domingo. 25.09.2022

“Todos los caminos pasan por Dubai”

La abogada española María Rubert, fundadora de Rubert & Partners, expande desde Emiratos Árabes su bufete a países como España, Egipto, Arabia Saudi, Kuwait e India
La abogada española afincada en Emiratos María Rubert. (EL CORREO)
La abogada española afincada en Emiratos María Rubert. (EL CORREO)

La abogada española María Rubert llegó a Dubai en enero de 2010 en busca de un trabajo en el área del arbitraje. En poco tiempo, Rubert se convirtió en la primera árbitro española registrada en el emirato y hoy se encuentra al frente de su propio bufete, Rubert & Partners, que lleva temas comerciales, mercantiles y contenciosos no sólo en Emiratos Árabes Unidos, sino también en España y otros países de la región. A lo largo de estos ocho años, la abogada ha visto despegar Dubai y ha comprobado de primera mano cómo han cambiado y crecido las necesidades legales en el país. También ha visto despegar la comunidad hispana, con cuyas aspiraciones se implicó durante su etapa como vicepresidenta del Spanish Business Council. Convencida de que el reto para cualquier profesional es “seguir creciendo”, María Rubert sigue sumando objetivos a su proyecto profesional, metas que siempre tienen un eje en Dubai. 

PREGUNTA.- ¿Por qué decidió venir a Emiratos Árabes Unidos? 

RESPUESTA.- En aquel momento me tocó buscar en el mapa dónde estaba Dubai, no sabía mucho del país, pero sabía que había demanda de profesionales formados en el mundo del arbitraje. Habiendo cursado un master en arbitraje y trabajado en el centro líder mundial en el campo, la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional en París, además de en la Embajada de México en Washington DC, pensé que valía la oportunidad intentarlo. Quería trabajar en un despacho y no en una institución, que eran las oportunidades que me estaban saliendo en Occidente. Vine para una semana y sigo sumando.  

P.- ¿Cómo fue el aterrizaje en Dubai? 

R.- A mi llegada se me ofreció la oportunidad de liderar el departamento de arbitraje de un prestigioso despacho de abogados emiratí, siendo una de las primeras abogadas en representar a empresas gubernamentales ante tribunales de arbitraje a raíz de la crisis financiera de 2008. La extensa experiencia en arbitraje en EAU en un corto período de tiempo me abrió las puertas poco después para ser la primera árbitro española registrada en el Dubai International Arbitration Centre junto a otros centros de arbitraje de la región como el Abu Dhabi Commercial Conciliation and Arbitration Centre o el Rash Al Khaima Arbitration Centre, entre otros. Me di cuenta muy rápidamente de que en Dubai había que tener la cabeza muy bien amueblada para poder crecer. El porcentaje de rotaciones es altísimo. Tienes toda la competencia. Trabajar en Dubai es una maratón, no un sprint y esto es lo que más cuesta entender a la gente. Piensan que las cosas ocurren rápido y relativamente fácil y es todo lo contrario. Esto es lo que sentí al llegar y he podido vivir desde entonces. Con el tiempo, conforme me fui haciendo con otras áreas del derecho amplié servicios, sin ser excesivos para poder sujetarlos y dominarlos bien. Hecho esto amplié las zonas en las que trabajábamos en colaboración siempre de despachos en los países de la región. 

P.- ¿Qué supone para un abogado trabajar en Dubai? 

R.- Dubai para cualquier abogado de cualquier nacionalidad supone un eje regional de mucho valor y no solo regional. Empresas latinoamericanas vienen a EAU a firmar contratos con empresas asiáticas. A nivel regional todo o casi todo se hace en el país. Dubai se ha convertido en un eje mundial. Es increíble lo inteligentes que son y cómo han ido dando pasos, aeropuertos, aerolíneas, infraestructuras, hospitalidad… Hasta dónde están y estarán. Todos los caminos parecen llevar a Dubai. 

P.- ¿Y a qué nuevos retos se enfrenta un abogado expatriado en Emiratos Árabes en base a su larga experiencia en el país? 

R.- El reto para cualquier profesional es seguir creciendo. Para mí crecer es seguir haciendo aquellas cosas en las que me especializo y poder delegar a mis colegas, dentro o fuera del despacho, aquellas en las que no tengo tanto conocimiento. Ello me ha llevado a viajar mucho entre Europa y EAU y la región. En estos momentos trabajo mucho con Arabia Saudí, Kuwait y estoy empezando a realizar transacciones en la India. Todos los caminos pasan por Dubai, es un gran intercambiador que nos redirecciona hacia otras jurisdicciones no menos interesantes.

"No creo que la nacionalidad española sea un hándicap. Al contrario, con la región cada vez abriendo más vuelos a Latinoamérica, los abogados de habla española podemos ofrecer ese valor añadido"

P.- ¿Afecta la situación de alguna forma especial a un abogado de nacionalidad española? 

R.- No creo que la nacionalidad española sea un hándicap. Al contrario, con la región cada vez abriendo más vuelos a Latinoamérica, los abogados españoles y de habla española podemos ofrecer ese valor añadido. Esto en cuanto a la cultura e idioma. En mi caso, el ser abogada en Nueva York observo que me aporta mucha credibilidad compensando la falta de rigurosidad que damos al estudio del Derecho en España. Aprobar la barra del colegio de abogados de Nueva York, de las más difíciles del mundo, considero que fue el mejor complemento para trabajar a nivel internacional. 

P.- ¿Qué medidas ha adoptado a nivel profesional para hacer frente a los nuevos retos? 

R.- El ritmo de mi carrera, que me llevaba a otras jurisdicciones me pidió la flexibilidad que encontré en Rubert & Partners. R&P es el resultado de la expansión de mis actividades en la región. Soy el 90% del tiempo abogada y árbitro comercial en EAU pero en coordinación con United Advocates en todo tema legal. Es un valor añadido el ser parte de un bufete local puesto que las particularidades del sistema legal te convierten en un abogado muy limitado si no tienes a uno cerca, con cerca quiero decir en la oficina de al lado. Para temas de importaciones o preparación de business plans o temas legales en España u otros países de la región, R&P opera con independencia o en asociación con despachos locales en la jurisdicción requerida. Me hace muy feliz compartir que hemos abierto oficinas físicas en Valencia, en España, al estar aumentando el negocio en la vía inversa, sobre todo de nacionales del Golfo hacia España, hay muchos temas relacionados con temas inmobiliarios, laborales y contenciosos. 

P.- ¿Cuál es la meta que guía esta expansión? 

R.- Nuestro propósito de ser, lo que nos mueve, es ofrecer conocimiento local unido a la calidad del servicio occidental, algo que es difícil de encontrar en la región porque los grandes despachos internacionales pecan de carecer de control en temas locales y los despachos locales pecan de cultura excesiva local y no todos sus clientes pueden volar para tomarse un té con ellos para recibir actualizaciones en sus casos. Nosotros nos adaptamos a la tecnología y horarios de nuestros clientes. Somos víctimas de un mundo global y los abogados del siglo XXI deben adaptarse a ello. 

P.- ¿Ejerce también en otros países al margen de Emiratos Árabes? 

R.- En la actualidad operamos activamente en España, EAU, Egipto, Arabia Saudi, Kuwait e India. Tenemos acuerdos en otros países de la zona pero es en estos países donde se lleva a cabo la mayor actividad. En la inmensa mayoría fuera de EAU y España nos ocupamos de temas comerciales -contratos y apoyo en expansión-, mercantiles -apertura de empresas- y temas contenciosos -ante tribunales o arbitraje-.

"Un sector en creciente demanda por empresas españolas es en temas de contratación pública en el sector del transporte"

P.- - ¿Cuáles son las principales necesidades de los expatriados en materia legal en EAU? 

R.- En mis casi diez años en Dubai, he asesorado a más de 330 empresas y particulares españoles en sus necesidades legales en la región. Es muy difícil seleccionar un sector principal dada la diversidad de la zona. He asesorado tanto a empresas y altos ejecutivos en diversos sectores como energía solar, turismo, mundo deportivo, tecnologías, construcción, proyectos inmobiliarios o médicos. Los servicios más demandados por la comunidad española versan en materia mercantil y societaria, y laboral. Dentro de la rama mercantil asesoramos a empresas con presencia y sin ella en EAU en la redacción de contratos con un vínculo emiratí, sobre todo cuando la contraparte está radicada en la jurisdicción. Ello es muy importante dado que hay normativa de la que no se puede escapar cuando se contrata con empresas de EAU. Dentro de la rama societaria, incorporamos empresas en Dubai, Abu Dhabi y otros emiratos así como en más de las 40 zonas francas existentes en el país. Elaboramos al hacerlo paquetes mitigadores del riesgo que conllevan muchas estructuras al requerir un socio nacional mayoritario de EAU. Un sector en creciente demanda por empresas españolas es en temas de contratación pública el sector del transporte, en temas como obras de metro, tranvía o concursos en extensiones de líneas.  

P.- ¿Cuál es la importancia del arbitraje comercial? 

R.- El arbitraje como método de resolución de conflictos alternativo a los tribunales nacionales es relevante a nivel nacional e internacional. Los árbitros son capaces de proporcionar la neutralidad, la experiencia y la rapidez que los tribunales estatales no siempre pueden ofrecer. Esto lo hago como abogada y como árbitro. En total he llevado más de 50 casos en los últimos ocho años. Representamos a clientes en temas inmobiliarios -falta de construcción o construcción que no respeta calidades prometidas contractualmente-, materia comercial -impagos de servicios, royalties en franquicias- y materia mercantil -incumplimientos entre socios en entidades-.

"Los árbitros son capaces de proporcionar la neutralidad, la experiencia y la rapidez que los tribunales estatales no siempre pueden ofrecer"

P.- ¿Qué servicios llevan a cabo en el bufete en materia procesal? 

R.- Actuamos ante tribunales de justicia en EAU. Somos únicos en la combinación de abogados occidentales y árabes bajo una plataforma boutique. Nuestros abogados a través de nuestra asociación con United Advocates tienen pleno derecho de audiencia ante los órganos jurisdiccionales estatales. Nuestros profesionales registrados en DIFC están versados en las normas y reglamentos de los tribunales DIFC. Representamos a clientes en casos criminales -cheques sin fondo, arrestos por consumo alcohol, drogas-, materia inmobiliaria -pagué y no me entregan propiedad-, laboral -despidos injustificados- y materia comercial -incumplimientos contractuales, impagos de royalties o servicios-. Tanto los casos de arbitraje como los procesales comprenden fase negociación previas, fundamentales en EAU por requerimientos de sus códigos pero también por cultura y el meter un tercero que rompa el conflicto personal suele dar resultados y es una fase a la que no se le da la importancia que tiene. 

P.- ¿Y en materia societaria?
R.- Nuestro equipo asesora en relación a la implantación de empresas, el establecimiento de oficinas de representación o sucursales, incluida la implantación en zonas francas. Es muy importante saber la actividad y el plan de negocio futuro para seleccionar entre diversas opciones al haber más de 40 zonas francas. La diferencia entre sociedades EAU, onshore, y las free zone es que los inversores extranjeros pueden tener el 100% entidad mientras que en onshore solo el 49%. El riesgo se puede mitigar y no debiera ser motivo para no escoger este vehículo de ser el que más encaje en necesidades. Las entidades onshore pueden importar a EAU mientras que las free zone en principio no, digo en principio porque hay alguna excepción.

P.- ¿Qué otros servicios completan la oferta de su bufete?
R.- Asesoramos en la redacción, revisión y negociación de una amplia gama de contratos comerciales, compartiendo con orgullo nuestra especialización en contratos de agencia, distribución, franquicia y solicitaciones en el campo del transporte e infraestructuras. Ello se debe a la amplia experiencia de nuestro socio local Abdulla Alzari en este campo antes de dedicarse a tiempo completo a la práctica privada de la abogacía. En materia laboral asistimos a clientes en la prestación de asesoramiento puntual, tramitación de visados, orientación en relaciones entre empleadores y empleados durante la vida del empleo y la representación en negociaciones y ante las autoridades competentes incluyendo zonas francas, Ministerio del Trabajo y tribunales. En lo que respecta al sector inmobiliario nuestro equipo tiene amplia experiencia en la redacción y revisión de contratos de compraventa, de alquiler, así como en la estructuración societaria para centralizar intereses en la región. Inversores internacionales pueden comprar propiedades en determinadas zonas libres en EAU y los expatriados tienden a alquilar sus casas los primeros años, contando con más y más residentes tendiendo a comprar inmuebles conforme se consolida su estancia en la zona. Igualmente tienden a proceder las empresas internacionales operando en la región. 

P.- ¿Qué consejo daría a quienes se encuentran inmersos en esos asuntos? 

R.- Suele haber dos tipos de clientes: aquellos inmersos en el lado negativo pero necesario del derecho, aquellos ante tribunales o en negociaciones, y aquellos en el lado positivo de nuestra industria, aquellos que firman contratos comerciales y abren empresas. Para los que se enfrentan a temas contenciosos, les recordaría las peculiaridades del sistema legal de EAU. Litigar en Dubai sucede en árabe, verbal y escrito. Toda documentación que no esté en árabe tendrá que ser traducida por traductor registrado por el Ministerio de Justicia. Sólo abogados de Emiratos pueden representar el caso. En resumen, litigar no es solo litigar es prepararse para litigar (en traducciones, búsqueda abogado competente) y después, tras iniciar el caso, los procedimientos son largos y costosos si bien los tribunales responden bien y se puede confiar en su justa resolución, salvo alguna excepción, como ocurre en todo país. Por ello, a estos clientes les recomendaría la consideración de selección de arbitraje o la jurisdicción DIFC a la hora de firmar contratos en la región para asegurar que se pueden beneficiar de mayor rapidez y seguimiento de sus casos ante las autoridades. A aquellos que llegan a la zona cargados de ilusión y expectativas les recomendaría cautela, que en ningún sitio las cosas son fáciles y que en EAU hay de todo, buenos, malos, ricos y pobres y que por ello para evitar posibles riesgos recomendaría el realizar primeros pasos tras debidas verificaciones de opciones y seguridad. 

"EAU es un país intenso, para lo bueno y para lo malo, pero siempre sale fortalecido. Emiratos ya no es la panacea que solía ser"

P.- ¿Cómo ve la evolución de Emiratos Árabes en los últimos años? 

R.- EAU es un país intenso, para lo bueno y para lo malo, pero siempre sale fortalecido. Cuando llegué no había tráfico, los alquileres eran extremadamente económicos y no se sabía si Dubai llegaría a repagar la deuda del rescate a Abu Dhabi. Era la época de los coches abandonados en el aeropuerto. Repagó antes de tiempo y la construcción volvió a florecer y con ella los alquileres y el tráfico. Desde entonces hemos seguido observando ligeras subidas y bajadas en la economía afectada por las monedas de la región, los conflictos políticos de la zona y las aumentadas obligaciones de EAU de cara a autoridades y gobiernos extranjeros. Emiratos ya no es la panacea que solía ser y quiere convertirse en un país más riguroso. La meta no es que entren todos sino que entren aquellos buenos para el país, aquellos que aporten, vivan y consuman convirtiendo al país en una jurisdicción sostenible. 

"He visto a muchas familias migrar de vuelta antes de los cambios. La introducción del VAT, la subida de colegios, vivienda... no convierten a EAU en una jurisdicción tan jugosa"

P.- ¿Cree que la subida de precios y la introducción del VAT está haciendo que los expatriados, y especialmente los hispanos, se replanteen su presencia en Emiratos Árabes? 

R.- Ya estaba ocurriendo antes. He visto a muchas familias migrar de vuelta antes de los cambios. La introducción del VAT, la subida de colegios, vivienda (aunque esto parece estar ralentizándose ahora), unido a que los paquetes salariales son cada vez menos positivos (al haber mucha más oferta de gente cualificada en la zona) no convierten a EAU en una jurisdicción tan jugosa como antes pero no creo que se deba a la introducción del VAT únicamente. Creo que es parte de la criba hacia este camino hacia un país más sostenible, más organizado y regulado. 

P.- ¿Ha recibido muchas consultas sobre el VAT? 

R.- Gran número, ha habido y sigue habiendo mucho desconcierto en este aspecto. Como despacho nos ha llevado a implantar un departamento contable para llevar la contabilidad y obligaciones fiscales de nuestros clientes. 

"Los emiratíes aprecian a los hipanos por vínculos culturales y de haber llegado antes nos hubiera costado menos entrar"

P.- Ha sido durante mucho tiempo parte muy activa de la comunidad española e hispana en Emiratos Árabes. Actualmente, ¿cómo valora la situación de esta comunidad? 

R.- Cuando llegué éramos 2000, ahora se estiman alrededor de 18.000 españoles. Calculo que seremos alrededor de 60.000 hispanos en la región. Eran pequeñas y medianas empresas y empresarios individuales y ahora contamos con la gran empresa española también en EAU. Seguramente si viéramos las empresas registradas hace 10 años en el Spanish Business Council y vemos las que hay ahora, nos ayudaría a entender la atracción de EAU. A nivel individual tenemos profesionales mejor preparados, viajados, con inglés mejorado. Lo que no ha cambiado es la apreciación de los emiratíes hacia nosotros. Nos aprecian, por los vínculos culturales y de haber llegado antes nos hubiera costado menos entrar después. Pero la crisis en España nos hizo aprender y ahora pocos quieren comer de un solo mercado. La crisis nos ha internacionalizado. 

"El SBC sigue teniendo el reto de captar miembros para continuar creciendo y para ello hay que aportar mayor visibilidad a sus funciones. Habría que abrir rutas para nuevos miembros"

P.- En concreto, ha formado parte del Spanish Business Council, entidad de la que ha llegado a ser vicepresidenta. ¿Cuál es su valoración del SBC y a qué retos se enfrenta? 

R.- Ha sido un placer estar en el consejo del Spanish Business Council durante una época de cambio. Cuando entré la pequeña y mediana empresa era la que estaba al frente del día a día del SBC. Con nuestro consejo hubo una apertura hacia la gran empresa. A pesar del cambio, si miramos al número de socios deberán ser en líneas aproximadas los mismos. El SBC sigue teniendo el reto de captar miembros para continuar creciendo y para ello hay que aportar mayor visibilidad a las funciones del SBC. La inmensa mayoría de españoles en EAU siguen preguntándose sobre el valor real del SBC. Para que siga creciendo no puede salir esta pregunta tantas veces. Además de dar más visibilidad al valor del SBC habría que hacer por abrir la procedencia de socios. Si los socios son las empresas españolas estructuradas en EAU, el número de miembros no es fácil de aumentar, dado que vemos que a pesar de los cambios en políticas internas, los números de miembros no oscilan en demasía. Por eso habría que abrir rutas para nuevos miembros, quizás miembros de empresas españolas no implantadas en EAU, a las que habría que darles un valor, o empresas instaladas en EAU que deseen estrechar lazos en España, a las que habría que darles su valor también pavimentando hacia, quizás, una Cámara de Comercio. Por último, creo que el antes y el después del SBC, el de la pequeña y la gran empresa, deben coexistir y crecer juntos de la mano, se debería seguir posicionando como un consejo al servicio de la pequeña, mediana y gran empresa. 

P.- ¿Dónde se ve dentro de cinco años? 

R.- Sigo viendo Dubai como mi base, mi intercambiador, con las oficinas en España ya andando con autonomía y quizás considerando una apertura física en Latinoamérica o Asia, inshallah. 

“Todos los caminos pasan por Dubai”
Comentarios