viernes. 07.10.2022

La imprescindible Luz Casal

La rockera española es un modelo a seguir tanto por su carrera musical como por su activismo humanitario y social
Luz Casal, un mito muy presente del rock español. (Fuente externa)
Luz Casal, un mito muy presente del rock español. (Fuente externa)

En mis columnas en este querido periódico de EL CORREO DEL GOLFO, suelo barrer para casa, es decir, aprovecho para destacar temas o personajes relativos a Colombia, realizo una especie de diplomacia periodística, sin embargo, hoy quiero hacer una excepción, destacar a una de mis cantantes favoritas, para que de una vez los amigos y allegados sepan qué poner el día en que me despida de este mundo, al menos una de las canciones. Hoy, quiero referirme a la imprescindible Luz Casal.

María Luz Casal Paz proviene de Galicia, esa región tan entrañable de España, en donde la lluvia, puede ser tan legendaria como las historias sobrenaturales, en donde la gente tiene un acento tan particular, derivado de la lengua gallega, de su cercanía con Portugal y de una cultura muy rica y auténtica. Desde muy jovencita Luz, supo que lo suyo era la música, así que estudió piano y solfeo y a pesar de su temprana afición por el rock, no fue ajena al canto lírico. En 1977 se traslada a la capital Madrid, que era el epicentro de los cambios culturales y sociales que afloraron en la llamada “transición”, al final de la dictadura franquista. 

En el mundo del espectáculo se inició como corista de artistas reconocidos como Juan Pardo y luego participando como solista en colaboraciones con grupos de rock como Leño, al tiempo que iba componiendo y aprendiendo sobre los arreglos musicales. Precisamente con Leño y el reconocido rockero Miguel Ríos, realiza una gira, promocionando su primer disco titulado Luz, los siguientes aparecerían con la secuencia en números romanos (Luz II en 1984, Luz III en 1985 y posteriores), consolidándose como la única cantante española claramente rockera, género que posteriormente fue alternando con el pop, las baladas y los boleros. Toda la década de los ochenta, fue de completo ascenso para Casal, consolidándose como intérprete en grabaciones, conciertos y festivales como aquel en donde intervino con el anglo-colombiano Phil Manzanera, de quien hemos hablado en el pasado.

Luz Casal, en la portada de uno de sus discos.
Luz Casal, en la portada de uno de sus discos.

Ahora bien, dije que no iba a mencionar a colombianos, ya he citado a uno pero hay otro compatriota que tuvo un papel destacado en la carrera artística de Casal. Me refiero a Chucho Merchán, músico colombiano sobre el cual volveremos en el futuro, un referente del rock y el pop. Merchán fue uno de los productores de Luz V, el álbum que significó el éxito comercial de Luz Casal, con canciones como “Te dejé marchar” y “No me importa nada” (otra de mis favoritas). 

Luego vendría la consagración de Casal en el cine, participando como la voz de las canciones que aparecen en la película “Tacones Lejanos” de Pedro Almodóvar. Recibió un premio Goya por la mejor canción original de la película “El Bosque Animado”. Luz Casal no ha parado y en Francia es considerada una de las intérpretes más respetadas y queridas. Una carrera impresionante plena de éxitos, pero llevada con la misma modestia y seriedad del primer día.

El compromiso profesional no ha sido interrumpido, ni siquiera por la enfermedad, pues Luz es sobreviviente de cáncer, e incluso realizó algunas grabaciones en medio de sesiones de quimioterapia, convirtiéndose en un modelo a seguir, para los pacientes de la enfermedad, con quienes Casal manifiesta permanentemente su apoyo y solidaridad. Tanto por su carrera musical, como por su activismo humanitario y social, la cantante gallega ha recibido innumerables reconocimientos y condecoraciones.

Luz Casal, tiene una condición muy particular, cuando habla su voz es algo nasal, en ocasiones cuesta entenderle, pero cuando canta, la voz se transforma en un fluido claro y sonoro, pareciera algo sobrenatural (al fin y al cabo con alma gallega), con ese tono y timbre tan especiales. En la banda sonora de mi vida, se encuentra sin duda “Entre mis recuerdos”, preciosa canción que aparece en el álbum “Como la flor prometida” (1995), una de esas que no viene y va, porque siempre esta ahí. Para que lo recuerden los amigos, el día definitivo, que ojalá esté lejano.

-----------------------

Dixon Moya es diplomático colombiano de carrera, escritor por vocación, lleva un blog en el periódico colombiano El Espectador con sus apellidos literarios, en el cual escribe de todo un poco: http://blogs.elespectador.com/lineas-de-arena/  En Twitter a ratos trina como @dixonmedellin 

 

La imprescindible Luz Casal
Comentarios