jueves. 29.02.2024

La embajadora de Emiratos Árabes Unidos ante la ONU condenó los "ataques desproporcionados, crueles e inhumanos" de Israel y emitió un apasionado llamamiento para que se ponga fin al asedio en Gaza. Lana Nusseibeh dijo en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU que, si bien Israel puede afirmar que está en guerra con Hamás, son civiles inocentes los que están "pagando el precio". Pidió un momento de silencio por todas las vidas perdidas durante el conflicto, que se encuentra en su quinta semana.

Más de 11.000 personas han muerto en Gaza desde que estallaron los combates, mientras que la cifra de muertos en Israel asciende a 1.200. Nusseibeh declaró que la cruda realidad de los bombardeos israelíes contra escuelas y hospitales era que "bebés, niños y ancianos" estaban bajo el ataque.

"Cuando convocamos esta reunión, no sabíamos que por la noche se lanzaría una terrible secuencia de ataques selectivos contra escuelas y hospitales", dijo el viernes la enviada en la ONU. "Esto es lo que realmente significa: los bebés, los niños y los ancianos, que buscan refugio y cuidados en estos centros, también están bajo ataque. Hay más de 110.000 pacientes, incluidos niños, que sufren quemaduras en la cara tan graves que llegan a asfixiarse, sin acceso a antibióticos. Las mujeres dan a luz en las condiciones más insalubres conocidas por la humanidad, sin medicamentos, y las cesáreas se realizan sin anestesia".

Además, la embajadora dijo que era crucial reflexionar sobre las tragedias humanas de los conflictos que a menudo se expresan en cifras de muertos, heridos y desplazados. "A veces parece que al abordar únicamente las cifras del conflicto, en realidad estamos negando la humanidad de quienes sufren".

Nusseibeh relató el sufrimiento y las dificultades de algunos de los atrapados en el conflicto. "Aunque es imposible para nosotros repasar las miles de historias, quiero poner un par de caras a esas cifras, no de los combatientes de Hamás, sino de personas normales. "E Israel puede estar en guerra con Hamás, pero quienes pagan el precio de esta guerra son miles de civiles".

Habló de la terrible experiencia de Alaa Zaheer Ahmed, una estudiante de medicina de tercer año que estaba diseñando un cartel para la concientización sobre el cáncer de mama "cuando las ventanas comenzaron a temblar y todo se volvió negro". "Un ataque aéreo israelí arrasó su casa, inmovilizando sus piernas bajo los escombros y apenas dejando suficiente oxígeno para respirar". "Horas más tarde, los familiares de Alaa y los socorristas la sacaron de los escombros, también recuperaron los cuerpos sin vida de su madre, su hermano y su sobrino. Hay tantas historias como esta".

Compartió la historia de Talia, nacida en el hospital Al Shifa el 6 de octubre -un día antes de que estallara la guerra- cuyos "frágiles latidos del corazón dependen de un ventilador mecánico, generadores forzados y un suministro de combustible cada vez menor". "Con el bombardeo al hospital y los informes de evacuaciones desesperadas a pie mientras hablamos aquí en este Consejo, no puedo ni imaginar lo que le ha sucedido a Talia, pero no debemos darle la espalda a estas historias".

Asimismo, Nusseibeh rindió homenaje al personal médico de Gaza, que, según ella, se quedó para brindar atención vital en "circunstancias horribles". "Los profesionales sanitarios nos dicen que temen por sus vidas y las de sus pacientes, y no saben si podrán sobrevivir hasta la mañana". Añadió que, si bien Emiratos se esforzaba por brindar apoyo mediante el establecimiento de un hospital de campaña en Gaza, éste sólo podía servir como "un emplasto para una fractura". Destacó la necesidad de no olvidar a los rehenes de Hamás y pidió su liberación inmediata.

"Los ataques indiscriminados contra civiles y bienes civiles están prohibidos por las leyes de la guerra; esto simplemente no puede formar parte de ninguna estrategia militar, defensiva o de otro tipo", dijo. "Israel debe poner fin a su asedio a Gaza y restablecer servicios y artículos esenciales indispensables para la supervivencia humana, incluidos combustible, electricidad y agua".

Nusseibeh dijo que era hora de que la comunidad internacional actuara, siendo el objetivo final una solución de dos Estados. "Es inadmisible que hayan pasado 33 días de destrucción de Gaza, sin ninguna acción ni respuesta del Consejo. Es hora de actuar, responder y ayudar a salvar vidas inocentes", afirmó.

"Y para garantizar que esta violencia termine de una vez por todas, la solución de dos Estados debe ser el objetivo general. La comunidad internacional debe reiterar su apoyo inquebrantable a este objetivo. "Ésta es la única solución que nos saca de este ciclo de odio, violencia y deshumanización una y otra vez".

Emiratos Árabes condena los ataques israelíes "inhumanos" y pide el fin del asedio a Gaza
Comentarios