domingo. 23.06.2024

Dubai marca este fin de semana un nuevo hito tras convertirse en la capital de los drones con la celebración de la primera carrera mundial de aviones no tripulados, que se disputa bajo un cielo despejado y ante centenares de aficionados.

Participan 32 equipos de 19 países que se han desplazado al emirato para tener la oportunidad de hacerse con un pellizco del millón de dólares en premios que entregarán los organizadores de la competición.

La carrera, que finalizará esta noche con el primer campeón mundial en carreras de drones sobre el podio, se disputa es Skydive Dubai, uno de los principales complejos de paracaidismo del mundo, que está situado junto a La Palmera, la isla de lujo del emirato, y entre algunos de los rascacielos más altos del planeta.

“Estamos muy orgullosos y emocionados de haber podido traer la primera Carrera Mundial de Drones a Dubai con participantes de todo el mundo y ayudar así a introducir entre el público este deporte que está abierto a todas las edades y géneros”, señaló a los medios Omar Sultán Al Olama, secretario general de la Organización Mundial de Carreras de Drones.

La apuesta por introducir este nuevo deporte y promover la tecnología drone por parte de la Organización Mundial de Carreras de aviones no tripulados ha sido total, tanto que incluso se ha construido en Dubai la primera pista al aire libre del planeta.

Tiene siete kilómetros y está hecha a medida para este título mundial, una prueba que evalúa la habilidad y la destreza de los pilotos al mando de los drones, que en algunos momentos de la competición llegan a volar a una velocidad superior a los 100 kilómetros por hora.

La pista se encuentra rodeada de gradas para los espectadores y está equipada con tecnología led que reacciona al movimiento de los aviones no tripulados.

Además, también posibilita que la carrera gane en emoción ya que permite que sin previo aviso surjan obstáculos o incluso cerrar la pista con mecanismos automáticos con el objetivo de que los pilotos muestren su capacidad de reacción cuando se ven obligados a realizar cambios bruscos de rumbo por medio de sus mandos.

Los drones y la pista están conectados con un gps que asegura a los pilotos que van en la dirección correcta en el transcurso de la competición.

La información que reciben a través de este dispositivo les permite concentrarse más en los obstáculos y de esta forma evitar colisiones con contrincantes que les pueden acarrear destacadas penalizaciones.

Entre los 32 equipos que disputan el mundial están el FPV Racing de México, compuesto por cinco mexicanos que se enteraron sólo unos días antes del inicio de la carrera que habían sido seleccionados y que debían viajar a las antípodas para concursar, y también el Drone X Labs, integrado por cinco jóvenes de Granada (España).

En la competición no hay límites: pueden participar personas –hombres y mujeres- de todas las edades, nacionalidades y con cualquier condición física y deben demostrar unos nervios de acero mientras controlan sus naves.

Los premios, que son en metálico, están divididos en 19 categorías diferentes que incluyen mejor equipo en pista, mejor tiempo por vuelta, mejor equipo en estilo libre, mejor constructor y un premio al mejor equipo, que será votado por el público. 

Los drones están adquiriendo, especialmente en Emiratos Árabes, cada vez más importancia, donde se emplean en numerosos servicios públicos.

En esta línea Al Olama señaló que "son el futuro del mundo” y que el objetivo de la organización que lidera es que “los aviones no tripulados puedan llevar pasajeros conforme la tecnología avance".

"Queremos demostrar que los drones se pueden utilizar para el bien público, razón por la cual creamos este campeonato", subrayó.

En Emiratos Árabes un dron puede hacer casi de todo, incluso ganar una carrera a un McLaren de la Policía de Dubái, tal como queda reflejado en el vídeo difundido para promocionar el mundial.

Dubai, la capital de los drones