martes. 23.04.2024

Un agricultor emiratí conocido por sus deliciosas piñas aseguró que cultivar plantas sin productos químicos ni fertilizantes es fácil en Emiratos Árabes Unidos. Abdullatif Al Banna produce 4.000 piñas dulces y jugosas al año y anima a todos a empezar a cultivar en el país.

"Tres meses al año tenemos un ambiente adecuado para plantar cultivos", dijo, dirigiéndose a una sala llena de líderes empresariales, estudiantes y miembros de la comunidad en la Semana del Futuro Climático (CFW). "Tenemos un entorno propicio. Todo lo que necesitamos es trabajar duro en granjas o jardines. Espero que cada individuo plante algo, incluso si tiene una pequeña parcela en su jardín. Esto ayudará al medio ambiente".

También les aconsejó que no utilizaran fertilizantes. "El uso de productos químicos matará a los insectos que son realmente importantes para el ciclo ambiental", afirmó. "Necesitamos equilibrar el ciclo. Centrarse en cultivar productos de alta calidad sin fertilizantes. Esa es la mejor manera de beneficiar al medio ambiente".

Al Banna es un agricultor que lleva más de ocho años cultivando miles de piñas en su finca de Al Awir en Dubai. "Tengo cuatro invernaderos que miden 36 por 8 metros, y en cada uno de ellos tengo 1.000 piñas", dijo en declaraciones al diario Khaleej Times. "Además, siembro tomates, dátiles y muchas otras plantas. Pero las piñas son las más singulares".

El emiratí empezó a cultivar piñas simplemente por curiosidad. "Un amigo mío llamado Adil Lootah dijo que había cultivado piñas y que eran adecuadas para EAU. Le cogí 300 árboles jóvenes y los probé en mi granja". Dividió los árboles en cuatro lotes y los plantó en cuatro entornos: uno al aire libre, otro bajo la sombra de los árboles, un tercero fuera del invernadero y el último dentro del invernadero. Sólo sobrevivió el lote cultivado dentro del invernadero, y en el momento en que probó las piñas que sobrevivieron, se entusiasmó.

"Fue la mejor piña que he probado en mi vida", dijo. "Era dulce y firme. Y cada una pesaba cerca de cinco kilos". Se sorprendió aún más cuando cada piña le dio de cuatro a cinco retoños. El fruto se multiplicó hasta llegar a las 4.000 piñas. "Dejé de hacerlo una vez que tuve las 4.000. No podía abarcar más de eso", recordó.

Sin embargo, nunca vende estas piñas. "Se lo doy a mis amigos, familiares y parientes", dijo. "Y cuando me dicen que es la piña más dulce que han probado jamás, me hace muy feliz. Por eso he seguido con el cultivo. No quiero vender mi producto. "Me gusta regalarlo y ver la felicidad en los rostros de las personas", concluyó.

Un emiratí cultiva 4.000 piñas al año en el desierto de Dubai
Comentarios