domingo. 03.07.2022

La prisión de Dubai garantiza que los hijos de las reclusas no pierdan la escuela

La cárcel del emirato proporciona educación gratuita, ropa, alimentos y atención médica
Una cárcel para mujeres. (Fuente externa)
Una cárcel para mujeres. (Fuente externa)

Las madres encarceladas en Dubai tienen la oportunidad de ver, criar y educar a sus hijos mientras cumplen sentencias de prisión. Todas las mujeres usan el mismo uniforme granate y se clasifican por el color de las rayas en su ropa: rojo, amarillo, azul o verde. Los de rojo han cometido delitos más graves y los de verde cumplen penas más cortas.

La coronel Jamila Al Zaabi, directora de la prisión de mujeres, manifestó al diario The National que los niños están allí a pedido de las madres y porque no tienen adónde ir.

“No preferimos que un niño crezca en prisión”, dijo. "Idealmente debería tener una vida normal, al aire libre. Le pedimos a la madre que su familia recoja al menor pero la mayoría dice que no hay nadie que los cuide. Entonces, aceptamos al niño después de recibir una carta de la Fiscalía”.

Al Zaabi dijo que si un niño tiene menos de dos años cuando la madre entra por primera vez en prisión, el niño se somete a un examen médico en la clínica de la prisión. "Creemos que a esa edad un niño necesita a su madre", dijo. "Entonces, él vive con su madre en la sala de la cárcel. Hay una sala separada para madres. En caso de que la madre no esté en el estado de ánimo adecuado, deprimida o incapaz de cuidar al bebé, nos hacemos cargo y gradualmente ayudamos a la reclusa a aceptar al bebé”.

Los niños mayores de dos años se alojan en una guardería separada que cuenta con diez niñeras y cuatro empleados de apoyo y la madre puede visitar al niño todos los días. Dos policías vestidas de civil también controlan el bienestar de los menores y los médicos y enfermeras están de guardia las 24 horas. “Es una edad importante y no queremos que el niño acumule malos recuerdos o desarrolle malos hábitos”, sostuvo Al Zaabi. “Es por eso que los mantenemos alejados del entorno carcelario”.

Del total de menores en la prisión, 19 tienen menos de dos años y viven con sus madres, otro diez residen en la guardería, cinco de los cuales tienen más de cinco años y están escolarizados. La prisión proporciona educación gratuita, ropa, alimentos y atención médica. La guardería tiene áreas separadas para jugar, estudiar, comer y dormir.

Una reclusa, de 25 años vive con su hija de cuatro años, que nació durante su encarcelamiento. “No fue mi intención traerla aquí, pero cuando me sentenciaron a siete años, estaba embarazada”, contó la madre.

Para los niños que nacen en prisión, sus datos se comparten con el Ministerio de Salud para preparar el certificado de nacimiento. El niño es visto por médicos y recibe todo lo necesario, desde vacunas hasta alimentos y pañales. “Estoy muy agradecida por todas las facilidades ofrecidas en la prisión”, dijo la reclusa. “Nunca me pidieron que pagara por ninguna de las necesidades de mi hija. Se aseguran de que reciba educación y eso es primordial para mí. A los cuatro años, puede leer y hablar. Estoy orgullosa de tener una hija".

Ahora, no se permiten visitas en prisión como parte de los esfuerzos para prevenir la propagación de Covid-19. En cambio, los reclusos pueden hablar con sus familias a través de Skype. Además, la cárcel de mujeres ofrece varios programas de desarrollo de habilidades, que incluyen artes y oficios. El objetivo es desarrollar su talento y confianza en sí mismos para que puedan ganarse la vida tras salir de prisión.

“Tenemos tantos ejemplos de mujeres que nos enorgullecen. Una ex reclusa ahora vende abayas, otra diseña pastelitos. La pena de prisión es como un período académico para ellas. Aprenden cosas aquí para que cuando salgan, regresen a una vida diferente”, detalló Al Zaabi

La coronel explicó que los funcionarios penitenciarios se enfrentan a dos desafíos principales al criar niños en prisión. “La primera es cuando un niño nos deja después de muchos años, es muy doloroso para nosotros despedirnos de él, los criamos como a nuestros propios hijos. En segundo lugar, para los niños que van a la escuela, no queremos que sus compañeros de clase sepan que su madre está presa. Entonces, elegimos a una mujer y la llamamos la madre del niño. Iría a la escuela con él, cuando fuera necesario. Afortunadamente, este acuerdo ha funcionado hasta ahora”.

El objetivo es hacer que los niños no se sientan diferentes a los demás niños y se están tomando medidas para garantizar que tengan un futuro mejor. "Nuestros líderes son firmes defensores de la educación, construyen escuelas no solo en Dubai sino también en otros países. Nuestro Gobierno los está apoyando en todos los sentidos. Una de las niñas de nuestra guardería, es la número uno de su clase. Ella es la mejor. Por eso estamos muy contentos porque podemos hacerlos felices. Si Dios quiere, harán cosas buenas por este país o incluso por sus países”, concluyó la directora.

La prisión de Dubai garantiza que los hijos de las reclusas no pierdan la escuela
Comentarios