viernes. 21.06.2024

El presidente de Microsoft , Brad Smith, ha declarado que el acuerdo de alto perfil de la compañía de tecnología con la firma de inteligencia artificial G42, respaldada por Emiratos Árabes Unidos, podría eventualmente implicar la transferencia de chips y herramientas sofisticadas, una medida que un alto congresista republicano advirtió que podría tener implicaciones para la seguridad nacional.

En una entrevista con la agencia de noticias Reuters esta semana, Smith dijo que el acuerdo de ventas, del cual muchos detalles se informan ahora por primera vez, podría pasar a una segunda fase que implica la exportación de componentes cruciales de la tecnología de inteligencia artificial, aunque Smith señaló que no hay un cronograma firme para la segunda fase.

Los funcionarios estadounidenses han manifestado que los sistemas de inteligencia artificial podrían plantear riesgos para la seguridad nacional, por ejemplo, al facilitar la ingeniería de armas químicas, biológicas y nucleares.

En octubre, la administración Biden exigió a los fabricantes de los sistemas de inteligencia artificial más grandes que compartieran detalles con el Gobierno de Estados Unidos.

Para seguir adelante, el acuerdo requeriría la aprobación del Departamento de Comercio de Estados Unidos. Los ejecutivos de Microsoft alegaron que el acuerdo tiene salvaguardias para proteger la tecnología de Microsoft y evitar que sea utilizada por entidades chinas para entrenar sistemas de inteligencia artificial.

Pero esas medidas no se han hecho públicas y algunos legisladores estadounidenses cuestionan si son adecuadas.

La naturaleza a puertas cerradas de las negociaciones entre dos empresas privadas sobre los términos y salvaguardias de las transferencias de tecnología estadounidense ha alarmado a algunos legisladores.

"A pesar de las importantes implicaciones para la seguridad nacional, el Congreso aún no ha recibido un informe completo del poder ejecutivo sobre este acuerdo", dijo a Reuters el presidente republicano del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Michael McCaul. "Me preocupa que no existan las barreras adecuadas para proteger la tecnología sensible de origen estadounidense del espionaje chino, dados los intereses (del Partido Comunista Chino) en EAU".

El Departamento de Comercio estadounidense ya exige notificaciones y, en varias regiones, licencias de exportación para enviar chips de IA al extranjero. Pero el acuerdo Microsoft-G42 pone de relieve las lagunas en las leyes estadounidenses a medida que los reguladores se apresuran a mantenerse al día con la tecnología que avanza rápidamente.

En la actualidad, por ejemplo, no existe ninguna regulación que restrinja la exportación de modelos de IA, aunque McCaul y un grupo bipartidista de legisladores presentaron esta semana una legislación que daría a los funcionarios estadounidenses un poder más explícito para hacerlo.

Los ejecutivos de Microsoft sostuvieron que la compañía acoge con agrado un debate sobre un nuevo marco legal que rija la transferencia de tecnología de inteligencia artificial y que el acuerdo con G42 requiere que la empresa de Emiratos Árabes cumpla con las regulaciones estadounidenses a medida que evolucionan. "Básicamente, nos centramos en tratar de garantizar que la tecnología estadounidense pueda moverse por todo el mundo de forma segura", dijo Smith.

Más allá de Emiratos Árabes Unidos

Cuando Microsoft y el G42 anunciaron el acuerdo el mes pasado, se dijo que acercaría a G42 a Estados Unidos y extendería la influencia tecnológica estadounidense en medio de la competencia estratégica con China. Microsoft está invirtiendo 1.500 millones de dólares en G42 y el presidente de Microsoft, Smith, ocupará un asiento en su junta directiva.

Las empresas no dieron detalles sobre qué tecnologías podrían transferirse a EAU u otros países o qué salvaguardias de seguridad específicas se implementarían. 

La intención general del acuerdo es que Microsoft y G42 lleven conjuntamente la tecnología de inteligencia artificial a regiones donde ninguno de los dos podría hacerlo de manera efectiva por sí solo. Un ejemplo es un acuerdo en Kenia anunciado por las dos compañías este miércoles.

El acuerdo Microsoft-G42 es una alianza entre las dos empresas que exige que cada una dé garantías de seguridad a sus respectivos gobiernos de origen, pero no existe un acuerdo directo entre EEUU y EAU que rija la transferencia de tecnologías sensibles. Las dos empresas podrían intentar transferir esas tecnologías a otros mercados más allá de EAU, incluidos lugares como Turquía y Egipto, dijeron ejecutivos de Microsoft.

Smith alegó que muchos de los detalles del acuerdo aún deben resolverse, incluido cómo proteger lo que se conoce como 'pesos de modelo' de IA, que es la parte crítica de un modelo de IA que define cómo responde a preguntas o indicaciones. Esas ponderaciones se obtienen entrenando un modelo de IA con enormes cantidades de datos, a menudo con un gran coste.

Actualmente, los pesos de los modelos no se pueden cifrar mientras están en uso, y Smith estimó que falta al menos un año para encontrar enfoques técnicos prometedores para hacerlo.

Smith puntualizó que Microsoft ha considerado varias opciones alternativas para proteger su tecnología, incluida una “bóveda dentro de otra bóveda” que implicaría separar físicamente partes de los centros de datos donde se alojan los chips de IA y los pesos de los modelos y restringir el acceso físico.

"Sospecho que cuando terminemos, acabaremos con un régimen regulatorio o un enfoque de control de exportaciones comerciales que será aplicable ampliamente y no sólo a Microsoft y a G42", adelantó Smith.

Según el acuerdo con Microsoft, G42 también seguirá una regla de "conozca a su cliente" para determinar quién está utilizando la tecnología de Microsoft y no permitirá que las empresas chinas la utilicen para entrenar modelos de IA, dijeron ejecutivos de Microsoft. Los reguladores estadounidenses han propuesto una norma similar, pero aún no la han promulgado.

“Adoptamos una decisión comercial estratégica de asociarnos con empresas estadounidenses en lo que respecta a tecnologías avanzadas. Y tenemos muy claro el hecho de que, para hacerlo, tendremos que cumplir con los requisitos de nuestros socios y los requerimientos regulatorios gubernamentales o las regulaciones de control de exportaciones”, explicó el ejecutivo que maneja las asociaciones para el trabajo de IA de G42, Talal Al Kaissi, a Reuters.

Según el acuerdo, Microsoft tendría la capacidad de imponer sanciones financieras a G42 y hacerlas cumplir en tribunales de arbitraje en Londres, informó Microsoft. Eso significa que Microsoft no se vería obligado a trabajar a través del sistema legal de Emiratos Árabes para garantizar que G42 cumpla con sus obligaciones y podría confiscar activos en muchos países si se descubre que G42 viola el acuerdo, dijo Microsoft.

Aún no está claro cómo permitirá que avance el acuerdo la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo. Smith manifestó que las disposiciones son “informales” y que “ciertamente con esta secretaria de Comercio uno sabe con bastante claridad si aprueba o rechaza algo”.

En una declaración, un portavoz del Departamento de Comercio afirmó que cualquier transferencia de tecnología se regiría por controles de exportación, "incluidos los requisitos de licencia actualmente vigentes" para chips de IA y "posibles controles futuros".

El acuerdo de Microsoft con Emiratos Árabes podría transferir chips estadounidenses clave