sábado. 15.06.2024

Nueva epidemia asola Yemen. La gripe porcina amenaza el país en paralelo con la destrucción sistemática del sector de la salud por ataques y saqueos de la asistencia médica proporcionada por terceros.

La capital Saná registró una alta tasa de mortalidad por influenza (H1N1) o lo que se conoce como gripe porcina, según fuentes médicas, que atribuyeron la causa de la propagación de la enfermedad a un bajo nivel de higiene y acumulación de desechos.

El Ministerio de Salud en el Gobierno de los hutíes registró 590 casos de gripe porcina, incluyendo 121 muertes hasta el momento. También destacó que la epidemia se encuentra en un estado de expansión a pesar de las acciones de las autoridades de salud para contenerla, según el comunicado del Ministerio que recoge el portal Al Arabiya.

Una fuente médica informó de una nueva muerte este miércoles por la enfermedad en la provincia central de Ibb, que ocupa el tercer lugar en casos después de Saná y Amran.

El brote de la plaga coincidió con la ruptura del alcantarillado en varios distritos de la capital, Saná, en un momento en que las autoridades de facto no están tomando ninguna acción para poner fin al desastre ambiental.

Por otro lado, las milicias continúan saqueando suministros médicos internacionales y comercializándolos en el mercado local, mientras que los equipos sanitarios de las organizaciones de salud en áreas de control de los rebeldes están impidiendo campañas de vacunación contra las epidemias.

La gripe porcina es una enfermedad viral muy contagiosa y grave que afecta a los cerdos y puede transmitirse a los seres humanos y de persona a persona.

La gripe porcina amenaza las zonas de Yemen controladas por los hutíes