sábado. 01.10.2022

El enfoque de Emiratos Árabes en la Política Exterior

Las dos preocupaciones más importantes del país son el expansionismo iraní y la difusión del extremismo religioso
Mujeres con abaya pasean por la Corniche de Abu Dhabi. (EL CORREO)
Mujeres con abaya pasean por la Corniche de Abu Dhabi. (EL CORREO)

El enfoque de EAU en Política Exterior se basa en los principios propugnados por el fundador del país, el difunto jeque Zayed Bin Sultan Al Nahyan:  la no injerencia en los asuntos internos de otros estados y la búsqueda, siempre que sea posible, de resoluciones pacíficas para las disputas, con un fuerte apoyo a instituciones internacionales como Naciones Unidas.

Según explica el periodista Omar Shariff en el diario Gulf News, otro aspecto clave que rige la forma en que Emiratos Árabes Unidos lleva a cabo su Política Exterior es la ubicación estratégica del país. En una parte del mundo que produce casi una cuarta parte del petróleo mundial, la estabilidad interna y regional y la seguridad marítima son factores primordiales.

En Medio Oriente, propenso a la agitación y la inestabilidad, EAU ha proporcionado una visión alternativa. El país es conocido en el mundo como una tierra de oportunidades, tanto que muchos otros estados árabes esperan que sus propios países emerjan a imagen y semejanza de Emiratos Árabes Unidos.

Y, cada vez más, su progreso económico y la prosperidad resultante, junto con sus pequeñas pero robustas Fuerzas Armadas, también lo han convertido en un importante jugador político y militar en la región.

Desde 2011, Emiratos Árabes Unidos ha observado alarmado cómo la situación política en los países de la Primavera Árabe se descontrolaba, especialmente con el surgimiento de grupos asociados con la filosofía de la Hermandad Musulmana y otras organizaciones extremistas.

Esta realidad básica reforzó la creencia del país de mantener la estabilidad sobre todas las demás consideraciones.

La situación posterior a la Primavera Árabe permitió a Irán, que los estados del Golfo ven con sospecha, aumentar aún más su interferencia en los países árabes, con el apoyo de actores armados no estatales en toda la región.

Dada su oposición a los grupos que usan la religión para promover objetivos políticos, EAU se ha destacado por los nacionalistas seculares, ya sea en Libia, Yemen, Palestina o Egipto. Al hacerlo, se convirtió en un pilar del Cuarteto Árabe que boicotea a Qatar desde junio del año pasado debido al apoyo de Doha a dichos grupos y sus estrechos vínculos con Irán.

Las dos preocupaciones principales de la Política Exterior y Seguridad para Emiratos Árabes Unidos son el expansionismo iraní y la expansión del extremismo religioso.

En círculos de Política Exterior de EAU, Irán es visto como una amenaza estratégica a largo plazo. El extremismo religioso es visto como una amenaza táctica que debe ser contrarrestada por el bienestar del país y la región.

En línea con las preocupaciones antes mencionadas, Emiratos Árabes Unidos ha adoptado una postura proactiva internacional, enviando tropas a la Fuerza Internacional de Asistencia de Seguridad de la OTAN en Afganistán y contribuyendo con aviones de combate a la campaña de la OTAN en Libia.

Y se convirtió en un destacado miembro árabe de la Coalición Internacional que derrotó a Daesh.

El enfoque de Emiratos Árabes en la Política Exterior
Comentarios