martes 17/5/22

Los lazos comerciales entre el Golfo y Europa crecen un 42% en diez años

Un informe del Club de Exportadores e Inversores de España analiza los estrechos vínculos económicos entre la UE y el CCG
Presentación en Casa Árabe del informe ‘Las relaciones económicas y empresariales de la UE con los países del CCG y sus implicaciones para España’. (EL CORREO)
Presentación en Casa Árabe del informe ‘Las relaciones económicas y empresariales de la UE con los países del CCG y sus implicaciones para España’. (EL CORREO)

La Unión Europea (UE) es el segundo socio comercial de los países integrados en el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y sus relaciones económicas se han incrementado un 42% en la última década. Así lo certifica un exhaustivo informe elaborado por el Club de Exportadores e Inversores de España presentado esta misma semana en Casa Árabe. El documento revela con profusión de cifras e indicadores económicos el óptimo momento que atraviesan las relaciones entre ambos espacios geográficos, pese al contratiempo de la pandemia, y alumbra el camino para mejorarlas. 

Hasta 2019, la UE encabezaba la lista de los socios más activos del planeta en sus vínculos económicos y comerciales con el Golfo. Pero el imparable crecimiento del gigante chino terminó por desbancar en 2020 la posición europea. No obstante, la UE representa el nada desdeñable 12,3% del comercio mundial del CCG, integrado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Kuwait, Qatar y Bahrein. El informe ha sido elaborado por Tomás Guerrero, director del Halal Trade and Marketing Centre, con sede en Dubai, y Gonzalo Rodríguez, responsable del Saudi-Spanish Centre for Islamic Economics and Finance. El dosier lleva por título ‘Las relaciones económicas y empresariales de la UE con los países del CCG y sus implicaciones para España’. 

La renta per cápita del CCG alcanza los 34.265 dólares, a tan solo 4.000 de la media europea, y casi 7.000 por encima de España

El informe subraya, de entrada, el enorme atractivo económico e inversor de una de las regiones más dinámicas del mundo, que agrupa a 60 millones de personas y registra un PIB de 1,6 billones de dólares. La renta per cápita del CCG alcanza los 34.265 dólares, a tan solo 4.000 de la media europea, y casi 7.000 por encima de España. Los países del Golfo se encuentran en plena transformación para diversificar su economía, recuerda el informe, muy dependiente de la exportación de hidrocarburos hasta hace escasos años. De hecho, el comercio entre el CCG y el resto del mundo ha venido creciendo a razón del 7,5% anual desde el año 2000. 

La UE sustenta básicamente su exportación al Golfo en un puñado de sectores: maquinaria industrial, petroquímica, electrónica y equipamiento de transporte. El año 2015 Europa marcó un máximo histórico comercial con la región del CCG, con un montante de 111.501 millones de euros. 

España ha aumentado notablemente sus relaciones económicas con el Golfo, pero aún se mantiene muy por debajo de la actividad comercial de países del entorno. Sus exportaciones a estados miembros del CCG representan el 6,3% del total de la UE, menos de la mitad que Francia (14,8%) o Italia (14,5%), y a años luz de Alemania, que en 2015 llegó a superar los 30.000 millones de euros. Examinados en perspectiva, los datos de España han mejorado sustancialmente desde 1999. Ese año, las exportaciones españolas al Golfo sumaban 645 millones de euros, mientras que en 2020 ascendieron a 4.276 millones. 2015 fue un año histórico: 6.196 millones de euros. El intercambio comercial ha dibujado una curva ascendente desde 1999. Las importaciones españolas procedentes del Golfo se han multiplicado por seis. Las exportaciones crecieron, sin embargo, a un ritmo apreciable, pero menor: un 164%. 

España ha aumentado notablemente sus relaciones económicas con el Golfo, pero aún se mantiene muy por debajo de la actividad comercial de países del entorno

La balanza comercial durante los últimos veinte años ha sido positiva en favor del CCG, gracias principalmente a la exportación de hidrocarburos. A lo largo de esas dos décadas, solo dos años España vendió más que compró a los países del Golfo: en 2015, como acabamos de reseñar más arriba, y en 2020, cuando logró una balanza comercial favorable de 1.107 millones de euros. Los bienes de equipo lideran las exportaciones de España al CCG, seguido del sector de las semimanufacturas. La pandemia, no obstante, ha generado un acusado descenso de las importaciones (46,6%) y un retroceso mucho más suave de las exportaciones (8,8%). 

Arabia Saudí (1.734 millones de euros) y Emiratos Árabes Unidos (1.500 millones) son los dos principales socios comerciales de España en el contexto de los países del Golfo. Se trata de las dos mayores economías de la zona, que juntas suman el 73% del PIB y el 76% de la población global de la península arábiga. En 2019, las exportaciones españolas al conjunto de los países del CCG supusieron el 1,6% del total. El informe afirma que aún existe un “enorme potencial” para abrir nuevos nichos de mercado. 

El documento, de 76 páginas, fue presentado públicamente el pasado martes en la sede madrileña de Casa Árabe y retransmitido por ‘streaming’ a través de internet. Su directora, Irene Lozano, dio la bienvenida a los asistentes de un acto que contó con la presencia, entre otros, de Antonio Bonet, presidente del Club de Exportadores e Inversores, y Tomás Navarro, coordinador del informe. 

Los seis países del CCG generan la mitad de la riqueza producida en Oriente Medio y el norte de África, lo que indica su extraordinario potencial económico. Su PIB se aproxima a la media de la UE y el índice de desarrollo humano (IDH) ronda el 0,8, muy por encima del mundo árabe. El desempleo apenas llega al 3,9%, una de las tasas más bajas del planeta. Su dinámica laboral tiene elementos claramente diferenciadores: el 70% de los trabajadores son extranjeros. Qatar roza el 95%, mientras que Arabia Saudí se sitúa en el 56% de empleados foráneos. La participación de las mujeres en el mercado laboral está aumentando, pero aún dista mucho del 46% que representa en la UE. En Arabia Saudí, la mujer constituye el 16% de la fuerza laboral, el 17,5% en Emiratos y el 25% en Kuwait. 

Los seis países del CCG generan la mitad de la riqueza producida en Oriente Medio y el norte de África, lo que indica su extraordinario potencial económico

La inversión también ha crecido ostensiblemente en las últimas décadas, según refleja el documento del Club de Exportadores. El CCG invirtió en España más de 6.248 millones en 2019, un año antes de la pandemia. Solo Emiratos dedicó 4.577 millones de euros, el 80% de los cuales fueron destinados a la compra de CEPSA por parte de Mubadala Investment Company. Qatar es el segundo mayor inversor del CCG en España. 

Por contra, la inversión española en el Golfo no acaba de despegar. Arabia y, sobre todo, Emiratos acapara el 90% del total. La inversión acumulada en el CCG en 2018 superaba los 3.000 millones, la mitad de ellos en EAU. Según el Banco Mundial, Emiratos es la mejor economía de Oriente Medio y Norte de África para hacer negocios y la 16 de todo el planeta. Hasta la fecha, aún no posee impuesto de sociedades y ha desplegado varios convenios contra la doble imposición. La inversión europea acumulada en Emiratos hasta 2019 asciende, en cambio, a 273.000 millones de euros.

 “Al Andalus representa en el imaginario colectivo del pueblo árabe la época de mayor esplendor del islam”

La capacidad inversora del CCG es extraordinaria. Sus 15 fondos soberanos gestionan activos por valor de 3 billones de dólares y cuatro de ellos figuran entre los 10 más importantes del mundo. Hasta ahora, han invertido en conjunto 19.202 millones en empresas españolas. El documento dirigido por Tomás Guerrero señala que los fondos soberanos del Golfo consideran España como “destino atractivo de inversión”. Y añade: “La Marca España goza de buena reputación”. 

Entre las recomendaciones para estimular el intercambio comercial y atraer nuevas inversiones a España, el informe subraya la importancia de la cultura como “herramienta de primer orden”. En ese sentido, anima al Gobierno español a abrir una sede del Instituto Cervantes en el Golfo como instrumento “imprescindible”. “Al Andalus representa en el imaginario colectivo del pueblo árabe la época de mayor esplendor del islam”, señala el dosier, que destaca el “excepcional” patrimonio andalusí, representado por la Mezquita de Córdoba y la Alhambra de Granada. “Se debería explotar la marca Al Andalus como reclamo turístico”, recalca. España es el quinto destino europeo para los ciudadanos del CCG. En 2018 apenas recibió 300.000 turistas del Golfo. También sugiere la conveniencia de impulsar la certificación halal. 

Los lazos comerciales entre el Golfo y Europa crecen un 42% en diez años
Comentarios