viernes. 07.10.2022

La Coalición subraya que los hutíes "pagarán un alto precio" por sus ataques contra Arabia

Estas nuevas tensiones amenazan con lastrar las negociaciones de paz en Yemen
Rebeldes hutíes en el puerto de Hodeidah en Yemen.
Rebeldes hutíes en el puerto de Hodeidah en Yemen.

La Coalición internacional que encabeza Arabia Saudita ha subrayado que los hutíes "pagarán un alto precio" por sus recientes ataques con drones contra instalaciones civiles en territorio del país árabe.

El portavoz de la coalición, Turki al Maliki, ha resaltado este lunes que las autoridades saudíes "afirman su derecho legítimo a defender el país", según ha informado el diario local Saudi Gazette.

Las palabras de Al Maliki han llegado después de que Arabia Saudita asegurara haber interceptado un avión no tripulado de los hutíes antes de que pudiera alcanzar con explosivos el aeropuerto saudí de Jazán, cerca de la frontera entre ambos países. Horas antes, la cadena de televisión Al Masirah, controlada por los hutíes, había confirmado el lanzamiento del aparato y que el avión había alcanzado su objetivo.

Tras ello, un alto cargo del movimiento rebelde yemení hutí dijo que la reanudación de los ataques con aviones no tripulados se debe al fracaso de sus intentos para dialogar con el Gobierno de Yemen, respaldado por el reino árabe. "Nosotros habíamos intentado parar estos ataques de buena fe y estábamos listos para dar nuevos pasos", explicó. "Por desgracia, el agresor saudí malinterpretó esta decisión como un acto de debilidad al verla con desprecio e indiferencia", agregó, según la agencia de noticias Reuters.

En sus comentarios, el líder del Comité Revolucionario Supremo, Mohamed Alí al Huthi, aprovechó para desmentir que sus milicias actúen por orden de Irán, como asegura el Gobierno yemení y sus aliados. A mediados de mayo, Arabia Saudita informó de ataques de drones armados contra dos estaciones de bombeo de petróleo en su territorio, cargando contra Irán por su apoyo a los rebeldes. Teherán rechazó las acusaciones.

Estas nuevas tensiones amenazan con lastrar las negociaciones de paz en un momento en el que la ONU había expresado su optimismo por los avances logrados en la estratégica ciudad de Hodeidah, clave para la entrada de suministros básicos y ayuda humanitaria en Yemen. Después de cuatro años de guerra, los hutíes controlan la mayoría de las zonas pobladas del país, mientras que el Gobierno de Hadi se sostiene en el reducto de Adén, en el sur, gracias al apoyo militar de Arabia Saudita y sus aliados.

La guerra ha sumido al que ya era el país más pobre del Golfo en la peor crisis humanitaria del mundo. Según los datos de la ONU, 24,1 millones de personas --cerca del 80 por ciento de la población del país-- necesita algún tipo de ayuda humanitaria y protección.

La Coalición subraya que los hutíes "pagarán un alto precio" por sus ataques contra...
Comentarios