jueves. 25.07.2024

Las remesas salientes de Emiratos Árabes Unidos cayeron casi un tres por ciento el año pasado, hasta los 38.500 millones de dólares (141.300 millones de dirhams), en comparación con los 39.670 millones de dólares (145.500 millones de dirhams) del año anterior, según el Banco Mundial.

Los datos mostraron que las remesas salientes han disminuido constantemente durante los últimos cuatro años después de alcanzar un máximo en 2019 de 52.880 millones de dólares (194.000 millones de dirhams).

“Las remesas salientes desde Arabia Saudita y EAU se desaceleraron, lo que refleja cierta corrección de la distorsión relacionada con la pandemia”, señaló el Banco Mundial en su último informe sobre Migración y Desarrollo.

EAU es el octavo destino más importante de trabajadores migrantes a nivel mundial, con 8,71 millones de ellos, la mayoría procede de India, Pakistán, Filipinas, Reino Unido, Egipto, Sri Lanka, Líbano y China, entre otros.

Las remesas salientes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) a los países de destino disminuyeron un 13% en 2023 en comparación con 2022. Las remesas salientes de los países del CCG mostraron una tendencia ascendente entre 2010 y 2019, con algunas fluctuaciones, pero parece haberse establecido una tendencia descendente después de 2019.

“La disminución probablemente refleja los ajustes post-Covid, así como la reciente política de Arabia Saudita que permite a los trabajadores migrantes extranjeros traer a sus familias al país cuando trabajan, lo que posiblemente resulte en menos remesas enviadas a sus países de origen. Esto podría tener implicaciones negativas para los flujos de remesas a Pakistán y algunos países del norte de África”, informó el Banco Mundial.

Principales países receptores

A nivel mundial, los cinco principales países receptores de remesas en 2023 fueron India, con una entrada estimada de 120.000 millones de dólares, seguida de México (66.000 millones de dólares), China (50.000 millones de dólares), Filipinas (39.000 millones de dólares) y Pakistán (27.000 millones de dólares).

“Teniendo en cuenta las sólidas condiciones del mercado laboral en los países de destino, es probable que una proporción significativa de las remesas fluyan a Pakistán a través de canales informales en 2023, lo que provocó una caída de las remesas formales”, manifestó el Banco Mundial.

Los canales informales, también llamados hawala o hundi, son utilizados por los migrantes cuando no hay canales bancarios para ingresar dinero. Además, los operadores de hawala también ofrecen mejores tarifas a los remitentes. EAU reguló el sistema hawala, al solicitar a todas las personas que se registren.

Caen las remesas enviadas desde Emiratos Árabes Unidos