jueves. 08.12.2022

Trump banaliza con ‘Juego de Tronos’ las sanciones que vuelve a imponer a Irán

"La República Islámica debe comportarse como un país normal”, señaló el secretario de Estado de EEUU
El montaje realizado por Trump en su perfil de Twitter.
El montaje realizado por Trump en su perfil de Twitter.

El gobierno de Trump anunció este viernes la reimposición de todas las sanciones de EEUU a Irán que se habían levantado en virtud del acuerdo nuclear de 2015, aumentando la presión económica sobre la República Islámica cuando el presidente Donald Trump completó el desenlace de lo que había sido uno de los logros de su antecesor en política exterior.

Las sanciones, que entrarán en vigencia el lunes, abarcarán los sectores de envío, financiero y energético de Irán y son el segundo lote que la administración ha vuelto a imponer desde que Trump se retiró del acuerdo histórico en mayo. El retroceso termina con la participación de los Estados Unidos en el acuerdo nuclear, que ahora está en suspenso ya que Irán ya no disfruta de ningún alivio de las sanciones impuestas por la economía más grande del mundo. Poco después del anuncio, Trump twitteó una imagen similar a un póster de Juego de Tronos donde aparece él mismo saliendo de la niebla con la frase “Las sanciones vienen el 5 de noviembre”.

Con excepciones limitadas, las sanciones afectarán a los países que no dejan de importar petróleo iraní y firmas extranjeras que hacen negocios con entidades iraníes incluidas en la lista negra, incluido su banco central, varias instituciones financieras privadas y empresas portuarias y marítimas estatales. Como cientos de funcionarios iraníes individuales.

El secretario de Estado Mike Pompeo dijo que las sanciones están “destinadas a alterar fundamentalmente el comportamiento de la República Islámica de Irán”. Pompeo ha emitido una lista de 12 demandas que Irán debe cumplir si quiere que se levanten las sanciones. Entre ellos se incluye el fin del apoyo al terrorismo y la participación militar en Siria y el cese total de su desarrollo de misiles balísticos y nucleares. “Nuestro objetivo final es obligar a Irán a abandonar de forma permanente sus actividades proscriptas bien documentadas y comportarse como un país normal”, dijo Pompeo a los reporteros en una conferencia telefónica con el secretario del Tesoro Steven Mnuchin. “Máxima presión significa máxima presión”.

Pompeo dijo que ocho naciones recibirán exenciones temporales que les permitirán seguir importando productos petrolíferos iraníes por un período limitado a medida que avanzan para terminar con esas importaciones por completo. Dijo que esos países, que según otros funcionarios incluirían aliados de Estados Unidos como Turquía, Italia, India, Japón y Corea del Sur, hicieron esfuerzos para eliminar sus importaciones, pero no pudieron completar la tarea para el lunes. Las exenciones, que se anunciarán el lunes, serán válidas durante seis meses, durante los cuales el país importador podrá comprar petróleo iraní, pero deberá depositar los ingresos de Irán en una cuenta de garantía. Irán puede gastar el dinero pero solo en una limitada gama de artículos humanitarios. Pompeo dijo que dos de los ocho países reducirían las importaciones a cero en unas semanas.

Mnuchin dijo que 700 compañías y personas iraníes más se agregarían a las tiradas de sanciones. Dijo que incluiría a más de 300 que no se habían incluido en las sanciones anteriores. “Estamos enviando un mensaje muy claro con nuestra campaña de máxima presión: que los Estados Unidos tienen la intención de imponer agresivamente nuestras sanciones”, dijo.

Los halcones iraníes en el Congreso y en otros lugares probablemente se sentirían decepcionados con las sanciones, ya que habían estado presionando para que no se eliminaran las exenciones de importación de petróleo, así como la desconexión completa de Irán de la principal red internacional de mensajería financiera conocida como SWIFT. Un grupo que ha sido muy crítico con el acuerdo dio la bienvenida a las nuevas sanciones, pero dijo que no debería haber excepciones.

“Alentamos a la administración Trump a cumplir la promesa de una campaña de máxima presión, sin excepciones, hasta que Irán cambie su comportamiento de manera permanente y verificable”, dijo United Against a Nuclear Iran en un comunicado. “Las firmas de petróleo y gas, incluidas las de países amigos como India, Corea del Sur y Japón, no deberían recibir exenciones de sanciones. De manera similar, las entidades financieras, incluido SWIFT, deben romper los lazos con los bancos e instituciones financieras iraníes”.

Mnuchin defendió la decisión de permitir que algunos bancos iraníes permanezcan conectados a SWIFT, y dijo que se había advertido a la empresa con sede en Bélgica que se enfrentaría a sanciones si las instituciones sancionadas tienen permiso para usarla. Y, dijo que los reguladores de los Estados Unidos estarían vigilando de cerca las transacciones iraníes que utilizan SWIFT para garantizar que cualquiera que entre en conflicto con las sanciones de los Estados Unidos sea castigado.

Mientras tanto, Pompeo defendió las exenciones del petróleo y dijo que los esfuerzos de los Estados Unidos por reducir los ingresos petroleros de Irán ya habían tenido éxito. Señaló que desde mayo, cuando EEUU comenzó a presionar a los países para que dejaran de comprar petróleo iraní, las exportaciones de Irán habían caído en más de 1 millón de barriles por día.

El acuerdo nuclear de 2015, uno de los logros distintivos de la política exterior del ex presidente Barack Obama, le dio a Irán un alivio de miles de millones de dólares a cambio de restricciones en su programa nuclear, que muchos creían que estaba utilizando para desarrollar armas atómicas. Trump denunció repetidamente el acuerdo como el “peor de todos” negociado por los Estados Unidos y prometió retirarse de él durante la campaña presidencial de 2016. Trump y otros críticos del acuerdo dijeron que le dio demasiado a Irán a cambio de muy poco, le permitió a Irán reanudar gradualmente la actividad nuclear que eventualmente podría usarse para el desarrollo de armas y no abordó ninguna de las otras actividades problemáticas del país.

Tanto los funcionarios de la era Obama como las otras partes en el acuerdo (Gran Bretaña, China, Francia, Alemania, Rusia y la Unión Europea) lo han defendido con vehemencia. Los europeos montaron un impulso para salvar el acuerdo de la retirada de Estados Unidos, temiendo que las nuevas sanciones impulsen a Irán a retirarse y reanudar todo su trabajo nuclear.

Trump banaliza con ‘Juego de Tronos’ las sanciones que vuelve a imponer a Irán
Comentarios