lunes. 26.09.2022

Guadalajara de Buga, Ciudad Señora

Muchos colombianos la llevamos en el corazón y en las plegarias porque es uno de los sitios de peregrinación obligada
Perspectiva urbana de Guadalajara de Buga. (Fuente externa)
Perspectiva urbana de Guadalajara de Buga. (Fuente externa)

Si uno escribe Guadalajara, a la mente del latinoamericano llega la asociación con la ciudad mexicana, capital de Jalisco, seguramente si es español se relacionará con la urbe que originó esta denominación. En cambio si uno dice Guadalajara de Buga, no muchos reconocerán el nombre completo de una de las ciudades más importantes del Valle del Cauca, que los colombianos conocemos simplemente como Buga. Hoy hablaremos de esta bella y para algunos desconocida ciudad colombiana.

Por ello es más que resaltable que un ilustre extranjero como Erundino Alonso, tenga un conocimiento tan amplio de la ciudad, que no debe extrañar, porque el español debería llamarse Erudito Alonso, porque es una persona tan culta que prácticamente conoce de todo. Erundino hace parte de la nómina del concurso El Cazador y recientemente poco tuvo una bonita interlocución con un concursante colombiano, el joven colega diplomático Héctor Fabio Guerrero, oriundo de Buga, a quien felicito por su valentía al presentarse a este tipo de programas culturales, ojalá persista.

Sea la oportunidad para comentar sobre una ciudad que muchos colombianos llevamos en el corazón y en las plegarias, porque es uno de los sitios de peregrinación obligada, pues la imagen que se guarda en su basílica, no en vano se le conoce como el Señor de los Milagros. Pero vamos al origen, porque sin duda es una de las ciudades con más historia de Colombia, no en vano tuvo tres fundaciones en fechas diferentes, siendo reconocida la realizada en 1557, cuando recibe el nombre oficial de Guadalajara de Buga, porque la cruza el río Guadalajara y además era la patria chica del gobernador Luis de Guzmán, quien ordenó su tercera fundación. Casualmente el río también se llamó Piedras y explicaremos la curiosidad.

Guadalajara es una denominación de origen árabe y los especialistas no se ponen de acuerdo en el significado, siendo aceptado “río de piedras”, y da nombre a la ciudad española ubicada en el centro de España, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, fundada en el siglo VIII por árabes y que es tan cercana al corazón del amigo Erundino. Mientras que Buga, al parecer viene de un término indígena del pueblo Bugabá, que significaría “lugar de la lanza”. Como era frecuente en la época colonial, los conquistadores españoles fusionaban los nombres indígenas con referentes en castellano. Que originalmente la principal fuente de agua de Buga fuera el río Piedras y luego se llamara Guadalajara, encierra una interesante casualidad o causalidad.

Buga fue muy activa durante la independencia, fue parte de lo que se llamó las ciudades confederadas del Valle del Cauca, que en cierta manera se ha conservado porque el Valle es un Departamento con una red de ciudades grandes e intermedias importantes, desde su capital Santiago de Cali, pasando por una multitud como Tuluá, Palmira, Sevilla, Cartago, Yumbo o el puerto de Buenaventura, para mencionar algunas. Buga fue patria chica de próceres como José María Cabal y albergó varias veces al Libertador Simón Bolívar en su trasegar por la Gran Colombia.

Guadalajara de Buga está ubicada en el centro del Valle del Cauca, una de las provincias más fértiles y prósperas de Colombia. (Fuente externa)
Guadalajara de Buga está ubicada en el centro del Valle del Cauca, una de las provincias más fértiles y prósperas de Colombia. (Fuente externa)

Guadalajara de Buga, está ubicada en el centro del Valle del Cauca, una de las provincias más fértiles y prósperas de Colombia, con suelos en los que se cultiva desde multitud de frutas tropicales, algodón, maíz, caña de azúcar, plátano, fríjol, hortalizas, café, cebada, en donde hay producción ganadera y avícola, pero también una industria diversificada. Buga se ha especializado en la cristalería. Aunque sin duda, uno de los ramos económicos más importantes de la ciudad es el turismo, especialmente el religioso y cultural. Le beneficia que sin ser ciudad capital, confluyen diversos medios de transporte, no estando lejos de dos aeropuertos internacionales, el de Cali y el de Pereira en el eje cafetero.

Las romerías a Buga, se remontan al siglo XVII, cuando aparece de forma misteriosa un crucifijo pequeño en las aguas del río Guadalajara, cuya imagen al ser colocada en un altar, tuvo la propiedad de crecer hasta llegar al tamaño actual, de un poco más de un metro y que desde entonces se le conoce como el “Señor de los Milagros”, pues se le atribuyen hechos inexplicables, especialmente recuperaciones de enfermedades incurables por parte de los creyentes. La imagen se encuentra en la Basílica Menor del Señor de los Milagros de Buga, que se empezó a construir en 1892, cuya primera piedra fue ubicada por el poeta y político Rafael Núñez, quien era presidente de la República. Desde entonces la iglesia se convirtió en el eje de la ciudad.

Pero aparte de la Basílica del Milagroso, Buga tiene construcciones muy bellas en su centro histórico y monumentos resaltables como el Faro u Obelisco. En lo personal guardo un recuerdo muy bonito, de una visita que hice a la ciudad hace como treinta años y puedo decir que se come muy bien, pues hay platos legendarios como el sancocho de gallina, o uno de mis favoritos, el arroz atollado, sin mencionar delicias como el pandebono, el pandeyuca, el manjar blanco y no sigo.

Buga también es ciudad universitaria y un centro cultural importante, en donde se ha desarrollado el Festival Internacional de la Canción, Festibuga, al cual han llegado reconocidos cantantes nacionales y extranjeros que realizan sus presentaciones en la Concha Acústica, por allí han pasado voces como la de Raphael y Shakira en sus inicios. Sea el momento de felicitar a sus organizadores y a los bugueños en general, porque Festibuga este octubre, cumple 50 años. Felices bodas de oro y gracias por la música. De igual forma hay que resaltar a la Fundación Bugarte, que impulsa en la ciudad el Festival de Cine y Artes Visuales.

Así que queda la invitación para el amigo lector, si va al Valle del Cauca, visita obligada a Guadalajara de Buga, la ciudad milagrosa de Colombia, la Ciudad Señora.

---------------------------

Dixon Moya es diplomático colombiano de carrera, escritor por vocación, lleva un blog en el periódico colombiano El Espectador con sus apellidos literarios, en el cual escribe de todo un poco: http://blogs.elespectador.com/lineas-de-arena/  En Twitter en horas no laborales aparece como @dixonmedellin 

Guadalajara de Buga, Ciudad Señora
Comentarios