viernes 28/1/22

Borja Brañanova logra viajar con sus hijos a España tras años de lucha en Dubai

El caso del español que ha hecho historia al lograr la custodia compartida en Emiratos está sirviendo de faro legal en otros países

Olaya y Sebastián, los hijos de Borja Brañanova, con su abuelo paterno en Asturias. (Cedida)
Olaya y Sebastián, los hijos de Borja Brañanova, con su abuelo paterno en Asturias. (Cedida)

Sebastián y Olaya no sabían qué era el otoño cuando, de la mano de su padre, pisaron por primera vez las hojas caídas de los árboles en Madrid. Son niños españoles pero llevan prácticamente toda su vida en Dubai. Hace unas semanas pudieron visitar su tierra, la tierra de su padre, Borja Brañanova, el español residente en Emiratos Árabes que ha hecho historia logrando la custodia compartida en Dubai.

Aunque en su larga batalla legal por la custodia compartida ha ido cosechando victorias sin descanso, sin duda este ha sido el logro más especial para Brañanova, que por fin ha conseguido cumplir su sueño de que sus hijos conozcan España. Los niños, que ahora tienen ocho y seis años y medio, respectivamente, habían viajado cuando eran bebés pero esta ha sido “la primera vez que van desde que son conscientes”, según ha explicado el español a EL CORREO DEL GOLFO.

La experiencia, afirma Brañanova, ha sido insuperable. “Les tuve que explicar qué era el otoño y su segundo descubrimiento fue la lluvia, esa lluvia fina que en Asturias llamamos orvallo y que aquí no existe”, relata. A los pequeños “les encantó que les lloviese en la cara” y alucinaron con el frío y la nieve. “Ponerse el gorrito, la bufanda, los guantes… Todo eso para ellos fue una grandísima sensación”, cuenta su padre, describiendo con una enorme sonrisa lo que disfrutaron sus hijos haciendo un muñeco de nieve que imaginaban que “podría caminar”.

“A los niños les parecía increíble tener tantos familiares, conocer a tanta gente fue muy importante para ellos”

En Asturias, cuenta el ingeniero español, Sebastián y Olaya lo han pasado en grande jugando en tres puertos de montaña pero, sobre todo, han podido conocer a su familia de Mieres. “A los niños les parecía increíble tener tantos familiares, en su mundo de Dubai está su abuela y los familiares que vienen de Sudáfrica pero llegar allí y conocer a tanta gente fue muy importante para ellos”, confiesa Brañanova.

Hasta poder hacer este viaje, Brañanova ha tenido que luchar mucho. En 2016 comenzó su litigio por la custodia compartida de sus dos hijos, nacidos en Emiratos Árabes Unidos fruto de su matrimonio con una mujer de nacionalidad sudafricana. A comienzos de 2019, el equipo legal contratado por Brañanova logró que el Tribunal de Casación de Dubai le concediese la custodia compartida, una medida sin precedentes en Emiratos. Sin embargo, el español no ha logrado hasta ahora el permiso judicial para llevarlos de visita a España, porque los niños siguen bloqueados con una orden judicial y no pueden viajar con su padre sin autorización de un juez.

Brañanova explica que en el primer paso del caso por el juzgado “se decidió bloquear a los niños como medida preventiva” para evitar un hipotético secuestro. Posteriormente, el español logró la custodia pero no se eliminaron esas medidas anteriores aplicadas durante el litigio desde 2016 hasta 2019. Por ello, los pequeños siguen necesitando que el juez dé luz verde cada vez que sus padres vayan a sacarlos del país.

Hijos de Borja Brañanova en España dif 2Borja Brañanova, con su padre e hijos en la nieve. (Cedida)

Debido a esta situación, Brañanova no da su batalla legal por cerrada, ya que ahora está luchando para conseguir que se levante ese bloqueo judicial sobre sus hijos. El panorama legal parece propicio para que pueda conseguirlo ya que, según explica el español, el tribunal de Dubai ya se ha pronunciado cuestionando el mal uso de estas medidas de bloqueo preventivas.

En este sentido, Brañanova explica que los jueces “se han dado cuenta de que lo que han conseguido es que esas órdenes de no viajar se conviertan en una herramienta de presión de una parte a la otra en la negociación de los casos de divorcio”. El juzgado es conocedor de estas situaciones y, por ello, se está empezando a revisar en cada caso si realmente existe un riesgo para los hijos y, si no lo existe, se procede a desautorizar esa prohibición de viaje que un juez controla. “Si no hay riesgo no se debe bloquear un menor”, afirma el español.

"Un litigo no se extiende tanto porque el sistema sea lento, se extiende porque hay argumentación"

A lo largo de estos años, Brañanova no solo ha hecho historia judicial en Emiratos sino que su caso se ha convertido en un faro de guía para la lucha por la custodia compartida en muchos países del mundo. “Ahora hay mucha gente interesada en cómo hemos llegado aquí”, afirma, explicando que la jurisprudencia generada por su caso tiene un alto valor. “Cuando estás en el mundo legal y ves un litigio de tantos años entiendes que detrás hay muchísimos recursos, un litigio no se extiende tanto porque el sistema sea lento, se extiende porque hay argumentación”, señala, puntualizando que en su caso hubo “más de cien vistas”.

Por ello, sus logros están en el foco legal internacional. Juristas de países como España, México, EEUU o Israel están trabajando con Brañanova para intentar exportar sus avances a sus respectivos tribunales. “Hay consultores que están intentando ir los servicios legales de sus países a decirles que su procedimiento es tan complicado que nunca llega a buen puerto en un tiempo racional y al final los que sufren son las familias y los menores que se ven en un lío de muchos años”, indica el ingeniero.

"En la ley española la custodia compartida no existe, es un apunte en un párrafo mientras que en Abu Dhabi esto está escrito con letras mayúsculas”

Paradójicamente, aunque Brañanova consiguió la custodia compartida logrando que el tribunal de Dubai aplicase la ley española, la vanguardia legislativa respecto a este tema no está en España sino en Abu Dhabi, que, al igual que Dubai, tiene un tribunal de casación independiente a los tribunales de primera instancia y apelación federales. Abu Dhabi, valora Brañanova, “ha sacado una ley de custodia compartida para no musulmanes tan novedosa que supera a casi todas las leyes del mundo, ha superado lo escrito por las naciones occidentales, lo ha racionalizado, le ha dado un sentido lógico”. Para entender la medida de este avance, Brañanova recuerda que “en la ley española la custodia compartida no existe, es un apunte en un párrafo mientras que en Abu Dhabi esto está escrito con letras mayúsculas”.

Hijos de Borja Brañanova en España dif 3Todos reunidos para celebrar los 8 años de Sebastián. (Cedida)

Precisamente, conseguir el cambio normativo en España es el próximo caballo de batalla de Brañanova, que se ha convertido en un paradigma de la lucha por la custodia compartida en su tierra natal, donde fue, incluso, candidato al premio Princesa de Asturias de la Concordia a propuesta de la Confederación por el Interés de la Infancia (CEMIN) en 2019. Brañanova recuerda emocionado que su empeño fue reconocido por muchas organizaciones como Cruz Roja o la confederación internacional de abogados de familia o personalidades públicas como  Fernando Alonso o el jugador de rugby sudafricano Bryan Habana. “Todos se hicieron eco porque entendían que se abría la puerta de un cambio en el mundo islámico”, explica.

“Lo que hay que hacer  es una ley de custodia compartida en España, una ley transparente, sencilla, como la de Abu Dhabi, que todos podamos leer”

Ahora, remarca, aspira a que “la legislación española se racionalice” con una nueva normativa. “Mi gran problema aquí fue explicarle a un juez de Dubai que en España la custodia compartida existe y que el mejor interés del menor es la prioridad”, dice. “Esa realidad no la puedes leer por escrito porque nuestra ley es del 24 Julio de 1889; hay que leerla en la jurisprudencia, es muy complicado”, valora. “Lo que hay que hacer  es una ley de custodia compartida en España, una ley transparente, sencilla, como la de Abu Dhabi, que todos podamos leer”, concluye.

El camino recorrido hasta hoy, confiesa, “fue muy duro”. Llegó a tener hasta cuatro órdenes de arresto y no podía viajar. “Era la oveja negra dentro del juzgado”, recuerda. El esfuerzo, sin embargo, ha merecido la pena. Ahora comparte la custodia al 50% con la madre de los niños y tiene la guarda al 100%. Los niños pasan siete días con cada progenitor y todos son felices. “Los niños están encantados, están orgullosos de tener dos familias”, asegura, sellando su respuesta con una enorme sonrisa.

Borja Brañanova logra viajar con sus hijos a España tras años de lucha en Dubai
Comentarios