sábado. 22.06.2024

Veinte días después de que el mundo entero presenciara cómo las llamas envolvían el rascacielos del hotel The Address Dowtown en Dubai, expertos forenses han concluido que la causa que provocó el incendio estuvo en un cortocircuito localizado en la cornisa situada entre los pisos 14 y 15.

El jefe de la Policía de Dubai, mayor general Khamis Al Muzeina, dio a conocer los datos este miércoles en el transcurso de una rueda de prensa en la que aseguró que el punto donde se originaron las llamas forma parte de una sala desde la cual se controla la iluminación del edificio, de 63 plantas y 302 metros de altura.

Asimismo dijo que no hubo líquidos inflamables como gasolina que propagaran las llamas

En la comparecencia agentes policiales mostraron fotografías tomadas después del incendio que muestran el cableado donde mantienen que se produjo el cortocircuito.

Durante el tiempo que ha durado la investigación han saltado a la luz pública varias informaciones sobre determinados aspectos que cuestionaban la seguridad del edificio como que los aspersores se quedaron sin agua en 15 minutos o que el revestimiento utilizado en la fachada no cumplía con los requisitos de seguridad contra incendios.   

En este sentido, el español Jorge de la Rosa, director general y fundador de Tecfire, empresa especializada en Dubai en soluciones con vidrio de seguridad contra incendios, aseguró que "una de las causas más comunes en el inicio de un incendio en edificios es la eléctrica por cortocircuitos provocados por cables gastados, enchufes rotos o bien por líneas recargadas, que se recalientan por excesivos aparatos eléctricos conectados o por gran cantidad de derivaciones en las líneas".

De la Rosa, que ha instalado sus soluciones en edificios tan emblemáticos de Emiratos Árabes como el Museo del Louvre en Abu Dhabi o la Opera Downtown de Dubai, señaló que las anteriores causas constituyeron, "al parecer, el origen del incendio producido en hotel The Address" y que "parece que los materiales usados en la fachada del edificio, fundamentalmente el 'cladding' decorativo y sus componentes de sellado y fijación,  que debían haber evitado la propagación rápida del fuego, no cumplían al cien por cien con las normativas en materia de protección pasiva contra el fuego". 

"Este es un tema candente y de actualidad en Dubai, del que Defensa Civil es muy consciente, por lo que están tomando medidas muy serias para mejorar la seguridad ante futuros incendios en los edificios de Dubai", puntualizó.

El incendio comenzó a las 21.00 horas del día 31 de diciembre, cuando se encontraban en el lugar miles de personas a la espera de que comenzaran los fuegos artificiales en el Burj Khalifa, que con 828 metros de altura es el edificio más elevado del mundo.

A pesar de ello y de que fueron necesarias cerca de 20 horas para controlar las llamas, las autoridades de Dubai no suspendieron el espectáculo de fuegos artificiales de Año Nuevo, que, tal como estaba previsto, incluso fue retransmitido para todo el mundo. 

La propietaria del hotel, Emaar Properties, dio a conocer tres días después del siniestro que el fuego no iba a tener "impacto significativo" en la compañía porque el edificio y el riesgo de incendio estaban cubiertos por su aseguradora.

También anunció que abriría de nuevo sus puertas en un tiempo récord tras llevar a cabo obras de mejora del diseño, de la calidad y de la tecnología.

Un cortocircuito provocó el incendio en el The Address Downtown