mundo, declaró este martes el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres.

Al presentar su último informe de políticas sobre el Covid-19, esta vez sobre el sector del turismo, Guterres señaló que esa una industria que emplea a una de cada diez personas en el mundo y proporciona medios de vida a cientos de millones más. Así lo revelan los datos de la Organización Mundial del Turismo que muestran que entre 100 y 120 millones de empleos turísticos directos están en riesgo, mientras que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) prevé una pérdida del 1,5 al 2,8 por ciento del PIB mundial debido a la crisis de la industria por Covid-19.

El turismo es la tercera categoría de exportación más grande del mundo (después de los combustibles y los productos químicos) y en 2019 representó el 7% del comercio mundial.

En 2019, las llegadas de turistas internacionales llegaron a los 1.500 millones gracias a una década de crecimiento ininterrumpido. Todas las regiones del mundo habían experimentado un crecimiento sólido hasta principios de 2020. Alrededor de unos 9.000 millones de personas viajaron.

Guterres describe el turismo como una oportunidad para experimentar las riquezas culturales y naturales del planeta, acercando a las personas y destacando nuestra humanidad común. "Se podría decir que el turismo es en sí mismo una de las maravillas del mundo", dijo.

En los primeros cinco meses de este año, las llegadas de turistas internacionales se han reducido en más de la mitad y por ejemplo, en Estados Unidos, se han perdido 320.000 millones de dólares en ingresos por turismo.

 “Muchos (trabajadores del sector turístico) se encuentran en la economía informal o en micro, pequeñas y medianas empresas, que emplean a una alta proporción de mujeres y jóvenes”, dijo. Agregó que, para las mujeres, las comunidades rurales, los pueblos indígenas y muchas otras poblaciones históricamente marginadas, el turismo ha representado un vehículo de integración, empoderamiento y generación de ingresos. “La crisis ha supuesto una gran conmoción para las economías desarrolladas, pero para los países en desarrollo constituye una emergencia, en particular para muchos pequeños Estados insulares en desarrollo y países africanos”, dijo.

Solo en Europa, el turismo genera 27 millones de puestos de trabajo y millones de empresas. En algunos pequeños Estados insulares en desarrollo, el turismo representa hasta el 80% de las exportaciones. A su vez  también representa una proporción importante de las economías nacionales de destacados destinos turísticos, lo que refleja su importancia en todos los niveles de desarrollo económico, por ejemplo, en Alemania (3,9%), Francia (7,4%) o España (11,8%).

 El turismo también es un pilar clave para la conservación del patrimonio natural y cultural, expresó el titular de la ONU.

La caída repentina de la demanda turística corta la financiación de las operaciones de conservación. El 7% del turismo mundial se relaciona con el turismo de vida silvestre, un segmento que crece un 3% anual. Esto también pone en riesgo los puestos de trabajo en las comunidades alrededor de los hábitats protegidos, y como aseguró el secretario, esto ha provocado un aumento de la caza furtiva, el saqueo y el consumo de carne de animales silvestres.

En muchos destinos africanos, la vida silvestre representa hasta el 80% de las visitas, y en muchos países costeros, los ingresos del turismo también han financiado los esfuerzos de conservación marina.

El 90% de los países cerraron los sitios del Patrimonio Mundial, con consecuencias socioeconómicas para las comunidades que dependen del turismo. Además, el 90% de los museos cerraron durante la crisis y es posible que el 13% nunca vuelva a abrir.

Unos 100 millones de empleos turísticos directos, en riesgo debido a la pandemia
Comentarios