domingo. 23.06.2024

Emiratos Árabes Unidos, un pilar de la Coalición antirrebeldes en Yemen, afirmó este lunes que los insurgentes hutíes debían retirarse "sin condiciones" de Hodeida, ciudad portuaria que es escenario de combates desde hace varios días.

"La operación militar para recuperar el puerto de Hodeida continuará a menos que los rebeldes se retiren sin condiciones", dijo durante una conferencia de prensa en Dubai, Anwar Gargash, ministro de Estado de Asuntos Exteriores de EAU, asegurando que la situación en Hodeida presenta ciertos desafíos, dada su frágil situación humanitaria.

"Nuestro objetivo estratégico es poner fin a esta guerra, y no podemos aceptar que esta guerra continúe durante otros dos o tres años solo porque las milicias Houthi están teniendo el control de Hodeida", agregó Gargash.

"La verdad es que hace más de un año, había una idea de hacer a Hodeida neutral y que debería usarse para el acceso de ayuda humanitaria a civiles".

"Pasamos más de un año a través de la ONU y otros organismos negociando ese acuerdo para salvar el puerto, pero estaba claro que los Hutíes estaban ganando tiempo y no tenía ninguna intención de retirar su control sobre el puerto", agregó Gargash.

Dijo que la solución a la crisis yemení requiere un cambio en el paisaje y el proceso político. "Hodeida ha sido un fabricante de dinero importante para las milicias hutíes. Tienen control de más de 3.000 millones de dólares la mayoría de los cuales proviene de su control sobre el puerto. Sobre la capital. La lógica sería ¿por qué renunciar a ella", preguntó Gargash.

El Gobierno de los EAU ha estimado entre 2.000 y 3.000 los milicianos que trabajan en pequeños grupos de francotiradores. Añadió que la Coalición mantiene abierta una ruta que une Hodeida con Saná para permitir a "las milicias hutíes retirarse".

El puerto de Hodeida, ubicado en el Mar Rojo, tiene una importancia estratégica.

Controlado por los rebeldes hutíes respaldados por Irán, sirve como punto de entrada para el 70% de las importaciones del empobrecido país y la ayuda internacional, pero la Coalición sostiene que los rebeldes lo emplean para el contrabando de armas.

"La campaña que estamos liderando no es una tarea fácil, no solo para los militares, sino también por la situación humanitaria existente. Quiero enfatizar el hecho de que la solución en Yemen es política. Nuestra estrategia como Coalición es negar la postura de Irán y asegurar que los misiles balísticos estén controlados", concluyó Gargash.

Rebeldes hutíes deben retirarse "sin condiciones" de Hodeida, según Emiratos