jueves. 13.06.2024

Gisela y Diana, con la solidaridad por bandera en Dubai

"Thank You CORREO DEL GOLFO". Claro, lo dicen así y llega al alma. Aún más adentro si quienes lo expresan son un grupo de vecinos de una localidad, Jyamrung, que como consecuencia del devastador terremoto que ha sufrido Nepal se han quedado sin nada.

"Thank You CORREO DEL GOLFO". Claro, lo dicen así y llega al alma. Aún más adentro si quienes lo expresan son un grupo de vecinos de una localidad, Jyamrung, que como consecuencia del devastador terremoto que ha sufrido Nepal se han quedado sin nada. Este periódico no podía haber tenido en el mes de mayo mejor reconocimiento, que en realidad ha sido doble: por un lado, la foto de los habitantes de Jyamrung portando ese cartel cargado de gratitud; y, por otro, percibir que nuestro granito de arena en la campaña solidaria puesta en marcha en Dubai por un grupo de españoles para recoger fondos que ayuden a paliar el desastre causado por el seísmo en Nepal ha servido de algo. Es la mayor evidencia de que poco a poco, a base de esfuerzo, compromiso y dedicación, hemos logrado entroncar con la comunidad a la que este medio de comunicación pretende servir y apoyar en Emiratos Árabes Unidos y otros países del Golfo.

En esta historia hay una cadena de buenas intenciones que ha funcionado realmente bien. Lo primero y fundamental que dos mujeres como Diana Mauri y Gisela Alonso hayan tenido, junto a otros jóvenes españoles, la iniciativa de poner en marcha la campaña 'Reconstruye Jyamrung' tras recibir la llamada de auxilio de Bishnu, el 'trekking' que el año pasado les guió por el anillo del Annapurna en Nepal. Les dijo que necesitaban con urgencia alimentos, ropa, mantas y materiales para volver a levantar sus casas y que no estaban recibiendo absolutamente nada. No se lo pensaron dos veces. Fijaron un objetivo: reunir 5.000 dólares, una cantidad que puede parecer no muy elevada dadas las dimensiones del desastre pero que para los 420 habitantes de Jyamrung suponía la base sobre la que sustentar el renacer de sus existencias y de su pueblo.

Por ello lanzaron la voz de alarma, que también encontró eco en el EL CORREO DEL GOLFO, y acto seguido comenzaron a llegar los fondos por medio de donativos. Y lo más importante: el dinero fue trasladado de inmediato hasta las personas que lo necesitaban. Esa es la clave. Porque de nada sirve que se liberen recursos o que se anuncien multimillonarias partidas para paliar los daños del desastre si el efectivo contante y sonante no lo reciben con urgencia los afectados. Aunque parezca increíble, a veces 5.000 dólares son bastante más eficaces que cinco millones. No hay duda. Y Diana y Gisela lo han demostrado. Gracias y enhorabuena.

Gisela y Diana, con la solidaridad por bandera en Dubai