viernes. 07.10.2022

La canción de la llanura

La historia, firmada por Kent Haruf y localizada en un pequeño pueblo de Colorado, descubre al lector una cotidianeidad sin sobresaltos, pero descrita con una belleza tal, que hace que quedemos atrapados en sus palabras
Detalle de la cubierta de la novela de Kent Haruf 'La canción de la llanura'.
Detalle de la cubierta de la novela de Kent Haruf 'La canción de la llanura'.

No estaba muy convencida cuando comencé a leer este libro, y sin embargo al poco tiempo me atrapó. Lo hizo porque aunque leo mucho y muy variado, sin tener muy claras mis preferencias en cuanto a géneros o estilos, este tipo de historias normales, me atrapan sin remedio cuando descubro que la belleza no está en la trama en sí, sino en la habilidad del autor para contarla.

La novela se sitúa en un pequeño pueblo de Colorado y nos habla de la vida de un profesor de instituto atrapado por la depresión de su esposa y de sus dos hijos a los que tiene que criar sólo. De una adolescente embarazada a la que su madre echa de su casa, y de dos viejos hermanos solteros, dedicados a la cría del ganado, a los que la vida les sorprenderá cuando deciden cuidar de la joven adolescente. La vida de los personajes principales, con sus relaciones personales, sus soledades, anhelos y miserias, descubre al lector una cotidianeidad sin sobresaltos, pero descrita con una belleza tal, que hace que quedemos atrapados en sus palabras.

La joven adolescente atrapada en un embarazo no deseado nos llega al corazón, pero es su relación con los viejos granjeros, lo que intensifica  la carga sentimental y la fuerza dramática de las escenas, lo que nos hace darnos cuenta que la decisión más alejada de nuestras vidas, aquella que nos va a sacar de nuestra zona de confort,  puede transformar nuestras vidas y hacerlas más felices.

La aparente simplicidad a la hora de escribir de Haruf, sin estridencias, sino más bien relajada, que no monótona, llega a ser elegante y te lleva a preguntarte cómo una historia cotidiana, del día a día, y que podría ocurrir en cada familia de cada pueblo de la tierra, puede llegar a convertirse en algo tan bello e interesante. Y es que ha creado unos personajes ambivalentes mostrándonos que los seres más rudos y groseros, pueden ser a la vez los más dulces y entrañables. Los más ignorantes e incluso zafios, pueden convertirse en los más inteligentes. Personajes que se equivocan y que sufren sus errores, como un rasgo más de la humanidad que compartimos todos.

A la vez, los personajes secundarios tienen un gran protagonismo y no desaparecen ni se diluyen en la importancia de los principales, sino que se integran en la trama ocupando su lugar para que podamos comprender por qué las cosas suceden así. Tengo que decir que muchas veces, tanto los lectores como los escritores buscamos historias originales, diferentes, novedosas, olvidando que esa originalidad viene dada no por una temática determinada, sino por la manera en la que el autor la cuenta.

Cubierta de 'La canción de la llanura'.
Cubierta de 'La canción de la llanura'.

La canción de la llanura, forma parte de una trilogía compuesta además por Al final de la tarde y Bendición, pero que pueden leerse independientemente sin perder su esencia. Kent Haruf es un escritor poco conocido fuera de Estados Unidos, pero sin embargo la calidad de su prosa merece ocupar un puesto importante en la biblioteca de cualquier lector. Escribir historias situadas geográficamente en las extensiones de Colorado, en la vida rural y agrícola de la américa profunda, con personajes prototípicos, como la maestra de pueblo, el vaquero huraño o la juventud desencantada, es arriesgado, pero él lo ha hecho de una manera tal que, a pesar de la distancia cultural y geográfica, podamos sentir esas historias muy cercanas.

Kent Haruf nació en Pueblo, Colorado, hijo de un pastor metodista, publicó su primera novela corta con 41 años y a partir de ahí escribió seis novelas más. Fue diagnosticado de una enfermedad grave en 2014, pero antes de marcharse quiso escribir una última novela, Nosotros en la noche, que tengo pendiente en mi lista y que no tardaré en leer y no sólo por las excelentes críticas, que de esas no me fío yo mucho, sino porque él ha llegado a mi biblioteca para quedarse.

Hasta pronto.

La canción de la llanura
Comentarios