domingo. 14.07.2024

El exprimer ministro libanés Saad Hariri, que renunció a la presidencia del Gobierno el pasado sábado desde Arabia Saudita, abandonó este país con dirección a Abu Dhabi, según informó su oficina.

En Abu Dhabi tiene previsto entrevistarse este con el príncipe heredero Mohammed bin Zayed al Nahyan, según su oficina, que no ofreció más detalles.

La dimisión de Hariri todavía no ha sido aceptada por el presidente libanés, Michel Aoun, que ha asegurado que está esperando el regreso de Hariri al Líbano antes de tomar una decisión.

Su renuncia, durante un viaje a Riad, tomó por sorpresa a los grupos y dirigentes políticos libaneses que se han enzarzado en una discusión sobre el supuesto papel saudí en la decisión.

La vida política libanesa está copada casi en su totalidad por dos campos políticos agrupados en dos alianzas, la del 14 de Febrero, encabezada por el partido de Hariri, Corriente de Futuro (respaldada por Arabia Saudita y anti iraní), y la del 8 de Marzo, liderada por el grupo chií Hezbolá (respaldado por Irán y anti saudí).

Por su parte, la agencia de calificación Moody's ha asegurado hoy que la renuncia de Hariri "amenaza con quebrar el frágil equilibrio político que se mantiene desde que (Hariri) respaldó a Michel Aoun, un cristiano maronita aliado del grupo chií Hezbolá, para que ocupara la presidencia en octubre de 2016".

El compromiso alcanzado por los distintos grupos políticos puso fin a dos años y medio de vacío de poder, por la falta de acuerdo para encontrar un candidato de consenso para ocupar la presidencia del país.

Según la constitución libanesa, la jefatura de Estado recae en un cristiano maronita, la presidencia del Gobierno en un musulmán suní y la presidencia del parlamento en un musulmán chií.

Moody's mantiene una valoración de la deuda soberana de Líbano de B3 estable.

Exprimer ministro libanés Saad Hariri viaja a Abu Dhabi desde Riad