martes 25/1/22

¿Y el gran escaparate de Dubai?

Global Village, el parque temático de Dubai, supone un verdadero fenómeno de masas

Global Village, el parque temático de Dubai, supone un verdadero fenómeno de masas. Desde su apertura hace ahora veinte años lo visitan cada día miles de personas, fundamentalmente locales o de otros países de la región del Golfo. Es un espacio al que se acude en familia, donde se puede disfrutar de distintas atracciones, comer y ver qué ofrecen en sus pabellones muchos países del mundo. Además, hay espectáculos de todo tipo, actuaciones musicales, fiestas, celebraciones, degustaciones... Y lo más importante, los niños pueden correr hasta cansarse sin peligro alguno. 

Cuento esto para subrayar la importancia del enorme escaparate que es Global Village. El año pasado lo visitaron ni más ni menos que cinco millones de personas. Lo que quiere decir que si tienes un pabellón con una buena ubicación, por ejemplo en la gran plaza central, cerca de la puerta principal del parque y próximo al gran escenario, y encima eres capaz de crear una portada atractiva, cuentas con todas las papeletas para ejercer de irresistible imán de las miradas y, aún más importante, de los bolsillos. Y lo bueno es que el Pabellón de España tiene esa localización

Spain At Global Village se encuentra en el corazón del parque, en su zona VIP. Por allí todos acaban pasando. Y este año, para mayor efectividad, ha diseñado una portada que llama poderosamente la atención de la mano de una gran propuesta temática, ‘El Viaje de Colón’. Consecuencia: que uno se planta en el ‘down town’ del Global Village y lo primero que ve es ondear la bandera de España en el mástil de la inconfundible ‘Santa María’ recortada sobre el fondo de la emblemática noria del parque. Un espectáculo. Vamos, de esos que ponen el vello de punta.  

Si España quisiera promocionar su imagen no encontraría en Emiratos Árabes Unidos mejor sitio. Ni en la cima del Burj Khalifa. Por Sheik Zayed Road vamos todos como locos, con los dientes apretados y pisando el acelerador. Justo lo contrario de lo que hacen los millones de árabes que acuden al Global Village, que pasean tranquilamente mientras se toman un té y se dedican a indagar cuál es la mejor marca de aceite virgen de oliva con la que condimentar sus siempre exquisitas ensaladas. 

Uno cuelga en la fachada del Pabellón de España un cartel de la Mezquita de Córdoba -destino turístico halal, por cierto- y resultaría sumamente extraño que al final no acabaran retratándose en lo alto de un coche de caballos unas cuantas familias que hubieran sabido de la tierra conquistada por los omeyas gracias al escaparate de Global Village.

Y si al lado del de Córdoba pones otros de Madrid, Barcelona o Santiago de Compostela y para rematar cuelgas un póster del Santiago Bernabéu, se estará muy cerca de haber tocado el alma de los emiratíes. Veneran a España y sólo necesitan un certero empujoncito para poner rumbo a la Península Ibérica en uno de los excelentes vuelos directos que Emirates y Etihad les brindan. Basta con probar.

¿Y el gran escaparate de Dubai?
Comentarios