martes. 21.05.2024

El Ejército y la Policía de Sudáfrica fueron alertados hoy, para rescatar a residentes de miles de cocodrilos que se habían escapado de una granja cuyas compuertas se abrieron debido a las lluvias torrenciales.

Alrededor de 15.000 depredadores salieron de la granja de cocodrilos Rakwena, en el extremo norte del país, cuando los dueños se vieron obligados a abrir las puertas para evitar un accidente por la tormenta, según ha informado el periódico local Beeld.

Algunos de los cocodrilos han sido capturados, pero al menos la mitad sigue en libertad, esparcidos a lo largo y a lo ancho de la provincia. Muchos de ellos han sido encontrados en un campo de rugby escolar a 120 kilómetros de la granja.

La provincia de Limpopo, cercana al lugar del accidente, se ha visto afectada por graves inundaciones que han dado muerte a 10 personas y han dejado sin hogar a muchas otras.

“Antes, sólo había unos pocos cocodrilos en el río Limpopo. Ahora hay muchos más”, ha declarado Zane Langman, hijo del propietario de Rakwena. “En cuanto alguien nos informa que ha visto algún cocodrilo, nosotros vamos a buscarlo”.

Langman ha llegado a utilizar una lancha para rescatar a algunos de los residentes locales que habían subido al techo de un garaje intentando escapar de las inundaciones.

“Cuando llegamos allí, los cocodrilos se encontraban dando vueltas alrededor del garaje”, añadió Langman.

El Ejército ha sido llamado para ayudar a localizar a los reptiles, según ha informado el portavoz policial Hangwani Mulaudzi. “La policía, el ejército, y la gente de la comunidad están ayudando en la captura”, agregó.

Hasta el momento, no hay incidentes relacionados con ataques de cocodrilos, según ha informado la AFP.

15.000 cocodrilos se escapan de una granja