sábado 27/11/21

Humildad

"La humildad es el acto sublime de permitir que otro se suba en mis hombros para que pueda ver de lejos lo que yo vi"

Rodrigo entró al escenario llevando una antorcha encendida como si estuviera en los juegos olímpicos

El salón de conferencias estaba atiborrado de gente, todos se pusieron de pie y empezaron a aplaudir al ver a Rodrigo ingresar al salón con la “antorcha olímpica” en alto. Hombres y mujeres de negocio, atletas y grandes personalidades del mundo empresarial se preparaban para la conferencia que en contados momentos iniciaría, todos estaban a la expectativa. Se podía sentir en el ambiente ese aire de emoción.

La audiencia continuó aplaudiendo por un largo rato, de pronto todos se sentaron y se hizo un silencio sepulcral. Sosteniendo la antorcha en su mano derecha y con la mirada fija en el público. Rodrigo inició la conferencia:

-Mi conferencia será muy corta hoy-

Estaba bastante sorprendido al escucharlo decir esas palabras, sus conferencias normalmente se extendían hasta tres y cuatro horas, mis pensamientos empezaron a acelerar mi corazón.

- Les he invitado hoy porque ha llegado el momento de decir adiós-…

Un frío intenso empezó a recorrer todo mi cuerpo y sentía que el corazón se me salía, las manos me empezaron a sudar, me rascaba la cabeza y me costaba controlar los nervios.

"La despedida es el momento más esperado de toda mi carrera"

Este no es el momento más triste de mi vida por ser una despedida, por el contrario es el momento más esperado de toda mi carrera. Al volver la vista atrás puedo ver el largo camino que he recorrido en este viaje y la cantidad de kilómetros de enseñanzas que cada uno de ustedes ha tatuado en mi memoria, este es el momento cuando las palabras sobran y son los hechos los que deben hablar. Mi carrera ha llegado a su fin y estoy aquí para decirles.

¡Gracias!

Hace algunos años atrás, cuando la juventud me acompañaba y la fuerza de mis piernas me lo permitía, fui invitado a correr una carrera de relevos que tenía como fin una noble causa, cada participante debía correr cierto número de kilómetros llevando consigo esta antorcha encendida, para luego entregarla al siguiente participante que estaba esperando al final del recorrido, tuve el privilegio de ser el último participante en recibir la antorcha y como premio se me permitió quedarme con ella, desde entonces la he conservado como símbolo de la carrera de relevos de aquel día en el que decidí participar.

"Ha terminado mi recorrido y llegó el momento de entregar la antorcha encendida a otro con más vigor y energía para que continúe la carrera"

Hoy ha terminado mi recorrido y llegó el momento de entregar la antorcha encendida a otro participante con más vigor y energía para que continúe la carrera, su objetivo será mantener la antorcha encendida durante todo el trayecto que debe recorrer y cuando llegue el momento entregarla al siguiente participante.

Señoras y señores quiero presentarles a mi gran amigo y compañero de carrera…

Ernesto Brown.

Mis nervios se crisparon, me puse de pie, mis piernas flaqueaban y en un esfuerzo por no caerme, me dirigí lentamente al escenario, me acerqué a Rodrigo, me dio un fuerte abrazo y me entregó el emblemático símbolo que seguía encendido, la audiencia se puso de pie y todos al unísono ovacionaron el noble gesto de humildad de Rodrigo, hizo una venia ante la concurrida audiencia. Bajó del escenario y ocupó la silla donde momentos antes me había sentado, las miradas se fijaron en mí, estaba atónito, enmudecido, sin palabras, todo mi cuerpo temblaba, el silencio volvió de nuevo a invadir el escenario, traté de sostener la antorcha lo más fuerte que pude para evitar que mis manos temblorosas la dejaran caer, tomé una bocanada de aire para ver si al hacerlo las fuerzas me volvían y me dirigí a la audiencia expectante de enseñanza.

- Mantener la llama encendida de esta antorcha no será nada fácil, cada uno de nosotros representa la llama de nuestros sueños, anhelos y deseos que en el transcurrir de la carrera de la vida tratamos de perseguir y alcanzar durante este viaje.

Algunos se cumplirán y otros pasarán al olvido, pero sólo uno será siempre el que nos cause desvelos, trasnochos, desvaríos y ansiedad para lograrlo. Ese será el sueño de tu vida, por el que lucharás hasta el cansancio por descubrir, el que no te dejará dormir, el que cada día vas a querer alcanzar y hacerlo el lema de tu carrera.

No importa cuál sea ese sueño, no importa como lo llames o que título le pongas, mientras sueñes, la llama siempre se mantendrá encendida y nunca se extinguirá.

La llama de tu sueño arderá mientras abraces el deseo de hacerlo realidad.

"Soñar lo que nos es difícil alcanzar es el reto de un empresario, de un atleta, de un líder, de un orador, de un ser humano"

Soñar lo que nos es difícil alcanzar es el reto de un empresario, de un atleta, de un líder, de un orador, de un ser humano que ha decidido correr esta carrera de relevos con obstáculos, más no de velocidad y decide aprender a caerse y levantarse sin desmayar hasta que logra llegar a la meta donde le espera una medalla, un trofeo, una distinción, un ramo de flores o simplemente una merecida y muy sencilla felicitación.

En esta carrera no hay vencedores ni vencidos, pues es una carrera contra ti mismo, contra tus miedos, tus angustias, tus debilidades, tu ego, y el único rival a vencer para lograr el auténtico sueño de tu vida, serás tú mismo.

No existe ninguna fórmula mágica para lograr tu sueño, todo está dentro de ti mismo, siempre ha estado ahí esperando que emprendas la carrera y te dejes llevar por la pasión de alcanzar la meta, disfrutando el panorama del recorrido.

Hoy me han entregado esta antorcha encendida para continuar el sueño que un día un hombre soñó y hasta hoy con honor y coraje cumplió. Tuvo la valentía suficiente para que en un acto de humildad me permitiera subirme en sus hombros para que ahora pueda ver más lejos de lo que el vio.

¡Creer que esta antorcha que me acaba de entregar es mía, es igual de necio a pretender perpetuarse en él poder!

Así que hoy revelaré mi sueño por el cual lucharé hasta verlo hecho realidad:

¡MI SUEÑO ES HACER REALIDAD TU SUEÑO!

La audiencia se puso de pie y aplaudió mi intervención, no podía creer lo que mis ojos estaban viendo, me sentí el hombre más privilegiado del mundo al ver que lo había logrado, que si era posible lograrlo, mis nervios habían desaparecido, mi cuerpo había entrado en calor por los aplausos de los asistentes, al bajar del escenario las manos de mis oyentes estrechaban las mías y sentí una calurosa bienvenida.

La noche se hizo larga, me fue imposible conciliar el sueño, mi mente pasaba como un flash todos los recuerdos de tan inolvidable viaje.

Amanecía y aún permanecía despierto, la euforia de lo sucedido la noche anterior estaba todavía latente en mi mente, necesitaba ver a Rodrigo, no estaba seguro si había escuchado cuando revelé mi sueño, pero aún faltaba decirle con quien iba a compartir mi sueño, esa era la segunda parte importante del viaje y quería darle una respuesta.

Empaqué las maletas para dejar el hotel, bajé a la recepción y pregunté por Rodrigo:

- ¿Sabe usted si el señor Rodrigo Pérez ha bajado ya de su habitación?

- El señor Rodrigo se marchó anoche, le ha dejado este sobre…

Me sorprendí mucho con la respuesta del hombre de la recepción, mis pensamientos se confundieron y no supe que decir…

Tomé el sobre… lo abrí… había una nota y unos billetes…

La nota decía:

Mantén el ritmo y lo lograrás. El dinero es la recompensa por haber encontrado tu sueño.

Atentamente;

Rodrigo.

Tomé un taxi, me dirigí al aeropuerto para abordar el avión. Aproveché para dormir durante todo el viaje, el cansancio era tal, que me desperté cuando el piloto anunciaba que estábamos listos para aterrizar.

Entregué el pasaporte al oficial de la aduana…

- Bienvenido a Haití. ¿Cuál es el propósito de su viaje?...

- Vengo a buscar unos ojos azules que me hicieron soñar…

------------------------

Capítulo 'Humildad' del libro 'EL VIAJE', una fascinante travesía por el mundo del liderazgo y el anhelo de realizar los sueños. Escrito por Farid Lozada, CEO de Abbacol, en el año 2015. Si desea adquirir el libro lo puede hacer en este link.

Humildad
Comentarios