miércoles 19/1/22

“Sensaciones positivas” en la primera reunión para salvar el acuerdo nuclear con Irán

El principal negociador nuclear de Irán, Ali Bagheri Kani. (Twitter)
El principal negociador nuclear de Irán, Ali Bagheri Kani. (Twitter)

Las potencias nucleares, integradas por Rusia, Reino Unido, Francia y China, se sentaron este lunes en Viena para retomar las conversaciones con Irán con el objetivo de intentar salvar el acuerdo nuclear firmado en 2015. El tema principal tratado fue el retiro de las sanciones a Teherán, aunque en la reunión el gran ausente fue Estados Unidos.

Las sensaciones son positivas tras la primera toma de contacto en meses, pero aún queda mucho que dialogar. Las potencias nucleares comenzaron este lunes la ronda de reuniones con Irán para intentar salvar el acuerdo nuclear de 2015, que impediría que la nación persa desarrolle su propio arsenal nuclear, algo que la comunidad internacional considera un peligro.

Las conversaciones para reflotar el pacto llevaban meses paralizadas, por lo que urgía tomar cartas sobre el asunto antes de que el histórico entendimiento comenzara a agonizar. La situación es mucho más crítica que en el año 2015. Aunque Irán se comprometió a no desarrollar sus armas atómicas, lo ha estado haciendo desde que Estados Unidos decidiera salirse del acuerdo durante el mandato del expresidente Donald Trump.

El movimiento político del republicano fue lo que dinamitó la confianza de Teherán y lo que ha hecho que este histórico acuerdo tenga que volver a ser negociado, aunque ahora bajo otras condiciones. Irán es liderado por el ultraconservador Ebrahim Raisi y el principal punto de discusión es el levantamiento de las sanciones.

Durante esta primera jornada, los negociadores de los países nucleares destacaron que Irán se negó a establecer acuerdos en ningún punto hasta que se comenzara a eliminar todo el órdago de sanciones que recaen sobre el país y que están lastrando su economía desde 2018. Los presentes en la mesa se comprometieron a crear grupos de trabajos que estudien eliminar progresivamente estas sanciones, algo que Teherán celebró.

"Mañana por la mañana comenzará el grupo de trabajo para el levantamiento de las sanciones ilegales y crueles contra Irán. Es un logro considerable que el 4+1 (las cinco potencias) haya aceptado la demanda de Irán de que se traten primero las sanciones y después otras cuestiones", aseguró el jefe negociador iraní, Ali Bagheri Kani.

Sin embargo, el principal implicado en la emisión de estas sanciones hacia la república islámica no estaba sentado en la mesa. Estados Unidos no puede ser pacte activa de las negociaciones a pesar de ser el eje principal del problema y la solución. Al haberse retirado en 2018, la delegación iraní se negó a sentarse junto a los representantes norteamericanos, algo que sin duda entorpece el proceso.

Estados Unidos tiene voz en la mesa a través del representante de la Unión Europea desde que la Administración del presidente Joe Biden decidiera intentar retomar el acuerdo, aunque con algunos matices sobre las sanciones. El demócrata no se ha visto del todo convencido sobre retirar estas sanciones ya que teme el rápido progreso hacia la bomba atómica que ha logrado Irán en estos años.

Las sensación general es que Irán quiere retomar el acuerdo porque durante su breve período -apenas dos años- vivió un corto renacer económico que permitió a su población mejorar sus condiciones. Pero el principal problema es que, al haber avanzado tanto en su programa nuclear, las negociaciones están contrarreloj.

La Casa Blanca, por su parte, lanzó este lunes un comunicado en el que aseguró estar comprometida “con la democracia” y con “intentar salvar el pacto nuclear de 2015”. Así lo dejó saber la portavoz del Gobierno estadounidense Jen Psaki al afirmar que "sin duda, nuestra mejor forma de abordar (las diferencias con Irán) es a través de la diplomacia, ese es el enfoque adecuado”.

Durante los últimos días habían circulado pronósticos pesimistas después de que diplomáticos estadounidenses advirtieran que las señales que se vislumbraban “no eran especialmente alentadoras” y de que el cambio de Gobierno en Irán pueda contribuir al endurecimiento de sus exigencias y a un incumplimiento de lo acordado.

“Sensaciones positivas” en la primera reunión para salvar el acuerdo nuclear con Irán
Comentarios