jueves. 13.06.2024

Evento

Diálogo musical entre los clásicos españoles y el tango argentino con Antonio Serrano y Constanza Lechner

'Clásicos españoles y argentinos' estará el 24 de febrero en el Dubai Millennium de Expo Dubai 2020
24/2/22 a 24/2/22
Dubai Millennium, Expo 2020 Dubai
Constanza Lechner y Antonio Serrano.
Constanza Lechner y Antonio Serrano.

Antonio Serrano, uno de los mejores armonicistas del mundo, y la pianista Constanza Lechner ofrecerán el concierto 'Clásicos españoles y argentinos', un programa que viaja de España a Argentina con temas de Falla, Granados, Sarasate, Guastavino y Piazzolla. El concierto tendrá lugar el 24 de febrero en el Dubai Millennium y forma parte de la programación cultural del Pabellón de España en Expo Dubái 2020.

El programa de 'Clásicos españoles y argentinos', basado en el disco de título homónimo publicado por el dúo en 2021, se sitúa entre dos idiomas musicales, el español y el argentino, fundamentados en una fuente inagotable de tradición musical.

El concierto está dividido en dos partes; la primera, dedicada a obras de renombrados compositores españoles; y la segunda, abordando la inevitable temática del tango, a través de dos de los compositores argentinos más destacados. Para ello, el dúo elige composiciones que tienen un sonido folklórico distintivo y reconocible, y que han fascinado a públicos de todo el mundo.

El concierto comienza con 'Recuerdos de la Alhambra', conocida pieza para guitarra clásica de Francisco Tárrega, una de las grandes figuras de la guitarra española. Caracterizada por su técnica de trémolo para el instrumento original para el que fue compuesta, se convierte en una pieza nueva y fresca cuando es interpretada con la armónica, como si se escuchase por primera vez.

A continuación la 'Danza Española nº5', también conocida como Andaluza, obra en la que el flamenco sirvió de inspiración a Enrique Granados, autor que alcanzó la fama a través de sus composiciones para piano. Probablemente compuso sus 12 Danzas Españolas en París, entre 1887 y 1889, y las terminó en Barcelona, recibiendo multitud de elogios de sus colegas más veteranos.

Seguidamente, Serrano desafía las posibilidades de la armónica al interpretar una de las piezas más difíciles del repertorio violinístico: la rápida y virtuosa 'Zapateado', que trata de representar musicalmente los ágiles movimientos de pies de los bailaores flamencos. Contrastando con esta, le sucede la 'Playera', más lenta, y con un carácter casi improvisador del violín. Ambas pertenecen a las Danzas españolas Op. 23 de Pablo de Sarasate, uno de los más grandes virtuosos del violín de finales del siglo XIX. Uno de los segmentos importantes del concierto está dedicado a uno de los mejores compositores españoles de todos los tiempos, Manuel de Falla. De su obra interpretan la 'Danza Española nº1' de 'La vida breve', obra que combina el verismo y el impresionismo con una influencia dominante del folklore, y la 'Danza Ritual del Fuego', composición popular del ballet 'El Amor Brujo', escrita entre 1914 y 1915 y que fue concebida a partir del extraordinario conocimiento que Falla tenía de la música popular y del “cante jondo”.

Al igual que sus predecesores españoles, Carlos Guastavino y Astor Piazzolla encontraron inspiración en la música popular de su país y la hicieron trascender. "Compongo música porque la amo. Amo la melodía, amo cantar”. Guastavino representa un nacionalismo refinado, nostálgico y emotivo, y mezcla con gran maestría la música popular con el idioma romántico. Dejó escritas más de 500 composiciones; sin embargo, fueron sus canciones las que le dieron la fama. Su capacidad para concentrar toda la intensidad de un momento específico en el formato breve de la canción, se expresa claramente tanto en Encantamiento como en En los surcos del amor. La canción 'Se equivocó la paloma', escrita en 1941 con el texto 'La Paloma' del poeta Rafael Alberti, mantiene un ambiente similar.

Para el tramo final del concierto, el dúo elige la música de Astor Piazzolla, un compositor que, en su tratamiento del folklore, fue incluso un paso más allá, mezclando el tango argentino no solo con la música clásica sino también con el jazz, creando un estilo híbrido completamente novedoso, conocido como “tango nuevo”. Así, por ejemplo, 'Adiós Nonino', el hermoso y emocionante tango escrito en 1959 durante la gira del compositor por Nueva York con motivo del fallecimiento de su padre (Nonino); y Oblivion, compuesta mucho más tarde, en 1984, como partitura para la película Enrique IV, de Marco Bellocchio, representa el tango argentino en su forma más clásica.

Del mismo modo, 'Fracanapa', escrita en 1963, se basa en la antigua tradición, mezclando diferentes influencias, desde la milonga hasta la yumba de Pugliese. Y para concluir este concierto con energía, 'Libertango', compuesta en Milán en 1974, aparece como la pieza más representativa del tango nuevo, vistiendo a este de un sonido completamente fresco.