viernes. 21.06.2024

El jefe de la mayor red cibercriminal del mundo ha sido detenido en Dubai gracias a la información facilitada por la Policía española. Se trata de un ruso que se hallaba en los Emiratos Árabes Unidos y que estaban al frente de una red de delincuencia organizada que 'blanqueaba' fondos procedentes de estafas en Internet a nivel mundial, según ha informado el periodista Pedro Águeda en el portar terra.es.

La Policía española también ha detenido en los últimos días a una decena de ciudadanos rusos, georgianos y ucranianos en la provincia de Málaga acusados de integrar la red, que está considerado como la mayor a nivel mundial en ‘ciber crimen’.

La Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) comenzó a investigar a principios de 2012 a raíz de la detección en España de un virus que alertaba falsamente a usuarios de Internet de que habían sido descubiertos por la Policía consumiendo pornografía infantil. El ‘malware’ bloqueaba el ordenador y solicitaba, en nombre de la Policía, el pago de una multa.

En la citada noticia también consta que la Policía recibió un millar de denuncias, aunque solo unos pocos usuarios llegaron a pagar. Los agentes creen, sin embargo, que el virus ha afectado a varios miles de usuarios, la mayoría reticentes a denunciar por hacer el chantaje referencia a un supuesto consumo de pornografía infantil, aunque éste fuera falso.

En los registros efectuados se han encontrado 26.000 euros en metálico, aunque la Policía sospecha que se han podido blanquear varios millones de euros de estafas realizadas en todo el mundo. El virus mutaba y, según de qué país se tratara, aparecía en el ordenador la policía local en el idioma del usuario.

Varias policías europeas perseguían a la red criminal, pero solo los investigadores españoles lograron llegar hasta el ‘coder’, algo así como el difusor del virus a nivel mundial, que es el ruso detenido en Dubai y del que la Audiencia Nacional ha solicitado ya su extradición. Este individuo, que no residía en España, viajó hasta Dubai gracias a un engaño urdido por la Policía española y allí fue detenido en colaboración con las autoridades locales.

La red utilizaba unas tarjetas de crédito creadas para sacar el dinero que habían ingresado en una cuenta los estafados. Los miembros de la red enviaban ese dinero después a Rusia a través de envíos desde locutorios, una práctica de ‘blanqueo’ conocida como ‘pitufeo’, que hace pasar las remesas por dinero de emigrantes. La investigación ha sido coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El juez Javier Gómez Bermúdez ha enviado a prisión a cuatro de los seis ciudadanos rusos detenidos, tres hombres y una mujer, novia de uno de los anteriores, encargada de recibir las tarjetas de crédito desde las que se sacaba el dinero en los cajeros procedente de las estafas. Están acusados de los delitos de blanqueo de capitales y estafa, según fuentes jurídicas consultadas por Terra.

El resto han quedado en libertad tras depositar una fianza de 4.000 euros. Son las novias de los otros dos rusos y otras dos parejas de ucranianos y georgianos, que presuntamente colaboraban en el envío de cantidades superiores a 3.000 euros a Rusia. Entre ellos se encontraban los dueños del locutorio de Benalmádena desde donde se realizaban las transferencias. Ante el juez, este último grupo declaró que desconocían la procedencia del dinero y que se prestaron a realizar los envíos como un favor que les pedían los rusos, según consta en la noticia de terra.es.

Detenido en Dubai el jefe de la mayor red cibercriminal