viernes. 12.08.2022

Arabia e Irán intentan un acuerdo sobre la procesión islámica Haj

La república islámica completó en 2015 su cuota de enviar 64.000 peregrinos al reino saudita
Peregrinos en La Meca.
Peregrinos en La Meca.

Representantes de Arabia Saudita e Irán intentaron nuevamente este miércoles llegar a un entendimiento sobre la participación de peregrinos del país persa en la próxima procesión del Hajj, luego de desacuerdos marcados por la ruptura entre ambas naciones, según informa Prensa Latina.

En respuesta a una invitación oficial del recién nombrado ministro saudita del Hajj y la Umrah, Mohammad Saleh bin Taher Benten, una delegación de seis funcionarios iraníes viajó este martes al reino del Golfo para sostener conversaciones que permitan garantizar el viaje de sus connacionales a la ciudad Santa de La Meca.

El Haj (procesión mayor) es uno de los cinco pilares del Islam y constituye un ritual que todo musulmán debe realizar al menos una vez en la vida, siempre que disponga de la salud y los medios para hacerlo, mientras la Umrah (peregrinación menor) puede realizarse en cualquier época del año.

Medios noticiosos regionales citaron declaraciones del jefe de la Organización del Hajj y Peregrinaje de Irán, Saeed Ohadi, quien confirmó el viaje de la comitiva persa para una segunda ronda de conversaciones, después de fracasar en abril un primer contacto.

Durante su visita a Arabia Saudita en abril sólo hubo avances en cuestiones logísticas y de seguridad, pero afloraron divergencias sobre cómo procesar las visas cuando no existen relaciones diplomáticas entre ambos tras la ruptura a comienzos de año.

Con el cambio de titular en el ministerio del Hajj y la Umrah, Ohadi se mostró optimista de que el reino árabe "ayudará a eliminar los obstáculos en el camino para enviar peregrinos iraníes a Arabia Saudita".

Teherán insiste en que sus feligreses deben beneficiarse de servicios consulares, particularmente en momentos que carece de relaciones diplomáticas con Riad, a raíz de la decisión saudita de romperlas en enero tras ataques a sus sedes en Irán por la ejecución del clérigo opositor chiita Nimr Al-Nimr.

A comienzos de mayo, el ministro iraní de Cultura y Orientación Islámica, Alí Jannati, estimó que "el terreno no estaba preparado" para que devotos de su país viajaran para cumplir el Hajj, que este año cae del 9 al 14 de septiembre, y lo atribuyó a lo que entonces llamó "sabotaje" saudita.

"Hicimos cuanto pudimos, pero fueron los sauditas quienes sabotearon (las negociaciones). Ahora ya no hay tiempo", comentó Jannati al reclamar que se concediera visas en su propio país, aunque no haya oficina consular, y que las aerolíneas saudita e iraní transporten a partes iguales a los peregrinos.

El encuentro de hoy es el segundo desde la estampida del 24 de septiembre de 2015 durante el ritual del Jamarat o Lapidación del Diablo en Mina, donde murieron al menos 2.4431 personas, incluidos 461 iraníes, aunque Riad mantuvo invariable sus cifras de 769 fallecidos y 934 heridos.

La república islámica completó el año anterior su cuota de enviar 64.000 peregrinos al reino saudita para cumplir la peregrinación religiosa más multitudinaria del mundo.

Arabia e Irán intentan un acuerdo sobre la procesión islámica Haj
Comentarios