martes. 16.04.2024

Un hombre británico de 85 años falleció a causa de los disparos de francotiradores en Sudán y su esposa murió de hambre después de que se "quedaran atrás" en el país, según informó su familia.

El propietario de un hotel londinense, Abdalla Sholgami, y su esposa Alaweya Rishwan, de 80 años, se encontraban en una vivienda frente a la Embajada del Reino Unido en la capital del país, Jartum, pero se les indicó que cruzaran la zona de guerra para abordar un vuelo de evacuación a 25 kilómetros de distancia. Según su nieta, Azhaar Sholgami, no pudieron hacerlo por que su abuela estaba discapacitada.

La familia explicó que se comunicaron con la línea directa del Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido y que el Gobierno no hizo nada para apoyarlos desde que partió el último vuelo de evacuación a principios de este mes.

El Ministerio de Exteriores británico declaró a la BBC que el caso era "extremadamente triste". "El conflicto militar en curso significa que Sudán es peligroso. Reino Unido está asumiendo un papel de liderazgo en los esfuerzos diplomáticos para asegurar la paz en Sudán".

Asimismo, el Ministerio subrayó que la capacidad de brindar asistencia consular es "extremadamente limitada" y no puede ofrecer apoyo en persona en Sudán.

La familia contó que mientras Sholgami y su esposa se enfrentaban al hambre, el hombre se vio obligado a salir de la casa para buscar ayuda y los francotiradores le dispararon tres veces. Luego, su esposa aislada en la propiedad, que estaba rodeada por francotiradores, murió y su cuerpo aún permanece en el lugar debido a que a la familia ni siquiera se le permitió regresar.

Sholgami,que ha escapado de Sudán a un lugar seguro en Egipto, describió como "un crimen contra la humanidad" que no se hiciera más para evitar la muerte de su abuela. El Gobierno del Reino Unido evacuó a más de 2.300 personas de Sudán en 28 vuelos desde que comenzaron los combates en abril.

La lucha entre el ejército de Sudán y una poderosa fuerza paramilitar ha desplazado a más de 1,3 millones de personas, manifestó el miércoles la agencia de migración de la ONU.

La Organización Internacional para las Migraciones informó de que los enfrentamientos han obligado a más de un millón de personas a abandonar sus hogares hacia áreas más seguras en el país. Otras 320.000 personas más han huido a los países vecinos de Egipto, Sudán del Sur, Chad, Etiopía, la República Centroafricana y Libia.

Los combates comenzaron el 15 de abril después de meses de tensiones entre el ejército, encabezado por el general Abdel-Fattah Burhan, y las Fuerzas de Apoyo Rápido comandadas por el general Mohamed Hamdan Dagalo.

Un británico es asesinado a tiros y su esposa muere de hambre tras "quedarse atrás" en...
Comentarios