martes 18/1/22

Mujer de mediana edad sola en Emiratos

"Perdonen si el título les lleva a engaño, no quiero poner un anuncio buscando pareja, solo compartir mis experiencias en esta maravillosa tierra que es EAU"
Mujer camina en solitario por el desierto. (pxhere.com)
Mujer camina en solitario por el desierto. (pxhere.com)

Cuando hace años mi compañía me ofreció venir a trabajar a Emiratos Árabes Unidos (EAU), para ser sincera, no me lo pensé mucho, las condiciones eran buenas y el país traía a mi mente imágenes de aventura, misterio y… las mil y una noches.

Mis compañeros me tomaron por loca e imprudente cuando se lo comuniqué. Me decían: "Cómo vas a ir a Emiratos Árabes tú, una mujer divorciada con un hijo". Pensaban que me obligarían a ir tapada de pies a cabeza, que no podría salir sola a ningún lado etcétera, etcétera... Qué extrañas imágenes tenemos de países y culturas que desconocemos. Y, la verdad, es que EAU era todo un misterio para mi.

Esos comentarios me preocuparon un poco, no voy a mentir, pero solo un poco, aún así hice lo propio y busqué online en las páginas de expatriados en EAU opiniones de los que ya estaban viviendo aquí. Y todas eran fantásticas. Hablaban de lujo, comodidad y grandes experiencias y nada que ver con lo que mis compañeros me habían dicho. Claro que, esas opiniones muy positivas, venían de hombres solos o de mujeres casadas, no encontré ninguna acerca de una mujer de mediana edad con un hijo y un perro

No me importó. Pensé que desde fuera las cosas se ven muy distintas y tenía el pálpito de que mudarme a EAU era una sabia decisión.

Todo eran ventajas: podría continuar enviando a mi hijo a un colegio internacional, tendría una casa, un trabajo que me atraía mucho. Tendría todo eso que estaba pagando con mucho esfuerzo y además podría conocer una nueva cultura y aprender cómo se hacen las cosas en un país tan avanzado como este.

Y, quién sabe, a lo mejor podría perderme un día en las arenas del desierto y encontrarme con alguien parecido a Lawrence de Arabia… Soñar no cuesta nada.

Así que no lo pensé dos veces y organicé la mudanza. Eso sí que fue una pesadilla. Tomé a mi hijo, al que soborné con una bicicleta nueva en cuanto llegamos a Dubai, compré un transportín para mi perro y aterrizamos un día en febrero de 2014 a las cuatro de la madrugada en el aeropuerto de Dubai. Mi hijo, mi perro y yo.

Hace un par de meses cociné mi primera paella en el desierto. Estaba con unos amigos, españoles como yo, y no podía creer que hubieran pasado ya siete años.

Confieso que no vi en los blogs de expatriados ninguna opinión sobre cómo vivía una divorciada, de mediana edad y sola, en Emiratos Árabes. Es por ello que, a lo mejor, los siguientes artículos pueden ayudar a alguna mujer en similares circunstancias. Y si no, pues será una retrospectiva de mi vida aquí.

Mujer de mediana edad sola en Emiratos
Comentarios