miércoles. 17.08.2022

Mercedes Barcha, elogio a la esposa del escritor

"Las palabras consolidaron la relación entre Gabriel y Mercedes, un puente construido con letras, pues aquella historia de amor que se inició en la adolescencia, se consolidó por la correspondencia en su noviazgo"

'Cien Años de Soledad', clásico contemporáneo de la literatura en español, editado en el maravilloso año de 1967, pudo ver la luz, no solo gracias al genio creador de su autor, el escritor colombiano Gabriel García Márquez, sino al soporte integral de su esposa, Mercedes Raquel Barcha Pardo, quien falleció el pasado 15 de agosto. Mujer de pómulos notables cual duraznos y ojos del color de los dátiles, era prudente y precisa. Sabía muy bien el valor de las palabras y no gustaba desperdiciarlas en lo fatuo. Una mujer admirable a cuya memoria, hoy dedicamos esta columna.

En algunos círculos intelectuales de los países árabes, hay una preferencia por el Marqués García como creían que se llamaba García Márquez (deliciosa trampa de una traducción mal hecha, que alguna vez conté en un artículo en El Espectador de Bogotá. Los curiosos, la pueden leer aquí), no solo por su poética escritura sino por su relación con el mundo árabe, a través de su esposa Mercedes.

El abuelo de Mercedes Barcha, fue un inmigrante egipcio que llegó a Colombia buscando fortuna y se estableció en la costa caribe del país. Hay estudios de especialistas que buscan la relación entre García Márquez y lo árabe, de ida y vuelta, es decir, la existencia de elementos árabes en la obra del genio colombiano y la influencia que el autor ha ejercido en varios de los novelistas contemporáneos del Medio Oriente. Recuerdo que en la Feria del Libro de Abu Dhabi, varios lectores, al ver la imagen juvenil de Gabo, reconocían sin dudarlo, rasgos árabes en su fisonomía, aunque quien tenía ascendencia árabe era Mercedes, como hemos explicado.

"El abuelo de Mercedes Barcha fue un inmigrante egipcio que llegó a Colombia buscando fortuna y se estableció en la costa caribe del país"

Mercedes Barcha, era mucho más que la esposa de García Márquez, un personaje singular en sí mismo, un caribeña sonriente, pero que no gustaba de las carcajadas exageradas, del ruido en exceso ni de las muchedumbres. Mercedes era lectora juiciosa y pudo haber sido escritora. Antes que Gabo publicara algo, Mercedes ya había sido editada en un periódico, un ensayo colegial sobre el imponente Río Magdalena, la vía fluvial más importante de Colombia, texto seleccionado en un concurso intercolegial. En cualquier caso, las palabras, consolidaron la relación entre Gabriel y Mercedes. Un puente construido con letras, pues aquella historia de amor que se inició en la adolescencia, se consolidó por la correspondencia en su noviazgo.

Sea el momento, para destacar a las esposas de los escritores, o en general a los cónyuges, pues también aplica para los maridos de las autoras. Personas que no sólo entienden la pasión de sus parejas, al mover las manos y fabricar palabras que cuentan historias, sino que contribuyen a las obras, muchas veces haciendo sacrificios inmensos o asumiendo la responsabilidad de administrar el hogar, en ocasiones, ante la ausencia de recursos. Algunos escritores, somos declarados inútiles para las cosas prácticas de la vida, por lo cual, el reto de las esposas es mayor.

“Para Mercedes, por supuesto” es una de las dedicatorias más bonitas que puede leerse en un libro extraordinario, 'El Amor en los Tiempos del Cólera'. Tengo la fortuna que el Maestro García Márquez firmara un ejemplar de ese libro a mi esposa y que agregara a esa maravillosa dedicatoria “y para Patricia”, el mágico nombre que el amor conjura, en mi caso. Como decía un amigo, un verdadero tesoro (tanto Patricia como el libro autografiado).

Descanse en paz, Mercedes Barcha, consuelo y cariño para sus familiares y amigos, que tuvieron la fortuna de conocer un verdadero personaje de novela en este mundo del realismo ingrato, que al revés de Remedios la bella, fue como caída del cielo.

---------------------

Dixon Moya es diplomático colombiano de carrera, escritor por vocación, lleva un blog en el periódico colombiano El Espectador con sus apellidos literarios, en el cual escribe de todo un poco: http://blogs.elespectador.com/lineas-de-arena/  En Twitter a ratos trina como @dixonmedellin

Mercedes Barcha, elogio a la esposa del escritor
Comentarios