miércoles. 01.02.2023

Mercedes Eirín: "No hemos podido entrar en Emiratos por una puerta más grande"

La artista sevillana relata emocionada su experiencia a la hora de dar vida a 'Las dunas infinitas', la gran obra que ha realizado para la Semana de la Sostenibilidad de Abu Dhabi y que se ha expuesto en el hotel Emirates Palace
La artista sevillana Mercedes Eirín en el Emirates Palace de Abu Dhabi ante su obra 'Las dunas infinitas' vestida con un modelo de la diseñadora andaluza Susana Álvarez. (EL CORREO)
La artista sevillana Mercedes Eirín en el Emirates Palace de Abu Dhabi ante su obra 'Las dunas infinitas' vestida con un modelo de la diseñadora andaluza Susana Álvarez. (EL CORREO)

La emoción envuelve a la artista Mercedes Eirín mientras relata su experiencia a la hora de dar vida a 'Las dunas infinitas', la gran obra que ha realizado para la Semana de la Sostenibilidad de Abu Dhabi, expuesta en el emblemático hotel Emirates Palace. Ataviada con un modelo de la diseñadora andaluza Susana Álvarez que complementa su puesta en escena, emocionan sus palabras, su rostro, sus gestos... La obra, de cinco metros y medio por cuatro, irradia la presencia del jeque Zayed Bin Sultan Al Nahyan, fundador de Emiratos Árabes Unidos (EAU), su espíritu, sus raíces ancestrales, su familia y su entorno más auténtico. Eirín está agotada pero ha hecho la obra quería. Todos han quedado satisfechos. Lo que abre a la artista sevillana la gran puerta de Oriente Medio. Si algo tiene claro hoy es que ha llegado desde Andalucía a esta parte del mundo para quedarse.

Mercedes Eirín, a través de lluvia representada en su obra 'Las dunas infinitas'. (EL CORREO)
Mercedes Eirín, a través de lluvia representada en su obra 'Las dunas infinitas'. (EL CORREO)

¿Dónde nace su interés por venir a Emiratos Árabes?

Una revista de Iberia me dio a conocer en el mundo. La familia Suleiman, de Arabia Saudí, compró mis diseños y empecé a relacionarme con el mundo árabe. Durante la Exposición Universal 2020, la comisaria ejecutiva del Pabellón de España, Carmen Bueno,  me dijo que tenía que estar en Dubai. Pero yo estaba con mucho trabajo, no tenía tiempo. Sin embargo, se juntaron varios astros y surgió la oportunidad. Creamos una agenda independiente y presentamos nuestro producto. En un mes que llevo en Emiratos Árabes Unidos han aflorado  bastantes oportunidades. De momento, estamos en el Emirates Palace. No hemos podido entrar por una puerta más grande.

Y gracias a 'Las dunas infinitas'.

Esta obra ha supuesto hacer lo imposible porque se la han presentado para llevarla a cabo a muchísimas personas, a muchísimos artistas. Y ninguno ha sido capaz de hacer algo tan grande en tamaño o en concepto. Yo lo he hecho en 15 días. No hay nada imposible.

 “Aún me conmoví más al recibír la frase que debía estar en la obra del jeque Zayed Bin Sultan Al Nahyan, el fundador de Emiratos Árabes”

¿Cómo le vino la inspiración?

Las personas que me hicieron el encargo me dijeron que no querían algo efímero, que tenía que ser algo contundente. La cuestión es que siempre nos quedamos con la fachada. Vemos los rascacielos, vemos el oro, vemos el dinero y vemos a los jeques. Pero todo lo que hay detrás es muchísimo más imponente, más bello, más natural. Eso es lo que está detrás de la obra. Cuando pensé en ello me emocioné. Me puse a hacer la investigación, el trabajo de campo, a observar el verdadero mundo árabe. Y todo surgió. Aún me conmoví más al recibír la frase del jeque Zayed Bin Sultan Al Nahyan, el fundador de Emiratos Árabes, que debía estar en la obra: "Haz lo imposible y compártelo con la humanidad". Y yo no he dejado de hacer lo imposible y de tener algo que contar en toda mi vida. Ahora lo pienso y me vuelvo conmover.

¿Qué revela?

Que todo nace en la duna.

¿La arena de la obra es de Emiratos Árabes?

Sí, claro. La obra está al completo confeccionada aquí, menos el tejido, que está hecho en España. Tiene muchísimos materiales. Y todo está relacionado con la sostenibilidad, evidentemente. La obra es totalmente sostenible y los materiales ecológicos al cien por cien. Muy presentes están las dunas. Las dunas nacen y terminan y continúan. Por eso se llama 'Las dunas infinitas'. El jeque Zayed nació en el desierto y su padre le enseñó a escribir en la arena con el dedo. Es sabiduría ancestral que transforma el desierto en raíz del árbol genealógico, de la familia. Si no tienes una raíz profunda no vas a ningún lado, si la tienes son posibles los milagros. La lluvia del desierto es un milagro. La raíz se transforma en lluvia. Y esa lluvia riega el desierto y crece la vida. Y esa vida a la vez se retroalimenta y vuelve a nacer en los edificios y por eso vuelve a ser la duna. Es como la economía circular. Todo es un círculo. La obra es circular, no se puede ver de un lado, cuenta historias diferentes desde todos los lados.

Las raices ancestrales se hunden en la arena de 'Las dunas infinitas'. (EL CORREO)
Las raices ancestrales se hunden en la arena de 'Las dunas infinitas'. (EL CORREO)

¿Qué otros materiales ha utilizado?

Además de arena del desierto, hilo natural, tubos reciclados, madera reciclada, hierro reciclado. 

¿Está satisfecha con el resultado?

Muy satisfecha. Es la obra que yo quería. Exactamente igual.

“Me dejaron hacer lo que yo quería. No me impusieron nada, solo una frase. Lo demás ha sido libertad total”

Y quienes le encargaron el proyecto, ¿se encuentran satisfechos?

A la organización le ha encantado la forma que tengo de pensar diferente. Me dejaron hacer lo que yo quería. No me impusieron nada, solo una frase. Lo demás ha sido libertad total. 

A sus espaldas cuenta con una larga trayectoria.

Estudié Bellas Artes y Arquitectura de Interior. Hice las dos titulaciones. Me viene de familia. Mi padre era pintor, retratista y yo empecé con la pintura. Y después monté mi primer negocio, un negocio de diseño de interiores y una tienda de muebles de cocina. Así me llevé casi 19 años. Hasta que me di cuenta que realmente me había olvidado del arte.

Mercedes Eirín, ante su obra en el Emirates Palace de Abu Dhabi. (EL CORREO)
Mercedes Eirín, ante su obra en el Emirates Palace de Abu Dhabi. (EL CORREO)

¿Cuál ha sido el momento determinante de su carrera?

Había luchado mucho. Imagínese un campesino sembrando zanahorias todos los días y que recoge una zanahoria al mes. Hace un esfuerzo brutal y recoge solo una zanahoria al mes. Pensé que en el mundo debía haber un sitio donde pudiera ver si realmente lo que hago llega y transmite. Desempolvé todo mi diseño y decidí presentarlo en el mejor lugar del planeta, Milán. Me dijeron que estaba loca, que para eso debía tener un currículum enorme, que había una cola de dos o tres años. Pero me presenté y tuve la suerte de que me eligieron. Me dieron 100 metros cuadrados para exponer en la Milano Design Week 2012. A partir de ahí se produce un punto de inflexión en mi carrera. 

¿Por qué? 

Porque a partir de ahí fue cuando me di cuenta de mis posibilidades. Me asocié con un arquitecto amigo de toda la vida y nos fuimos a Milán. 

¿Y qué pasó? 

Que no fue una zanahoria al año, fueron muchísimas más las que recogímos. Tomé conciencia de que me había equivocado, de que sí  tenía algo que decir al mundo. Eso fue lo que me hizo cambiar. Cerré todos los negocios y monté un universo ideal, que es lo que hoy en día sigue. A partir de Milán me empezaron a llegar los premios, atendí miles de entrevistas, me empezaron a interesar y a interesarse marcas súper importantes de lujo. 

“No podemos estar en un sitio mejor. Hemos venido para quedarnos

Su Universo se llama Eirín, ¿qué es?

Universo Eirín es un grupo de empresas dedicado al interiorismo a nivel universal, al interiorismo conceptual de espacios en empresas, hoteles, museos... Arte conceptual tanto de instalaciones como de esculturas.

¿Cómo se presenta su futuro en Oriente Medio?

Hay oportunidades en Arabia Saudí, en Dubai, en Abu Dhabi... Y a partir de ahora, hacia adelante. Será cuesta arriba. Pero por lo menos hay que mantenerse. No podemos estar en un sitio mejor. Hemos venido para quedarnos.

Mercedes Eirín: "No hemos podido entrar en Emiratos por una puerta más grande"
Comentarios