martes. 09.08.2022

300 personas comparten un día de calçotada en Dubai

El evento fue organizado por el restaurante español Seville's el pasado viernes
Los asistentes muestran sus calçots a la mesa. (Richard Ramos)
Los asistentes muestran sus calçots a la mesa. (Richard Ramos)

Sentados a la sombra de un parasol en un maravilloso día soleado con una temperatura agradable estamos en los acogedores jardines de Seville's en Dubai junto a aproximadamente 300 personas con buen ánimo y preparadas para colmar el apetito con el menú especialmente preparado para la ocasión, el cual, tiene como punto culminante ciertas cebollas blancas catalanas llamadas calçots, así con la 'ç' rota que tiene un sonido semejante a la 's' castellana nos explican.

Lo ideal hubiese sido investigar previamente en el Internet o en alguna biblioteca, todavía las hay, qué es esto de los calçots, su preparación y en qué manera se lo sirve. Pero hemos preferido la incertidumbre y aquí nos encontramos listos para la sorpresa.

Afortunadamente hubo toda una serie de delicias españolas que cumplieron la función de 'aperitivo' para los calçots. Y qué aperitivo tuvimos. Toda una serie de exquisiteces españolas que a la vez que complacían el paladar también poseían, en cierta manera, la magia de expandir el estómago para dar cabida a aún más platos deliciosos.

Croquetas, patatas bravas, patatas enmascaradas, brandada de bacalao, coca de escalibada, carne a la brasa, butifarra, romescu y alioli precedieron a los calçots. “Las patatas enmascaradas son algo muy catalán,” explicó a EL CORREO DEL GOLFO el chef de Seville’s, Aleix Font. “Son como una patata con morcilla de cerdo. A la gente le gusta mucho”, añade el chef catalán.

Aunque no todos los platos del menú eran catalanes, la idea de celebrar el evento surgió a partir de hacer un día de Cataluña y juntar a los oriundos de dicha región. Aunque conocí brasileños, rusos, ingleses y por su puesto árabes durante el evento. Seguro también había gente de otras nacionalidades entre los comensales sentados a las mesas.

“La calçotada se celebra una vez al año en Sevillé’s pero en Cataluña la temporada empieza sobre enero y continúa en febrero y marzo que es cuando más se hacen las calçotadas”, anota el experto en cocina español."  Otros afirmarán que en realidad empieza en noviembre y puede extenderse hasta abril, pero enero, febrero y marzo son los meses de mayor calçotada". 

Sentados a la mesa con el estómago a reventar tras haberse deleitado con la deliciosa variedad de platos españoles ya servidos, el mesero deposita un envuelto de papel periódico con 12 calçots a la brasa. Al no saber cómo proceder, decidimos observar a los compañeros de mesa, quienes de manera prolija 'pelan' cada calçot hasta que aparece algo verde que se asemeja a una cebolla en sí, lo empapan en salsa de calçot y proceden a llevárselo a la boca. La salsa de calçot tiene tomate, ñora, almendra, avellana y aceite de oliva siempre extra virgen. Copiamos la rutina y tras más de un intento conseguimos satisfacer al paladar con varias de estas delicias.

“Es un truco fácil, aprietas el moñito abajo y sale solo, todo limpio, caramelizadito,” acota el chef de la tierra del Barcelona de Messi. No hace falta recalcar que los 12 calçots servidos no duraron mucho tiempo sobre la mesa.

“La gente se lo pasa muy bien, se divierten, es como hacer una fiesta familiar porque personas que no se conocen se sientan juntas. Entonces es algo para mí muy especial”, señala emocionado Font. 

El evento lo organiza Seville’s en colaboración con La Despensa que son quienes traen los calçots. Estas cebollas, que tardan dos años en finalizar su crecimiento, han llegado a Dubai en tan sólo tres días desde su origen en El Maresme. En Wikipedia se indica que El Maresme es una comarca de la provincia de Barcelona a los pies de la cordillera litoral de playas largas y arenosas donde afluyen una serie de rieras formadas por las montañas de la zona.

“Estamos en contacto con la agricultora. Los ponemos en las cajitas llenas de tierra para que se conserven mejor y es directamente al fuego. No hay que hacerles nada", cuenta Elisa Labori, responsable de La Despensa. 

“En las calçotadas que tienen lugar en los restaurantes yo creo que ponen 12, 15 calçots, por ejemplo. También se hacen mucho en casa y hay gente que es capaz de comerse 30", añade. "Los ofrecen envueltos en papel periódico para conservar el calor y en Cataluña hay sitios donde te los sirven en tejas de techos".

“El transporte en avión cuesta tres veces más que el producto, así que lo traemos solamente para esta ocasión”, destaca Labori. 

Tras una gran comilona como esta calçotada acompañada con bebidas españolas como la sangría, no nos queda otra cosa que tomar una siesta muy agradecidos a Seville’s por una tarde muy agradable y esperar con ganas la calçotada 2020 en Dubai. 

300 personas comparten un día de calçotada en Dubai
Comentarios