jueves. 25.04.2024

Estados Unidos llevó a cabo un nuevo ataque este sábado contra un objetivo rebelde hutí en Yemen, informó el Comando Central de EEUU, después de que los militantes respaldados por Irán advirtieran sobre nuevos ataques a barcos en el Mar Rojo.

El ataque a un sitio de radar hutí se produce un día después de que decenas de ataques en todo el país aumentaron los temores de que la guerra de Israel contra el grupo militante palestino Hamás pudiera abarcar toda la región. El CENTCOM confirmó el ataque en Twitter.

“A las 3.45 (hora de Saná) del 13 de enero, las fuerzas estadounidenses llevaron a cabo un ataque contra un sitio de radar hutí en Yemen”. “Este ataque fue llevado a cabo por el USS Carney (DDG 64) utilizando misiles de ataque terrestre Tomahawk y fue una acción de seguimiento contra un objetivo militar específico asociado con los ataques realizados el 12 de enero con el fin de degradar la capacidad de los hutíes para atacar buques marítimos, incluidos los comerciales”.

“Desde el 19 de noviembre de 2023, los militantes hutíes respaldados por Irán han intentado atacar y acosar a embarcaciones en el Mar Rojo y el Golfo de Adén 28 veces. Estos incidentes ilegales incluyen ataques que han empleado misiles balísticos antibuque, vehículos aéreos no tripulados y misiles de crucero”.

"Estos ataques no tienen asociación y son independientes de la Operación Guardián de la Prosperidad, una coalición defensiva de más de 20 países que operan en el Mar Rojo, el Estrecho de Bab al-Mandeb y el Golfo de Adén".

Los medios oficiales de los militantes respaldados por Irán dijeron anteriormente que la base aérea de Al-Dailami en Saná, la capital de Yemen, controlada por los rebeldes, había sido atacada.

Los hutíes, que han llevado a cabo semanas de ataques contra barcos vinculados a Israel en protesta por la guerra entre Israel y Hamás, advirtieron que los intereses estadounidenses y británicos eran “objetivos legítimos” después de la primera andanada de ataques.

Gran Bretaña, Estados Unidos y ocho aliados declararon que los ataques llevados a cabo el viernes tenían como objetivo "reducir las tensiones", pero los hutíes prometieron continuar con sus ataques. "Todos los intereses estadounidenses y británicos se han convertido en objetivos legítimos" tras los ataques, dijo el Consejo Político Supremo de los rebeldes.

El viceministro de Asuntos Exteriores de los rebeldes, Hussein al-Ezzi, manifestó que Estados Unidos y Gran Bretaña “tendrían que prepararse para pagar un alto precio”. Los rebeldes han controlado gran parte de Yemen desde que estalló la guerra civil en 2014 y son parte de un “eje de resistencia” respaldado por Irán contra Israel y sus aliados.

La violencia que involucra a grupos alineados con Irán en Yemen, Líbano, Irak y Siria ha aumentado desde que comenzó la guerra en Gaza a principios de octubre.

El jefe de la ONU, Antonio Guterres, pidió a todas las partes "no intensificar la situación" en aras de la paz y la estabilidad regionales, dijo su portavoz Stéphane Dujarric.

El Consejo de Seguridad de la ONU celebró el viernes una reunión de emergencia sobre los ataques, días después de adoptar una resolución exigiendo a los hutíes que detuvieran inmediatamente sus ataques a los barcos.

En la reunión, la embajadora estadounidense Linda Thomas-Greenfield advirtió que ningún barco estaba a salvo de la amenaza que representan los rebeldes hutíes para la navegación en el Mar Rojo.

El embajador ruso, Vassili Nebenzia, denunció la “flagrante agresión armada” contra toda la población del país.

Estados Unidos y Gran Bretaña lanzaron ataques el viernes contra casi 30 lugares utilizando más de 150 municiones, reveló el general estadounidense Douglas Sims, actualizando cifras anteriores, y Joe Biden dijo que no creía que hubiera víctimas civiles. El presidente de EEUU calificó los ataques como una “acción defensiva” exitosa después de los ataques “sin precedentes” en el Mar Rojo y subrayó que actuaría nuevamente si los hutíes continuaban con su “comportamiento escandaloso”.

Por su parte, el primer ministro británico, Rishi Sunak, dijo que la violación del derecho internacional por parte de los hutíes justificaba una "señal fuerte", y su Gobierno publicó su posición legal justificando los ataques como legales y "proporcionados".

Pero el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Nasser Kanani,  sostuvo que los ataques occidentales alimentarían “la inseguridad y la inestabilidad en la región” y al mismo tiempo “desviarían” la atención de Gaza.

Los hutíes dispararon el viernes “al menos un” misil balístico antibuque en represalia que no causó daños, según Sims.

Estados Unidos puntualió que no buscaba un conflicto con Irán, y el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, dijo a MSNBC que "no había ninguna razón" para una escalada.

Los líderes de Oriente Medio expresaron su preocupación por la violencia, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, describió los ataques contra Yemen como desproporcionados y dijo: “Es como si aspiraran a convertir el Mar Rojo en un baño de sangre”.

Arabia Saudita dijo que “sigue con gran preocupación las operaciones militares” y pidió “autocontrol y evitar una escalada”.

Hamás alegó que responsabilizaría a Gran Bretaña y Estados Unidos de las repercusiones en la seguridad regional.

Coste económico

Los precios del petróleo subieron un cuatro por ciento por temor a una escalada antes de volver a caer. Las principales empresas navieras han desviado la carga hacia la punta de África, afectando los flujos comerciales en un momento en que las tensiones en la oferta están ejerciendo una presión al alza sobre la inflación en todo el mundo.

Desde mediados de noviembre, el volumen de contenedores que transitan por el Mar Rojo se ha reducido en un 70%, según los expertos marítimos.

'Muerte a América'

Cientos de miles de personas, algunas de ellas con rifles de asalto Kalashnikov, se reunieron el viernes en Saná, la capital de Yemen, para protestar, muchas de ellas ondeando banderas yemeníes y palestinas y sosteniendo retratos del líder hutí, Abdulmalik al-Houthi, informó un periodista de la AFP.“Muerte a Estados Unidos, muerte a Israel”, coreaban.

En Teherán, cientos de personas se manifestaron contra Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel, quemando las banderas de los tres países frente a la Embajada del Reino Unido y expresando su apoyo a los habitantes de Gaza y Yemen, según pudo comprobar un periodista de la AFP. En Gaza, los palestinos elogiaron el apoyo de los hutíes y condenaron a Gran Bretaña y Estados Unidos.

"Nadie está con nosotros excepto Yemen", dijo Fouad al-Ghalaini, uno de los cientos de miles de palestinos que quedaron sin hogar por el bombardeo israelí de la ciudad de Gaza.

Estados Unidos lleva a cabo nuevos ataques en Yemen
Comentarios