viernes. 12.07.2024

La decisión de Omán de impulsar un marco de impuesto sobre la renta personal podría proporcionar un modelo para otros países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y alentarlos a considerar reformas fiscales similares, señalaron expertos.

El Consejo de la Shura de Omán recientemente trasladó el proyecto de ley sobre el impuesto a la renta personal al Consejo de Estado, según informó la Agencia de Noticias omaní. Esta decisión sugiere que gana terreno el impulso legislativo para introducir el impuesto. Si se aprueba, será una novedad en la región del CCG y podría afectar a los trabajadores extranjeros con altos ingresos y a los ciudadanos omaníes ricos.

“La probabilidad de que la ley se apruebe es alta. El Consejo de Estado normalmente solo realizará comentarios técnicos sobre la legislación”, manifestó el socio fundador de la firma de servicios de asesoría fiscal Aurifer, Thomas Vanhee.

El impuesto propuesto está dirigido a las personas con ingresos altos: los ciudadanos pagarán impuestos sobre el ingreso global neto superior a un millón de dólares y los extranjeros sobre el ingreso de origen omaní superior a 100.000 dólares.

Las tasas impositivas esperadas oscilan entre el cinco y el nueve por ciento para los ciudadanos extranjeros, con una tasa fija del 5% para los omaníes por encima del umbral especificado. Sin embargo, las tarifas exactas y otros detalles aún no se han ultimado.

Se espera que el impuesto se defina en 2024 y luego se programe su introducción en enero de 2025, explicó el director comercial del proveedor de formación y apoyo empresarial PRO Partner Group, James Swallow.

El proyecto de ley inicial se presentó en 2022 y propone un marco fiscal dirigido a las personas con altos ingresos.

¿Por qué Omán introduce el impuesto sobre la renta personal?

La posible introducción del impuesto sobre la renta personal está en línea con la Visión 2040 de Omán, destinada a diversificar los flujos de ingresos y reducir la dependencia del petróleo, según el director sénior y líder de servicios de remuneración y personal para Medio Oriente en la consultora global Alvarez & Marsal, Syed Naqi.

Si bien Omán “es rico en agricultura, sus mayores contribuyentes al producto interno bruto son el petróleo y el gas”, con una relación entre su producto y el PIB que asciende al 70%, aclaró el director ejecutivo de la firma de asesoría fiscal Andersen UAE, Anurag Chaturvedi.

“Esto requiere que Omán diversifique su base de ingresos para reemplazar la disminución de los ingresos petroleros, gestionar las implicaciones fiscales de la volatilidad de los precios del petróleo y abordar las desigualdades”. “Teniendo en cuenta la feroz competencia global, los niveles de vida más altos, los generosos subsidios para alimentos y combustibles y la presión para reducir el déficit fiscal, Omán necesita ingresos adicionales no provenientes de recursos naturales a través de impuestos para sostenerlos”, analizó Chaturvedi.

La introducción del impuesto sobre la renta personal creará un flujo de ingresos estable y diversificado para Omán, afirmó Naqi.

¿Introducirán otros países del CCG un impuesto sobre la renta de las personas físicas?

Quedará por ver si la implementación del impuesto sobre la renta en Omán se refleja en otros países del CCG, según Swallow de PRO Group.

Sin embargo, países como Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita han indicado con firmeza que aún no tienen planes de imponer un impuesto sobre la renta personal, ya que buscan atraer más empresas y talentos internacionales.

“Hay rumores ocasionales sobre reformas tributarias en otros países del CCG debido a propuestas de miembros del parlamento, que generalmente no terminan materializándose, y ocasionalmente se ponen sobre la mesa impuestos a las remesas”, dijo Vanhee. “Esto también ocurrió en Omán en 2013, pero finalmente no se implementó”.

“Las principales economías del CCG podrían ser las primeras en introducir un impuesto sobre la renta personal similar al IVA, los impuestos especiales y los impuestos corporativos”, dijo Chaturvedi.

“Arabia Saudita introdujo el impuesto sobre la renta corporativa en 2000, Omán lo implementó en 2010 y Emiratos Árabes en 2023. Es una decisión compleja, que puede alterar las perspectivas económicas del país en lo que respecta al talento”, concluyó.

Impuesto sobre la renta en Omán: ¿Seguirán su ejemplo otros países del Golfo?