domingo. 27.11.2022

Los monumentos antiguos de Oriente Medio, los más amenazados de la Tierra

Este mes, un artículo publicado por un equipo de investigadores del Instituto Max Planck de Química en Alemania predecía que lo peor estaba por venir
Debido al calor, las piedras de algunos de los lugares más famosos de Egipto se están agrietando y cambiando de color. (Fuente externa)
Debido al calor, las piedras de algunos de los lugares más famosos de Egipto se están agrietando y cambiando de color. (Fuente externa)

En un momento, fue la ciudad más grande del mundo, se cree que albergaba los jardines colgantes de Babilonia, una de las siete maravillas del mundo, así como la legendaria Torre de Babel. Pero hoy, la antigua ciudad de Babilonia en lo que ahora es el sur de Irak se desmorona. La ciudad fundada originalmente hace unos 4.300 años es una mezcla de lo moderno y lo antiguo. Ahora, las fachadas de yeso reconstruidas para replicar los originales históricos, se caen y algunos edificios, que alguna vez fueron populares entre los turistas, se han vuelto demasiado peligrosos para entrar.

"Años de filtraciones de agua subterránea y veranos muy, muy secos causan el derrumbe de los edificios", explicó Eleanor Robson, profesora de Historia del Medio Oriente Antiguo en el University College London (UCL), que visitó los sitios patrimoniales de Irak varias veces al año la decada pasada. "Pasé un día en mayo y fue muy angustioso", continuó. "El lugar se derrumba ante los ojos". La antigua ciudad iraquí, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2019, no es el único sitio de este tipo en la región que siente los efectos cada vez mayores del cambio climático.

Tormentas de arena, incendios, inundaciones

En Egipto, las piedras de las estructuras históricas cambian de color y se agrietan debido a las altas temperaturas y la humedad. Los incendios forestales más frecuentes, las tormentas de polvo y arena, la contaminación del aire, el aumento de la salinidad en el suelo y el del nivel del mar amenazan otros sitios históricos.

En Jordania, existe la preocupación de que partes de Petra, una ciudad de unos 2.300 años de antigüedad, con intrincados edificios construidos en la ladera del acantilado, estén en peligro por el potencial aumento de los deslizamientos de tierra.

En el este de Yemen, las fuertes lluvias han dañado las famosas construcciones de adobe en Wadi Hadramawt y las inundaciones repentinas, más comunes ahora en el país, también arrasan los edificios históricos.

Y en Libia, la antigua ciudad oasis de Ghadames está en peligro porque su principal fuente de agua se ha secado. La vegetación local ha muerto y los residentes se han ido. Los sitios patrimoniales en las costas de toda la región están en riesgo debido al aumento del nivel del mar y las inundaciones.

Este mes, un artículo publicado por un equipo de investigadores del Instituto Max Planck de Química en Alemania y el Instituto de Chipre predecía que lo peor estaba por venir. El documento concluyó que Oriente Medio y la región del Mediterráneo oriental se estaban "calentando casi dos veces más rápido que el promedio mundial y más rápidamente que otras partes habitadas del mundo". Esto significa que los castillos, fuertes, pirámides y otros sitios antiguos en esta parte del mundo corren más peligro que nunca debido a los cambios en el medio ambiente.

Mayor riesgo

Como ha dicho el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, "el cambio climático se ha convertido en una de las amenazas más importantes y de más rápido crecimiento para las personas y su patrimonio cultural en todo el mundo". "Y no hay duda de que el patrimonio cultural de Oriente Medio está en mayor riesgo que en lugares como Europa", manifestó Nikolas Bakirtzis, profesor en arqueología y patrimonio cultural en el Instituto de Chipre.

Primero, los sitios patrimoniales en Oriente Medio corren más peligro que otros porque la región se calienta más rápido, dijo. En segundo lugar, están en más riesgo porque muchos de los países de la región tienen otras preocupaciones que pueden tener prioridad sobre la preservación, como las crisis económicas o políticas, e incluso la guerra.

Países como Egipto, Jordania y los estados del Golfo han avanzado en la mejor gestión de sus sitios patrimoniales frente al cambio climático. Pero otras naciones de la región no han podido hacer tanto. A menudo, hay organizaciones gubernamentales creadas para administrar sitios patrimoniales, agregó Robson. Por ejemplo, Irak tiene su Junta Estatal de Antigüedades y Patrimonio. "Pero están desesperadamente desprovistos de recursos, de equipos y de personal capacitado debido a las sanciones y las consecuencias de los últimos 20 años en Irak".

El cambio climático hará que la gente migre cuando sus condiciones de vida se vuelvan insostenibles y además de no tener a nadie que cuide los lugares, su significado cultural también se desvanecerá paulatinamente. En los primeros sitios cristianos en Irak, las comunidade locales se marcharon debido a la guerra, los ataques del grupo extremista conocido como Daesh y el entorno cambiante. "Ahora no hay nadie allí para visitar o incluso preocuparse un poco por el sitio, por lo que simplemente se convierten en ruinas", concluyó Bakirtzis, 

Los monumentos antiguos de Oriente Medio, los más amenazados de la Tierra
Comentarios