sábado. 04.02.2023

El presidente de Yemen critica al enviado de la ONU por posicionarse del lado rebelde

El Ejecutivo yemení ha acusado a Griffiths de hacer la vista la gorda en la entrega de los puertos
A la izquierda el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, el presidente yemení, Abdo Rabbu Mansur Hadi, en Adén.
A la izquierda el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, el presidente yemení, Abdo Rabbu Mansur Hadi, en Adén.

El presidente del Yemen, Abdo Rabu Mansur Hadi, envió una carta al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la que critica a su enviado especial para este país, Martin Griffiths, y le da una "última oportunidad" para cambiar lo que considera una visión parcial en favor de los hutíes.

En una misiva de cinco páginas difundida este viernes a los periodistas, Hadi acusa al británico Griffiths de "minar las oportunidades de paz" y advierte a Guterres de que podría dejar de tratar con su enviado en caso de continuar "tomando partido" por los rebeldes. "No puedo aceptar más las continuas violaciones cometidas por su enviado especial, que ponen en peligro las oportunidades para una solución", afirma Hadi.

Además, da a Griffiths “una última oportunidad final" para dejar de posicionarse del lado de los hutíes.

Hadi critica al enviado por tratar a los rebeldes "como un gobierno de facto y ponerlos al mismo nivel que al gobierno elegido".

Considera que el "pobre conocimiento de la naturaleza del conflicto yemení, fundamentalmente las actitudes sectarias, ideológicas y políticas de los rebeldes hutíes" por parte de Griffiths, le hacen no apto para el puesto.

La tensión entre el Gobierno yemení y el enviado se disparó después de que el representante de la ONU avalara la retirada unilateral de los hutíes de tres puertos en el mar Rojo, uno de ellos el estratégico de Al Hodeidah, a mediados de mes.

El funcionario de Naciones Unidos avaló el pasado día 15 ante el Consejo de Seguridad de la ONU la entrega unilateral de los puertos por parte de los hutíes, lo que calificó de "señales de esperanza" para el conflicto en el Yemen.

Miembros del Ejecutivo yemení han acusado a los hutíes de hacer la entrega de los puertos a guardacostas bajo su control y han culpado a Griffiths de hacer la vista la gorda con los rebeldes.

Martin Griffiths fue nombrado como enviado especial en febrero del año pasado en sustitución de Ismail Uld Sheij Ahmed, quien estuvo en el cargo durante tres años.

Con la mediación del británico, hutíes y Gobierno yemení se reunieron en diciembre del año pasado en Suecia, donde llegaron a una serie de acuerdos, entre ellos, la retirada de los militares de la ciudad de Al Hodeidah, uno de los enclaves más importantes bajo control de los rebeldes.

El conflicto del Yemen comenzó en 2014, cuando los hutíes ocuparon Saná y otras provincias del país y desalojaron del poder a Hadi, que sigue siendo reconocido por la comunidad internacional frente a los hutíes, a los que apoya Irán.

La crisis se intensificó hasta convertirse en un conflicto internacional cuando en marzo de 2015 Arabia Saudita se involucró en la guerra al frente de una Coalición de países árabes, entre ellos Emiratos Árabes Unidos, en favor de Hadi.

La ONU ha reiterado que la del Yemen es la mayor crisis humanitaria del planeta, y que un 75% de sus 30 millones de habitantes depende de la asistencia humanitaria para sobrevivir. 

El presidente de Yemen critica al enviado de la ONU por posicionarse del lado rebelde
Comentarios