lunes 17/1/22

Autoridades iraníes y árabes del Golfo se reúnen en la Conferencia de Bagdad

La rivalidad entre EEUU e Irán llevó a Oriente Medio al borde de la guerra tras la muerte de Soleimani
Una imagen de los asistentes a la Conferencia de Bagdad. (WAM)
Una imagen de los asistentes a la Conferencia de Bagdad. (WAM)

Funcionarios iraníes y representantes árabes del Golfo se reunieron este sábado en Bagdad al margen de una cumbre regional que Irak esperaba alentaría a sus vecinos a hablar entre ellos en lugar de ajustar cuentas en su territorio.

Las reuniones se producen meses después de que los enemigos regionales Irán y Arabia Saudita reanudaran las conversaciones directas en Irak que no han logrado ningún avance, pero han ayudado a compensar la escalada de tensión en Oriente Medio.

La seguridad de Irak ha mejorado en los últimos años, pero todavía está plagada de rivalidades entre las grandes potencias, corrupción desenfrenada entre sus propios políticos y milicias fuertemente armadas. La competencia por la influencia en Oriente Medio entre Irán por un lado y los Estados Unidos, Israel y los estados árabes del Golfo por el otro ha convertido a Irak en el escenario de ataques contra las fuerzas estadounidenses y asesinatos de líderes paramilitares iraníes e iraquíes. Las tensas relaciones dentro de la región también han provocado interrupciones en el suministro mundial de petróleo con ataques a las instalaciones petroleras de Arabia Saudita, a los que se culpó pero negó Teherán.

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Hossein Amirabdollahian, se reunió con sus homólogos de Kuwait y Emiratos Árabes Unidos el sábado, dijeron funcionarios de los dos estados del Golfo Arábigo, pero no proporcionaron más detalles. No hubo indicios de reuniones directas entre Irán y Arabia Saudita, pero Irak dijo que las conversaciones entre los dos países, que comenzaron en abril, continuaban.

Los jefes de estado que asistieron incluyeron al presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi, el rey Abdullah de Jordania, el emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad al-Thani y el presidente francés Macron. Kuwait y Emiratos Árabes Unidos enviaron a sus jefes de gobierno y Turquía a su ministro de Relaciones Exteriores.

Macron debía quedarse un día más, reunirse con los líderes iraquíes y visitar las fuerzas especiales francesas que luchan contra los insurgentes del Daesh.

El Irán musulmán chiíta y la Arabia Saudita sunita, rivales desde hace mucho tiempo por el dominio regional, enviaron a sus ministros de Relaciones Exteriores. Los dos países reanudaron las conversaciones directas en Irak en abril de este año, pero esas reuniones no arrojaron avances. Los organizadores de la cumbre de Bagdad dijeron que no esperaban ningún avance diplomático. "Conseguir que estos países se sienten alrededor de la mesa, será un logro suficiente", dijo un funcionario del Gobierno iraquí, según informó la agencia de noticias Reuters.

Los funcionarios iraníes han dicho que están más centrados en el resultado de las conversaciones en Viena con las potencias occidentales sobre el programa nuclear de Irán y las sanciones internacionales. "La reunión en Irak ... sólo se centra en Irak y en cómo los países de la región pueden cooperar para ayudar a Irak", dijo a Reuters un funcionario iraní antes de la cumbre de Bagdad.

La rivalidad entre Estados Unidos e Irán llevó a Oriente Medio al borde de la guerra después de que Estados Unidos, bajo el ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, mató al cerebro militar iraní Qassem Soleimani en un ataque con drones en el aeropuerto de Bagdad en 2020. Las milicias respaldadas por Irán han lanzado ataques con cohetes y drones cada vez más sofisticados contra las fuerzas estadounidenses estacionadas en Irak, y también han disparado drones contra Riad. Arabia Saudita ha culpado a Irán de los ataques a sus instalaciones petroleras, una acusación que Teherán niega. La retirada militar estadounidense en Irak y las nuevas conversaciones nucleares con Irán instigadas por la administración del presidente Joe Biden han llevado a Riad a favorecer el compromiso con Irán como una forma de contener las tensiones sin abandonar sus preocupaciones de seguridad.

Antes de la cumbre, el vicepresidente de Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum, se reunió con al-Thani de Qatar y lo describió como un "hermano y amigo" en una señal de los lazos cálidos entre los rivales del Golfo. Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto en 2017 rompieron lazos con Qatar por acusaciones de que apoya el terrorismo, una amplia referencia a los grupos islamistas, que Qatar negó. Desde un acuerdo en enero, Riad y El Cairo han restablecido las relaciones diplomáticas. Abu Dhabi y Manama aún no lo han hecho.

Para complicar el panorama de la seguridad en Irak, las tropas turcas están luchando contra los separatistas kurdos en el norte. Su presencia ha provocado disparos de cohetes de las milicias alineadas con Irán.

Autoridades iraníes y árabes del Golfo se reúnen en la Conferencia de Bagdad
Comentarios