domingo. 07.08.2022

Una huelga puede paralizar el tráfico ferroviario en España del 31 de julio al 1 de agosto

Los sindicatos que integran el comité de empresa de Adif –el administrador de infraestructuras ferroviarias– han decidido por unanimidad convocar una huelga de 46 horas seguidas desde la una de la noche del 31 de julio hasta las 23.00 horas del 1 de agosto, y están valorando ampliarla a Renfe, según informaron ayer fuentes sindicales y publica el diario ABC.es.

Adif es una entidad pública empresarial dependiente del Ministerio de Fomento y, entre sus cometidos, está la administración de las vías, estaciones, terminales de mercancías, etc... y la gestión de la circulación ferroviaria.

El comité de empresa, integrado por por CC.OO., UGT, CGT, SF (Sindicato Ferroviario) y SCF (Sindicato de Circulación Ferroviaria), ha tomado esta decisión ante «la falta de voluntad negociadora por parte de la empresa para solucionar la situación de los más de 1.000 trabajadores que prestan servicio en el canal de venta, cuyo futuro es necesario definir, máxime teniendo en cuenta la inminente liberalización».

Un portavoz de la empresa afirma que no tiene sentido que, cuando se liberalice el sector, los empleados de Adif vendan los billetes de otras compañías.

Los sindicatos consideran que es fundamental la elaboración de un plan de recursos humanos, «que incluya nuevos ingresos en una compañía con un déficit de más de 5.000 trabajadores, y de viabilidad para los servicios logísticos, así como la convocatoria de un proceso de movilidad voluntario y universal». El comité de empresa entiende que la empresa «pretende imponer una convocatoria de movilidad forzosa que podría suponer desarraigo para 400 trabajadores y una reordenación de las bases de mantenimiento y la inspección visual de vagones a trabajadores a que no les corresponde». Por eso, denuncia que tanto Adif como Renfe tienen las plantillas más reducidas de los ferrocarriles europeos, «rozando niveles insoportables, por lo que se resiente el servicio y la propia seguridad de los trenes».

CC.OO. propone la contratación de 5.560 personas para Adif y de otras 1.139 personas para Renfe, petición que se encuadrada en su conocida política de «defender una empresa pública fuerte, que garantice los niveles de calidad y seguridad que se necesitan y que, según el sindicato, se están perdiendo».

Desde la empresa insisten en que «mantenemos abiertas las líneas de diálogo». Prueba de ello «es que la compañía se ha reunido 15 veces con el comité». Tras subrayar que en ningún momento se habla de eliminar puestos de trabajo, confían en que se pueda desconvocar el paro.

Una huelga puede paralizar el tráfico ferroviario en España del 31 de julio al 1 de agosto
Comentarios