sábado 28/5/22

Las fuerzas del Gobierno de Yemen han confiscados explosivos plantados por militantes hutíes, alineados con Irán, en plantaciones de palmeras cerca de la ciudad costera de Hodeidah, según informaron este domingo fuentes militares.

Las fuerzas progubernamentales, conocidas como los Batallones de los Gigantes, señalaron que los explosivos fueron hechos por hutíes bajo supervisión iraní. Los explosivos tomaron la forma de troncos de palmeras. Los ingenieros vinculados a las fuerzas desactivaron los explosivos, agregaron.

Los hutíes han plantado cientos de miles de minas terrestres y explosivos en la costa oeste de Yemen para obstaculizar el avance de las fuerzas gubernamentales en la región, lo que ha resultado en muertes de civiles.

Los extremistas también utilizaron un misil balístico de fabricación iraní para golpear el área de Al Manther en Hodeidah. El acto fue en respuesta a la oposición de los locales a la presencia de las milicias radicales en la zona.

Los rebeldes hutíes han sido repetidamente acusados de usar a civiles como escudos humanos en la guerra de Yemen, que dura ya más de tres años.

Hodeidah es estratégicamente importante debido a su puerto, que es un salvavidas para millones de yemeníes, ya que es por donde entra la mayoría de las importaciones comerciales y suministros de socorro.

En las últimas semanas, las fuerzas gubernamentales, apoyadas por la Coalición liderada por Arabia Saudita, han intensificado el bombardeo sobre los rebeldes hutíes en Hodeidah y sus alrededores, que ha estado bajo el control de las milicias desde octubre de 2014.

La Coalición acusa a los hutíes de utilizar el puerto de Hodeidah para obtener armas de sus patrocinadores iraníes, así como de confiscar la ayuda destinada a los yemeníes para mantener sus esfuerzos de guerra.

En marzo de 2015, la Alianza liderada por Arabia Saudita intervino en Yemen a petición de su gobierno internacionalmente reconocido después de que los hutíes avanzaran en la ciudad sureña de Adén, la capital temporal del país después de que los rebeldes tomaron la capital Saná meses antes.

En los últimos meses, Adén ha sido testigo de una serie de ataques contra funcionarios y clérigos.

Unos hombres armados desconocidos mataron a tiros este domingo a un alto funcionario de seguridad en Adén, según informaron medios yemeníes.

Los agresores abrieron fuego contra el coronel Fadl Sael, jefe del Departamento de Combate a las Drogas en la ciudad portuaria, dijeron testigos locales. Sael y dos escoltas fallecieron en el acto. Nadie ha reivindicado la responsabilidad del ataque.

Explosivos en forma de palmera, confiscados en Yemen
Comentarios