lunes. 26.09.2022

Las antiguas ruinas de Irak se abren al turismo tras las atrocidades de Daesh

En 2015, el grupo terrorista publicó un vídeo que mostraba como sus militantes destruían una serie de relieves, disparándoles y cortando una estatua con un pico
Una imagen de Twitter de los turistas en Hatra, Irak.
Una imagen de Twitter de los turistas en Hatra, Irak.

Paseando por las antiguas ruinas de Hatra en el norte de Irak, decenas de turistas admiraron el sitio, donde las iniciativas locales buscan pasar página después de un gobierno breve pero brutal de Daesh. Designada como Patrimonio de la Humanidad en peligro de extinción por la UNESCO, Hatra se remonta a los siglos II y III a.C.

Se trata de un viaje de dos horas desde Mosul, la antigua “capital” proclamada por Daesh, que fue recapturada en 2017 por las fuerzas iraquíes y una coalición internacional que las respaldó. Un recorrido por el lugar este sábado, el primero de su tipo organizado por un museo privado en Mosul, tenía como objetivo impulsar el turismo en la zona.

A unos 40 visitantes, la mayoría de ellos iraquíes, se les permitió caminar por el sitio arqueológico de más de 2.000 años de antigüedad en la hora dorada del crepúsculo. Los turistas se tomaron selfies frente a impresionantes columnatas e inspeccionaron los relieves destrozados por los yihadistas de Daesh. “Tiene una gran historia” que permite echar un vistazo a una civilización antigua, dijo a la agencia de noticias AFP Luna Batota, una mujer de 33 años de gira con su esposo belga. “Mucha historia, pero al mismo tiempo, muchos eventos desafortunados ocurrieron aquí con Daesh”.

Batota trabaja para una empresa farmacéutica en Bélgica, donde vive desde los nueve años. Veinticuatro años después, esta es la primera vez que regresa a su tierra natal. Visitar Hatra despertó "sentimientos encontrados" en ella, dijo. “Ves agujeros de bala”.

Hatra, un importante centro religioso y comercial bajo el imperio parto, tenía imponentes fortificaciones y magníficos templos, que mezclaban los estilos arquitectónicos griego y romano con elementos decorativos orientales. En 2015, Daesh publicó un vídeo que mostraba como sus militantes destruían una serie de relieves, disparándoles y destrozando con un pico una estatua.

En febrero, las autoridades dieron a conocer tres restauraciones en el sitio: una escultura de estilo romano de una figura de tamaño natural y relieves en el costado del gran templo. Cinco años después de la derrota de Daesh, Mosul y sus alrededores han recuperado una sensación de normalidad, incluso cuando los esfuerzos de rehabilitación sufren reveses y muchas áreas aún muestran las cicatrices de la lucha contra los militantes.

El recorrido por Hatra fue organizado por Mosul Heritage House, un museo privado inaugurado en junio. Pero incluso antes, el sitio atrajo visitantes, según uno de los organizadores, Fares Abdel Sattar, un ingeniero de 60 años. Esta nueva iniciativa busca “mostrar el patrimonio y la identidad” de Mosul y su provincia más amplia de Nínive.

A medida que Irak se abre gradualmente al turismo extranjero, docenas de visitantes, particularmente de Occidente, ahora están explorando el país, y algunos incluso se aventuran en Mosul. El grupo Hatra es pionero en un momento en que los gobiernos de Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países advierten a sus ciudadanos que no viajen a Irak, al citar riesgos de terrorismo, secuestros, conflictos armados y los disturbios civiles.

El sector del turismo también sufrió un revés con el caso del jubilado británico James Fitton, quien fue detenido y condenado a 15 años de prisión por posesión de fragmentos de cerámica que recogió en un sitio arqueológico, antes de que un tribunal revocara la sentencia en julio y volara de regreso a casa.

Los desafíos persisten y la infraestructura turística sigue siendo básica en Irak, un país rico en petróleo pero devastado por décadas de lucha. “Mosul no es solo guerra, Daesh, terrorismo”, declaró Beriar Bahaa Al-Din, estudiante de doctorado en antropología en la Universidad de Exeter en Gran Bretaña, en la visita a Hatra. “Mosul es una civilización, un patrimonio, una cultura”, agregó. “Este impresionante sitio debería estar lleno de turistas de todo el mundo”.

Las antiguas ruinas de Irak se abren al turismo tras las atrocidades de Daesh
Comentarios