martes. 21.05.2024

Cuando el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo con 828 metros, se abrió al público el 4 de enero de 2010, se informó ampliamente que era tan alto que se podía ver la puesta del sol dos veces desde él, una desde el suelo y otra desde la parte superior del edificio.

Para llegar a la cima del rascacielos a ver la segunda puesta del sol es necesario recorrer durante un minuto los 160 pisos de la estructura a través del ascensor, considerado el más alto del planeta, uno más de los múltiples récords que ha establecido el edificio, que desde su construcción representa uno de los mayores orgullos del pueblo emiratí. 

En la década posterior, Burj Khalifa se ha convertido en la atracción más popular en una ciudad que el año pasado atrajo a 12 millones de turistas. Este hecho, familiar para las personas en los EAU, es un triunfo.

La contribución de la arquitectura al agregar identidad y carácter a una ciudad es enorme. Y la belleza de un paisaje urbano en evolución es la fusión de hitos históricos con los modernos 

Todos los días, personas que visitan todo el mundo fotografían Burj Khalifa, ya que está iluminado por coloridos rayos láser. Es el telón de fondo selfie favorito por los visitantes a la ciudad.

Turistas e incluso residentes hacen fila para ver el espectáculo de la fuente en el primer plano de este monumento resplandeciente.

La popularidad de esta vista se puede medir por las multitudes que se reúnen cada noche, esperando que comiencen las luces, las fuentes y la música.

Con la finalización de Burj Khalifa, surgió un nuevo capítulo en términos de los hitos más destacados del país.

En 2010, no había Dubai Frame,  ni la retorcida Torre Cayan o el museo Louvre de Abu Dhabi.

Dubai Trade Centre, cuando se completó en 1979, fue el primer rascacielos de Dubai.

La finalización del Burj Khalifa anunció una nueva fase. En abril de ese año, se completó la sede en forma de disco de Aldar en Abu Dhabi. Y en noviembre, se inauguró el puente Sheikh Zayed, diseñado por la arquitecta británica de origen iraquí Zaha Hadid para parecerse a una onda sinusoidal.

Varios proyectos que son emblemáticos del espíritu progresista del país surgieron solo después de Burj Khalifa, y ya se está trabajando en otros proyectos futuristas, incluido el Museo del Futuro.

El término "futurista" a menudo se usa en el contexto de Dubai y Abu Dhabi porque, en los términos más tangibles, la arquitectura es la huella digital de un país. Es el aspecto que primero se conecta con las personas. De hecho, el horizonte de una ciudad es su característica más identificable y una medida de progreso es estudiar cuánto se le ha agregado y con qué efecto.

Hace cuarenta años, solo había un puñado de edificios altos en Dubai. Varios de ellos ahora se clasifican como patrimonio moderno.

 

Burj Khalifa: una década de gloria