miércoles. 22.05.2024

Las familias han comenzado con entusiasmo los preparativos para las vacaciones con planes que van desde escapadas a la playa hasta retiros en la montaña o el desierto. Además de las diversas opciones de viaje y la emoción de celebrar Eid Al Fitr para marcar el final del mes sagrado del Ramadán, el Sultanato de Omán, vecino de Emiratos Árabes Unidos es una estupenda opción para los turistas.

En ciudades como Muscat, Sohar, Sur y Salalah, la escapada es perfecta, con playas y montaña o las tranquilas aguas de Musandam en el norte.

Contraste de los fiordos con el agua. (Marta Pérez)
Contraste de los fiordos con el agua. (Marta Pérez)

La riqueza histórica única en la Península Arábiga se percibe claramente en la zona antigua de la capital, Muscat. Enclavada en un puerto natural protegido por montañas, es una de las ciudades más antiguas de Oriente Medio.

La gran Gran Mezquita del Sultán Qaboos es  una de las referencias de la ciudad moderna y un símbolo del renacimiento omaní. De acceso libre para los turistas a primera hora de la mañana, excepto los viernes de oración, se inauguró en 2001.

La Ópera Real es otro de los símbolos de la capital moderna. Inaugurada en 2011 fue el primer teatro operístico del Golfo Arábigo, y ofrece visitas guiadas diarias.

La autopista 17, que une Muscat con la ciudad de Sur es otro de los circuitos recomendados para descubrir el espíritu del Omán más tradicional. La carretera recorre toda la costa hasta la ciudad de Sur, límite geográfico en el que se unen el Golfo de Omán y el Océano Índico. Este territorio encajado entre las montañas y el mar es una sucesión de pueblos pesqueros y wadis.

Navegar en barco tradicional por Musandam es una de las excursiones turísticas para disfrutar de la naturaleza en estado puro. Es posible el avistamiento de delfines y otras especies y bucear en las claras y calientes aguas para descubrir bandadas de peces de colores.

Abrace el espíritu de Eid Al Fitr con un viaje de aventuras en Omán