jueves. 25.04.2024

Incluso una noche muy calurosa de agosto los equipos de trabajadores en Dubai Creek no paran. Transportaron televisores japoneses, ventiladores eléctricos chinos y cajas de café instantáneo a bordo de enormes dhows de madera alineados en el muelle.

Los barcos tradicionales pintados de azul se preparaban para salir del Creek a lugares tan diversos como Yemen, Irán y Somalilandia. Los capitanes de los dhows compiten por el espacio en el mar con cargueros, portacontenedores y petroleros en viajes que pueden durar días.  El Creek ha sido uno de los centros de este comercio de dhow desde hace siglos.

Pero aunque el futuro parecía incierto para estos barcos de madera que crujían, Dubai ha comenzado a revitalizar el comercio. La Corporación de Puertos, Aduanas y Zonas Francas (PCFC) en 2020 estableció la Agencia Marítima para Dhows de Madera para rejuvenecer y regular el uso de las embarcaciones. La agencia buscó agilizar los procedimientos de entrada, conectar los dhows a los comerciantes más fácilmente y brindarles mejores instalaciones.

Dos años después, la cantidad de dhows comerciales de madera que entran en Dubai aumentó a más de 2.500 en los primeros tres meses del año, frente a los 2.200 en el mismo período en 2021, informó PCFC en mayo.

Mahmood Amin, director ejecutivo de la agencia, le dijo al diario The National este miércoles cómo funciona. “A algunos dhows les tomaba 40 días cargar sus mercancías. Hoy se tarda de tres a cinco días. Esto acelera la frecuencia de los viajes en dhow y pueden hacer varios viajes en un mes en lugar de uno”.

Ahora, pueden simplemente subir y bajar la carga de los dhows fácilmente, en lugar de cargar un contenedor completo, lo que requiere la aprobación de una serie de controles y regulaciones. “Las tripulaciones también solían tener problemas”, dijo Amin. “No sabían adónde ir y cómo hacer las cosas. La agencia se estableció para resolver estos problemas”, señaló Amin.

Los dhows, un nombre genérico para los veleros árabes tradicionales, eran tradicionalmente barcos de dos mástiles con una vela latina distintiva. Ahora usan motores diésel, pero aún se pueden distinguir por la gran cabina que se agacha en la popa, la cubierta plana, la proa que se curva hacia arriba y las tripulaciones despreocupadas que duermen, cocinan y rezan a bordo.

También se están haciendo más grandes. Amin detalló que ahora son comunes los barcos de entre 1.500 y 3.500 toneladas, así como los barcos regulares de 600 a 800 toneladas de antaño.

Gran parte del comercio en Dubai es reexportación, con los mercados mayoristas en el Creek en Deira que atraen dhows y comerciantes de todo Oriente Medio y África del Norte. La agencia también estableció un mercado digital y una aplicación para teléfonos inteligentes para conectarlos. Los propietarios pueden ver qué productos necesitan, mientras que los comerciantes pueden identificar los dhows que tienen espacio y sus rutas. Amin sostuvo que era como el "Careem o Uber" del mundo de los dhows.

Según Amin, estos dhows pueden ser más rentables, necesitan menos trámites burocráticos para operar y pueden ser más fáciles de cargar y descargar. "De aquí a Somalilandia tiene la mitad del coste de ir en un barco de contenedores moderno".

La agencia también garantiza la seguridad a bordo y de que todos los dhows tengan extintores de incendios, certificados de seguro, chalecos salvavidas y generadores adecuados. “Se habló mucho de que algún día se detendrían estos dhows”, dijo Amin. “Pero afortunadamente el comercio ha aumentado mucho. Es increíble".

Dubai ahora se ha convertido en un centro regional para estos barcos de madera en tres muelles: Dubai Creek, Deira y Al Hamriya. En Dubai Creek, sin embargo, es donde comenzó todo.

El comercio de dhows de Dubai vuelve a navegar
Comentarios