domingo. 14.07.2024

La falta de especialistas en logística Halal y los conceptos de adaptación, trazabilidad y oportunidad han marcado este miércoles la segunda jornada del Congreso “Halal, Un Concepto Global”, que se lleva a cabo en Córdoba, España. “El principal riesgo del producto Halal es el de contaminación”, explica a los asistentes al congreso Andrés de Pando, Director de Expansión Internacional de Mercasa, empresa pública que presta servicios al conjunto de la cadena alimentaria. “Durante todo el proceso de traslado y distribución debe de haber una ausencia de contaminación y una trazabilidad, por lo que se trata de toda un alianza entre el que produce, el que almacena y el que distribuye”, recalca.

La trazabilidad es una condición básica en los alimentos y los servicios Halal, ya que romper esa cadena o desconocer el origen de algún ingrediente puede invalidar una partida entera de productos. El coste de la logística Halal es elevado. “Es una distribución especializada. Nos encontramos además con una barrera en la formación: no hay expertos”, puntualiza Andrés de Pando. “Si creamos una red, tenemos trazabilidad”, destaca por su parte Aurora Ruiz miembro del Consejo Consultivo de FEMOZA (Federación Mundial de Zonas Francas). “La cadena de suministro significa tiempo, espacio y dinero. Todo lo que podamos reducir en estos factores repercutirá en el consumidor” puntualiza. Ruiz hace hincapié, al igual que De Pando en la demanda de profesionales formados en el sector logístico y de distribución Halal. Sobre el mercado Halal, Oscar Pérez-Borbujo, Presidente de Opera Global Business, destaca que se ha producido un cambio. “Estamos detectando un mercado que ya se ha consolidado como un mercado de oportunidad, especialmente para los productores”, afirma el presidente de un grupo que exporta a 42 países, de los cuales 12 son Halal. “Desde que empezamos en 2007 hasta 2014 las empresas con certificado se han incrementado un 259% por ciento. Hemos observado un crecimiento muy fuerte en los mercados Halal, en los que los productos españoles más demandados son la carne de bovino, los dulces, carne de ovino, carne de pollo y ahora los vinos desalcoholizados”, detalla.

Destaca el hecho de que la oferta productora está fuera de los países de consumo: el 90% del producto Halal que se fabrica no está ubicado en países musulmanes, según Pérez-Borbujo, quien predice los mayores desarrollos en Asia Pacifico. Para Freixenet, una empresa con una clara vocación internacional, la clave de su éxito reside en su capacidad de adaptación al mercado y su resilencia. “El patrón de consumo en estos países (Halal) está cambiando”, explica Ignasi Cardelús director de Exportaciones Halal de la marca, quien aconseja a las empresas españolas adelantarse si pueden o al menos adaptarse. Ejemplo de ello es que sus botellas Halal estarán en el podio del Gran Premio de Motociclismo de Qatar para celebrar, una vez más, la victoria.

La adaptación y la oportunidad, claves del éxito Halal