sábado 29/1/22

Temprana necrología

Acaba de comenzar el año y ya debemos reseñar la partida de personajes inolvidables Sidney Poitier, Edgardo Román y Andrés Salcedo
Sidney Poitier r
Sidney Poitier.

Cerramos el 2021, con una columna que despedía a varias celebridades idas en diciembre y abrimos otra similar en un temprano enero. La muerte, como parte de la vida, no se detiene. No ha pasado una semana del primer mes del año y ya debemos reseñar la partida de personajes inolvidables, ocurridos el mismo día, un 7 de enero. A su memoria.

Sidney Poitier. Al maestro con cariño

Casi todas las recientes notas del actor, director, productor y diplomático Sidney Poitier, inician resaltando su color de piel. Quítenle el color, era sencillamente uno de los mejores hombres de su generación, pero por su origen y sí, por su color, lo tuvo más difícil que los demás. Por su inesperado nacimiento en Miami, cuando sus padres, granjeros originarios de Bahamas, se encontraban llevando sus productos agrícolas, Poitier tuvo la doble nacionalidad.  Fue un bebé prematuro, como prematura fue su vocación por la actuación, en teatro primero y luego cuando fue descubierto para el cine, ya en 1958 obtuvo sus primeras importantes nominaciones por su trabajo en 'The Defiant Ones' al lado de Tony Curtis, hasta llegar a ganar el premio Óscar por 'Lilies of the field' (1963), siendo el primer protagonista afroamericano en lograrlo, ya Hattie McDaniel había ganado una estatuilla en 'Gone with the wind' (1939), en una vergonzosa ceremonia de premiación, en donde ella estuvo sentada en una mesa lejos del escenario y sin compartir con sus colegas blancos. El año 1967 (gran año, a propósito), fue determinante en la carrera de Poitier, con tres grandes títulos, 'In the heat of the night', 'Guess who´s coming to dinner' y mi preferida 'To Sir, with love', en la cual interpreta a un dedicado maestro de chicos problemáticos blancos en Londres. Bahamas lo nombraría a inicios del presente siglo en embajador acreditado en Japón. Sidney Poitier, todo un referente para quienes tengan sueños, que parezcan imposibles.

Edgardo Román. Señor de la actuación

Edgardo Román.Edgardo Román.

Es difícil pensar que Edgardo Román ha fallecido, su presencia escénica, tan fuerte hacían creer que era imperecedero. Actor imprescindible en el teatro, cine y televisión de Colombia. No había rol menor para él, era ante todo un trabajador de la actuación, desde montar obras clásicas de Chéjov en el teatro, hasta participar en inolvidables telenovelas o seriados como 'La Abuela' (1978), 'El virrey Solís' (1981), 'Tiempo de Morir' (1985), 'Cuando quiero llorar no lloro' (1991). En cine trabajó en varias de las más destacadas películas colombianas como 'Cóndores no entierran todos los días' (1984), 'Técnicas de duelo' (1988), 'La estrategia del caracol' (1993) y producciones internacionales como 'Crónica de una muerte anunciada' (1987), entre otras películas. Inolvidable en su rol de Jorge Eliécer Gaitán, el líder liberal, ídolo de masas, cuyo asesinato provocó la mayor asonada en la historia del país, relatado en la miniserie 'El bogotazo' (1988). Siempre se le recordará.

Andrés Salcedo. El cronista de la locución

Andrés Salcedo.Andrés Salcedo.

Un locutor barranquillero que soñaba con irse a Nueva York y que cambió de rumbo, marchando a España, gracias a una novia que lo abandonó en plena travesía del barco que los transportaba. Al llegar a puerto, sin dinero ni ilusiones, Andrés Salcedo no sospechaba que había iniciado la ruta para llegar a Alemania, en donde encontraría su lugar en el mundo. Aunque en España, tuvo una serie de trabajos inolvidables, desde apuntador de actores, crítico de cine y cronista, de hecho ganó el premio nacional de crónica en 1969. Como bien lo ha presentado Mauricio Silva Guzmán, en un bello reportaje, estando en España, Andrés recibió la oferta para cubrir las vacaciones de un locutor en Colonia (Alemania), un mes que duró 22 años. Se vinculó a la Deutsche Welle y a Transtel, luego de haber aprendido el idioma, fue traductor, pero sobretodo la voz para América Latina de los programas alemanes de radio y televisión. Toda una generación de  latinoamericanos, recordamos su elegante narración de los partidos de la Bundesliga, sin las estridencias, propias de nuestros locutores, una bella forma de seguir el fútbol. Era un escritor metido a locutor, que mientras inventaba apodos a los jugadores alemanes, entre jugada y jugada, se daba tiempo para hablar de la vida. Deja para la posteridad, varios libros valiosos e incluso boleros, pues también fue compositor. Un hombre del renacimiento entre nosotros.

Hemos hablado de tres hombres, que fueron determinantes y decididos, que no lo tuvieron fácil, pero estuvieron seguros de su pasión y lucharon por ello. Personas que nos dejaron grandes recuerdos y que ahora tienen derecho a descansar en paz.

-------------------------------

Dixon Moya es diplomático colombiano de carrera, escritor por vocación, lleva un blog en el periódico colombiano El Espectador con sus apellidos literarios, en el cual escribe de todo un poco: http://blogs.elespectador.com/lineas-de-arena/  En Twitter a ratos trina como @dixonmedellin 

Temprana necrología
Comentarios